Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/16/2001 12:00:00 AM

Juguetes grandes

Automóviles, aviones, locomotoras y modelos a escala se reúnen en Cali en un museo que parece un paraíso para aquellos que se negaron a crecer.

Las personas que han traspasado la puerta del hangar que sirve de sede al Museo Nacional del Transporte, ubicado junto al aeropuerto Bonilla Aragón de Cali, siempre comentan lo mismo: “Valió la pena el viajecito”. Y no podía ser diferente pues una vez dentro, como en un reino mágico, se dan cita en vivo y en directo automóviles, motos y aviones con un importante significado en la historia del transporte de Colombia. Son verdaderos tesoros móviles que, brillantes y seguros, nos recuerdan los hitos de una revolución que habría de cambiar el sentido de las distancias, la geografía y las culturas en el planeta.

Desde el ferrocarril hasta el avión, pasando por la bicicleta y el velocípedo, en este singular museo se puede disfrutar de una muestra que hace las delicias de aquellos que nunca dejaron de ser niños, como un carruaje de 1880 en su versión original; un Ford T, el primer carro producido masivamente, cuya carrocería está hecha en madera y del cual se fabricaron cinco millones en 1921; un Lincoln Cabriolet del 46, verdadero clásico del cual existen únicamente 20 en el mundo.

Un ingeniero guía el recorrido de los visitantes y realiza una cuidadosa descripción del museo. En este recorrido muestra la evolución del automóvil, los sistemas de los motores y relata la historia de cada uno de los elementos que integran la colección. En la sección dedicada a la aviación se encuentran varios tesoros: un AT6 D Texan y un DC3 de la Segunda Guerra Mundial; un Grumman Goose anfibio de 1942. También cuenta el museo con bicicletas de la década de los 40 y 50, varias motocicletas, un velocípedo y un autogiro de 1972, único en Colombia. Para los amantes de los ferrocarriles el museo ha llevado a cabo la restauración de una locomotora de 12 ruedas conocida en el argot ferroviario como “mastodonte”, que fue construida en Filadelfia, Estados Unidos, y diseñada pensando en las vías colombianas, de trocha angosta y trazados sinuosos.

En el área de modelismo el museo tiene un salón con más de 700 réplicas y varias puestas en escena a escala, conocidos como dioramas. Allí se encuentra el modelo de un avión de Scadta —la segunda aerolínea más antigua del mundo, hoy en día Avianca— el Garza 39 accidentado en Cali hace poco más de 70 años y del cual se conserva el emblema original que llevaba en el fuselaje.

La atracción principal y más sorprendente del museo es la maqueta de 450 metros cuadrados basada en el ferrocarril de Pennsylvania de los años 50, época de transición de las máquinas de vapor a las diesel. La escala utilizada es de 1/87 (ver recuadro) y tiene un tendido de rieles de dos kilómetros de largo. Diseñado con un sistema de controles digitales manejados por computador, este ferrocarril atraviesa industrias, campos, cultivos, ciudades, una refinería, una fábrica de papel, otra de cemento, un puerto y minas de hierro, piedra caliza y carbón.

El museo cuenta con una exposición permanente de filatelia relacionada con el tema del transporte, una agradable cafetería ambientada con diferentes objetos, una galería de arte con motivos alusivos al transporte y una tienda donde se consiguen modelos para armar, publicaciones y libros cuyo objetivo es divulgar la cultura del transporte en Colombia. Además el museo tiene una escuela de modelismo, donde gratuitamente se enseña este arte, y actividades anexas como el festival de autos y aviones clásicos.

Fundado con el aporte de un grupo de ‘gomosos’ de los motores —el Aeroclub del Pacífico, Fundetren y el Club de Automóviles Artísticos y Clásicos—, el museo también se ha enriquecido con el patrimonio de numerosos coleccionistas. Abrió sus puertas en agosto de 1999 y por su impresionante colección es un lugar de visita obligado para quienes viajan a Cali.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.