Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2017 9:09:00 AM

Julia, el nuevo personaje de Plaza Sesamo, es autista

Tiene el cabello rojo, ojos verdes, la piel amarilla y padece autismo. Así es el personaje que desde el próximo 10 de abril será la nueva compañera de Elmo y Big Bird en la serie infantil.

Los creadores del programa infantil  que ha fascinado a chicos de cinco generaciones le da la bienvenida a su primer personaje con autismo. Se trata de Julia, creada para ayudar a que los niños entiendan sobre esta enfermedad y así contribuir a que se reduzca el estigma en torno a quienes la padecen e incentivar los aspectos en común que estos niños comparten con los demás.

Christine Ferraro, guionista del programa desde hace 25 años y quien dio vida al personaje, estudió durante cinco años junto con Stacey Gordon, la titiritera que la va a manejar, este trastorno para crear a este nuevo personaje. “La gran discusión desde el principio fue ¿cómo hacemos esto? ¿cómo hablamos del autismo?”, dice Ferraro. Para darle vida trabajaron por cinco años con familias y expertos en autismo para lograr representar algunas de las actitudes más comunes que presentan los niños afectados. Julia, la dulce y curiosa niña de 4 años ya ha aparecido en Plaza Sésamo desde el 2016 en publicaciones digitales, ahora lo hará como muppet en televisión el 10 de abril en la temporada número 47 de la serie.

“Es complicado porque el autismo no es una única cosa, es diferente para cada persona que padece el mal", reconoce Christine Ferraro. En efecto, como lo explica la doctora Melisa Montoya “esta no es solo una enfermedad, sino un conjunto de condiciones neurológicas que se pueden manifestar de distinta forma en cada paciente. Sin embargo, la dificultad para comunicarse y problemas de interacción social son los síntomas frecuentes que los caracteriza".

Puede leer: El herpes genital en el embarazo aumenta probabilidad de autismo

El autismo es más común de lo que se cree. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños padece de alguna de las formas del trastorno del espectro autista (TEA). El término “espectro” hace referencia a una amplia variedad de síntomas y grados de discapacidad funcional. A las personas que lo padecen se les dificulta desarrollar aptitudes al momento de comunicarse e interactuar. Sin embargo, cada caso tiene síntomas y necesidades específicas. Algunos niños pueden realizar las actividades de la vida diaria con normalidad debido a un buen tratamiento, sin embargo, otros necesitan ayuda para poder llevar a cabo actividades básicas.

Con frecuencia, su diagnóstico se da alrededor de los tres o cuatro años de vida y es cuatro veces más común en niños que en niñas. El síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado son dos formas de autismo. "La atención de los padres sobre los comportamientos de sus hijos es la clave para llegar a un diagnóstico temprano. Esto es importante para que los niños que puedan tener una mejor calidad de vida con los tratamientos existentes", asegura Montoya.

Una de las dificultades de esta enfermedad es contar con un diagnóstico temprano de manera oportuna. "Muchos padres intuyen que algo no anda bien con el desarrollo de su hijo, pero prefieren darle tiempo antes de consultar con el médico" asegura Montoya. Esto juega en contra, pues entre más temprano se acceda a un tratamiento, mucho mejor será la adaptación del pequeño en la sociedad.

Algunas señales que pueden indicar que algo fuera de lo normal está ocurriendo con el desarrollo del niño. "Tener a un niño autista significa tener a un niño ensimismado, pues no puede mantener las relaciones sociales. Tiene más que ver con el contacto público que a nivel cognitivas", explica Lesley Rico, educadora especial. Otros síntomas pueden ser que al pequeño no le gusta que lo toquen o abracen; no mantiene la mirada, no hace gestos para comunicarse; no balbucea, lo que hace que su proceso de habla sea muy atrasado o incluso ni se desarrollan habilidades verbales, se aísla y no señala con el dedo algo que quiere, ni que le interesa, como normalmente hacen los bebés para comunicarse.

Le recomendamos: El autismo se vive diferente en los niños y en las niñas

En niños más grandes, algunos comportamientos repetitivos y ceñirse con rigidez a rutinas, así como reacciones muy sensibles a estímulos auditivos o táctiles, son los que más dificultan la interacción social. Plaza Sésamo le ha abierto un espacio a Julia precisamente para que los otros niños entiendan por qué en ocasiones sus compañeros con TEA se aíslan o actúan diferente. "Así, cuando se encuentran con ellos en su vida real, esto les es familiar y ven que sin ningún problema ellos también pueden ser sus amigo", agregó la guionista. Las relaciones en el colegio son complejas porque "el hecho de que relacionarse cueste tanto hace que comúnmente no rindan en las áreas educativas"

No se ha encontrado cura para el TEA, ni se conoce una forma de prevenirlo, pero las investigaciones están apuntando a mejorar las posibilidades de diagnóstico temprano, así como de tratamientos más efectivos con el fin de mejorar sus habilidades cognitivas, de comunicación y para socializar. "Hay terapias asociadas que pueden servirles bastante como la equinoterapia o las que se hacen en el agua. Esto les permite tener un contacto más cercano con el mundo exterior y ser más sensibles ante las realidades" explica Rico.

El objetivo, no sólo de programas como Plaza Sésamo, sino de organizaciones que trabajan arduamente por educar a las personas sobre la enfermedad es quitar el estigma para que el autismo deje de ser una forma despectiva de referirse a los demás. Albert Einstein, Michael Phelps y Bill Gates son algunas de las personalidades con algún tipo de TEA. Por eso Ferraro le dijo a 60 minutes que le encantaría que “no fuera Julia, la niña de ‘Sesame Street‘ que tiene autismo. Me gustaría que fuera sólo Julia”, dijo Ferraro en una entrevista para 60 minutes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.