Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1982/08/23 00:00

Y LA COLOMBIA JOVEN

Cómo habla hoy

Y LA COLOMBIA JOVEN

No hay nada que haga sentir tanto el paso de los años como contrastar el lenguaje propio con el de las nuevas generaciones. Dime cómo hablas, y te diré cuántos años tienes.
Con toda seguridad, si a una persona de 30 años le preguntan cómo hablan hoy los jóvenes, responderá, muy seguro de sí mismo sintiéndose todavía parte de la novísima generación: "Pues decimos 'chévere', 'soda', 'tenaz', 'duríiiiisimo', 'cacharro', 'recocha', 'varillo', 'sardino', 'camellar'"
Si el interrogado tiene 50 años, opinará que la juventud dice "estar en la onda", "estar en la olla", "echar carreta", "tirar paso", y montones de "palabrotas".
Si tiene 60 años, su recuento del vocabulario joven será algo así como "chica a go-gó", "música ye-yé" y "hot-pants".
Y si quedara vivo alguien de 120 años para preguntarle lo mismo, mencionaría las palabras "glaxo", "fosfa", y "spleen".
A todos ellos hay que confesarles que lamentablemente lo que han contestado no tiene nada que ver con nada, que un muchachito de 15 años que los escuchara quedaría perplejo ante su anacronismo.
Hoy la verdadera onda pasa definitivamente por otro lado, y los que no la entienden son los "chichipatos", o sea, en lenguaje clásico, los que no están en nada. Los que todavía no lo saben, pueden irse enterando de que ya no se fuma marihuana, ni se "mete vareto" sino que se "sube un yohen" o un "quen que". Cuando el interesado no consigue "yohen" es que "está ladrando", y en cambio si lo consigue y se le sube a la cabeza es que ésta "tiene un sembrado". Si se busca una droga más fuerte que el "yohen", se puede pedir "champoo", "suzuki" o "motoneta", pero quien a estas alturas hable de "bazuco" pondrá en evidencia lo desactualizado que está.
Los buses Ford son las "piraguas", y los Diesel, que echan nubes de humo, son los "taladros" o los "picapulmones".
Si se quiere hablar de mujeres, por favor, no decir más las "peladas" ni las "sardinas", ni siquiera las "hembritas", porque ahora son simplemente las "haches". Si se trata de la novia, se le puede decir "la oficial", "la señora" o "la propia", pero si no es más que un romance de ocasión, lo pertinente es decirle "perrita" o "zorrari". Un hombre muy coqueto hace ya treinta años que no es un "gallinazón, y es en cambio "muy avión con las haches". Y siguiendo con la aeronáutica, "me quiere avionar el cliente" es que me quiere volar el negocio. El dinero es el "Villegas" y un tipo sin plata dice que no tiene "tiempo".
Ya sólo los anticuados dicen que están "friquiados" cuando están mal, porque los que saben cómo viene la mano acostumbran a decir, en cambio, que "están marcando calavera", o que están "yuguleados", y si su suerte es realmente de perros, pueden con razón decir que "están llevados de la Malpa".
CONSEJO PARA LLEGAR A JOVEN
Si un "ñero" (ojo, que ya no se dice "compa") avisa que viene "La Parca" es seguro que una radiopatrulla asoma por la esquina, y si hace un par de años de ella hubieran bajado los "aguacates" o los "Castalias", hoy descienden "la ley" o "la justicia".
Del tipo que antes era un "berraco" o un "teso", hoy conviene decir "ese man es el propio". Está "3 x 15" el que se emborracha, y "da boleta" el que pone pereque, como dirían las señoras.
Un último consejo para los que quieren estar al día, tratarse de tú a tú con los quinceañeros o recuperar el tiempo perdido: es urgente desechar el "chévere" del léxico, porque hoy, de una cosa que es verdaderamente buena, lo que se dice es "esa vaina es calidad"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.