Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/1994 12:00:00 AM

LA DIETA SIN FUEGO

El crudivorismo, una dieta con base en alimentos crudos, empieza a causar furor entre los fanáticos de la comida sana.

TAL PARECE que mucha gente ha decidido volver a los hábitos alimenticios del hombre primitivo. Se le llama crudivorismo y consiste en alimentarse únicamente de alimentos crudos. Como todas las dietas, esta nueva onda está haciendo furor en Europa, Estados Unidos y ya comienza a hablarse de ella en Colombia.
El consumo de alimentos como frutas, vegetales, raíces, miel y productos lácteos naturales hacen que esta dieta sea, según sus seguidores, un régimen preventivo de muchas enfermedades, entre ellas las gripas, el estreñimiento y el insomnio. Además, mejora el ritmo cardiaco. También, aseguran, puede ayudar en tratamientos suministrados por la medicina natural en pacientes con sida, cáncer y Parkinson. La razón es que el crudivorismo puede contribuir en la eliminación, a través de la orina, el sudor y otras secreciones, de las sustancias tóxicas acumuladas cuando se lleva una dieta incorrecta.
Sin embargo, no se trata de una nueva moda. El crudivorismo, llamado también "dieta sin fuego" viene desde la antigua Grecia. Esa fue la alimentación del hombre primitivo y la que Pitágoras recomendaba en el siglo VI a.C. El famoso filósofo y matemático afirmaba que, por motivos religiosos e higiénicos, el manejo del fuego y la alimentación que incluía carnes y pescados eran nocivos para la humanidad y, asimismo, la causa de muchos padecimientos. Hipócrates, ya en el siglo V a.C., pensaba en las enfermedades como procesos naturales contra los que el médico debía luchar pero a través de la propia fuerza curativa de la naturaleza. " Que tu alimento sea tu curación", anticipaba el médico griego.
Pero la práctica de esta dieta no sólo se remonta al desarrollo de la medicina por parte de los hipocráticos, pues durante los siglos XVIII y XIX había sido retomada en Europa. Nuevamente, estas ideas han empezado a cobrar vigencia. El crudivorismo en el presente siglo parte de los estudios realizados por el médico suizo O. Bricher Benner y el alemán G. Schlieckeysen, de quienes provienen los fundamentos de los médicos naturistas de los años 80.

¿DIETA O REGIMEN SALVAJE?
En Colombia, la idea del crudivorismo se empezó a difundir hace 20 años con la llegada del doctor Schnitzer, un odontólogo alemán. Según Carlos A. Cortés, médico del Centro de Soporte y Atención Nutricional Nutrivida, el científico realizó experimentos con granos (trigo, centeno y arroz) enteros y partidos, conservados en agua y llegó a la conclusión de que su composición química era muy similar. Entonces empezó a recomendar a sus pacientes el consumo de alimentos crudos y observó que en la mayoría de los casos registraban mejorías en problemas de encías y dientes Pero años más tarde, explica el doctor Cortés, aparecieron casos de cáncer y tumores cerebrales en personas que optaron por estos hábitos alimenticios. Aparentemente, esto es una señal de que la sustitución alimenticia no puede hacerse abruptamente.
Según la doctora Aida Wilson de Pérez, quien realiza investigaciones hace 25 años en los campos de la medicina y la nutrición, existen muchas diferencias entre la dieta vegetariana y la cruda, ya que esta última es pobre en proteínas, hierro y algunos elementos suministrados por las carnes. Para ella, la proteína vegetal sólo puede suplir un 50 por ciento de los nutrientes requeridos para una buena alimentación, aunque esto no significa que la carne sea ese alimento irreemplazable. Si al consumo de alimentos crudos se añade el de leche y huevos, se puede obtener una dieta completa que mejora los niveles de proteína y de calcio. Sin embargo, se ha observado que en comunidades como la rusa, que han padecido períodos de ayuno, no existen altos índices de cáncer, artritis y enfermedades cardiovasculares. A lo que hay que añadir el buen nivel de longevidad. "El paso a la dieta sin fuego o crudivorismo debe ser gradual y exige un entrenamiento especial que permita volver a la alimentación primitiva, ya que hemos perdido la adaptación", dice la doctora Wilson. Esto significa dar tiempo al organismo de fabricar las enzimas necesarias para el aprovechamiento de lo crudo. La razón que aducen quienes defienden el crudivorismo es que existen alimentos que, al ser sometidos al proceso de cocción, pierden su concentración vitamínica.
No obstante, no es fácil ingresar al crudivorismo. Esta dieta también tiene desventajas desde el punto de vista sicológico. Una de ellas es la pérdida de atractivo por la comida, lo que sucede frecuentemente con la mayoría de dietas hipocalóricas. Lo ideal entonces, es una alimentación lo más natural posible, baja en grasa y en azúcar, y libre de sustancias extrañas, como colorantes y aditivos. La ventaja del alimento crudo se da para el caso de frutas y vegetales; pero en el caso de tuberculos, cereales y leguminsases preferible la cocción en agua, que no va a alterar su composición y los hará más digeribles", señala la doctora Wilson. Esta puede ser una variante del crudivorismo porque, la verdad, no es necesario un sacrificio adicional si no va a aportar beneficios adicionales.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.