Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/6/1995 12:00:00 AM

LA COMIDA PERVERSA

Una dieta desequilibrada puede ser la culpable de muchos males, desde el insomnio hasta el mal genio.

DIME LO QUE comes y te diré cómo eres. Eso es al menos lo que sostiene la escritora y nutricionista Ann Wall Frank, quien acaba de publicar en Europa el libro La cocina perversa, que intenta dar soluciones gastronómicas para superar los momentos de depresión. La autora española publica un centenar de recetas cuyos ingredientes, asegura, son fórmulas-mágicas para mejorar el estado de ánimo.
Según la autora, una alimentación inadecuada puede ser la culpable no sólo de problemas orgánicos sino de los bajonazos del estado de ánimo. Así que aquellos que tienen una actitud pesimista ante la vida pueden empezar a pensar que ello puede no ser sólo la consecuencia del exceso de problemas sino de la falta de proteínas en su plato de comida, y quien sufre de ansiedad puede olvidarse de sus carencias afectivas y ponerse a revisar la cantidad de hortalizas que consume en su dieta.
Un exceso de azúcares en el desayuno -dice la nutricionista- puede ser también la causa de la melancolía, así como la falta de alimentos salados puede conducir a la sobreexcitación y a la risa compulsiva. Incluso pone en el banquillo a la llamada comida basura que consumen los adolescentes hoy en día para endilgarle en parte la agresividad y el carácter violento de los jóvenes. "Una alimentación inadecuada no sólo afecta al organismo sino también a la personalidad", señala la escritora catalana.
Y si alguien todavía dudaba de las razones por las cuales el chocolate ha sido utilizado como un antidepresivo por las mujeres que sufren síndrome premenstrual para aliviar sus síntomas, ahora sabrán que a la adicción femenina por este alimento no le faltan razones. "El chocolate contiene teobromina, que es una sustancia que estimula la sensación de euforia", señala la nutricionista, quien recomienda que antes de ver al siquiatra es bueno revisar los alimentos que se consumen. "La gente que una vez superada la pubertad sigue consumiendo mucho chocolate es porque sufre de soledad o de falta de autoestima", dice. En cambio, aquellos que necesitan echarle mucha sal a sus comidas es porque en su infancia se han excedido en los alimentos procesados y han alterado el sentido del gusto. Igualmente señala que el exceso de grasas, carne o huevos fritos en la dieta puede aumentar la irritabilidad y, para contrarrestar este efecto, se deben acompañar de ensaladas y jugos de frutas, preferiblemente de manzanas.
Una de las curiosas teorías de la comida perversa está en que el escaso consumo de legumbres puede llevar a la melancolía mientras que aquellos que no prueban el pescado pueden sufrir de mal humor, quienes no prueban los cítricos son más agresivos y aquellos que consumen muy pocos cereales sufren de insomnio. Por superficial que parezca su argumento, la verdad es que esta no es la primera vez que alguien defiende la tesis de que así como una mala dieta puede ser causa de problemas orgánicos, también influye negativamente en el temperamento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?