Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2012 12:00:00 AM

La ecuación del amor

Dos escritores científicos diseñaron una teoría para saber cuánto se mantendrá en pie una pareja de celebridades. Y funciona.

En septiembre de 2006 el escritor John Tierney seguía de cerca la boda de Tom Cruise y Katie Holmes, que se celebraría en noviembre de ese año. Le preocupaba especialmente cuánto podría durar ese matrimonio, teniendo en cuenta los dos divorcios previos del novio y la diferencia de edad con su prometida. Además estaba el factor fama, que debía influir de alguna manera. Después de todo, en Hollywood hay matrimonios que han durado apenas unas cuantas horas. ¿Correrían Tom y Katie la misma suerte de otras estrellas de cine como Uma Thurman e Ethan Hawke, o Jessica Simpson y Nick Lachey?

Tierney decidió recurrir a la ciencia para resolver la inquietud. Consultó a Garth Sundem, escritor de libros científicos como Geek Logik, sobre ecuaciones matemáticas aplicadas a la vida diaria. El resultado de esa unión fue la Teoría Unificada de las Celebridades de Sundem/Tierney, que predice las posibilidades de éxito en uno, cinco y diez años de un matrimonio entre celebridades.

Para el efecto revisaron datos de uniones fallidas como la de Johnny y June Cash, que duró 13 años, y los compararon con los pocos casos exitosos, como el de Paul Newman y Joanne Woodward, que permanecieron casados 50 años hasta la muerte de él, en 2008. Sundem identificó algunas variables como la fama relativa de los dos, su edad, el tiempo de cortejo, la historia marital de cada uno y el factor símbolo sexual, que se determina al mirar los cinco primeros resultados de la búsqueda de su nombre en Google y de observar qué tan vestida sale la novia en las imágenes. Mientras menos ropa luzca ella más líos tendrá la unión.

La semana pasada, seis años después de lanzar su ecuación, Tierney comentó en su columna del diario The New York Times que la evidencia empírica empezaba a apoyar su teoría, pues predijo con acierto que Demi Moore y Ashton Kutcher, quienes tenían 70 por ciento de probabilidades de llegar a cinco años de casados pero solo 20 de lograr el aniversario número 15, no sobrevivirían más de un lustro. En total vivieron seis años casados.

Según la ecuación, Jennifer López, que se casó con el mesero de origen cubano Ojani Noa, tenía solo uno por ciento de probabilidad de sobrevivir cinco años y dicha unión, en efecto, apenas duró 13 meses. También acertó con Jennifer Aniston y Brad Pitt, Pamela Anderson y Kid Rock , y Britney Spears y Kevin Federline. Will Smith y Jada Pinkett, según la teoría, no lograrán llegar juntos a los 15 años de matrimonio, lo que se cumple en diciembre de 2012. Tierney advierte que ya ha escuchado rumores de separación de los Smith en los medios.

Los aciertos también se han dado por los casos felices. Luciana Barroso y Matt Damon, según la fórmula, tenían 67 por ciento de probabilidades de llegar a los cinco años en 2010 y aún están casados, así como Jennifer Garner y Ben Affleck. No obstante, estas dos parejas tienen muy pocas probabilidades de sobrevivir más de 15 años.

Pero no acertaron en casoscomo el de Tom Cruise y Katie Holmes, quienes aún están juntos, a pesar de que la fórmula determinó muy bajas probabilidades de pasar la frontera de los cinco años. Esto los llevó a refinar la fórmula.

Después de muchos análisis notaron que el problema estaba en el efecto de la fama. Para determinarla, Sundem y Tierney decidieron no contabilizar en millones el número de hits que su nombre arrojaba en Google sino usar la tasa de dos nuevas mediciones: el número de veces que sus nombres han sido mencionados en The New York Times, reconocido por su seriedad, y en el National Enquirer, un tabloide amarillista dedicado a las celebridades.

"La fama, en general, no importa tanto como su sabor, y la aparición en los tabloides es la que acaba con estas parejas. En el caso de Katie Holmes, ella tiene cerca de 150 menciones en el Enquirer, pero tiene iguales en el Times. Ello también explica por qué Chelsea Clinton y Kate Middleton tienen más probabilidades en su matrimonio que las hermanitas Kardashian", explicó Sundem a The New York Times.

Además encontraron que la fama que importa es la de la mujer, por lo cual decidieron concentrarse en ellas. Así, la fórmula nueva descarta la diferencia de edad y simplemente mira la edad combinada de ambos, cuánto tiempo tuvieron de noviazgo y el factor símbolo sexual, que se definió concretamente como "el número de veces que la esposa aparece en vestimenta diseñada para provocar un deseo libidinoso".

Aunque algunos creerán que lo anterior es muy poco científico, la fórmula está basada en resultados de estudios serios. Por ejemplo, la edad combinada de los esposos es crucial porque las parejas más jóvenes se divorcian más pronto. El tiempo de noviazgo también es relevante porque se sabe que quienes se casan rápido se separan más pronto.

La fama nunca es buena para un matrimonio, así como es perverso el factor símbolo sexual. Lo anterior fue evidente luego de revisar las investigaciones de David M. Buss, psicólogo evolucionista de la Universidad de Texas y autor del libro Why women have sex, en el que analiza diferentes estrategias de apareamiento en el mundo. Según él, las mujeres que usan poca ropa o se ponen atuendos sexualmente provocativos tienden a ser más narcisistas que las demás. "En mis estudios he encontrado que entre casados el narcisismo es un factor que predice la infidelidad. Aquellos con el rasgo muy marcado se sienten con derecho a tener relaciones sexuales con otros. También oscilan entre sentimientos de grandiosidad y de menos valía, y esa atención sexual les ayuda a mejorar su autoestima".

Lo que ellas hagan resultó ser más importante porque, como le dijo a Tierney John G. Holmes, un psicólogo experto en relaciones de pareja, las mujeres inician el 70 por ciento de los rompimientos. "Por eso es que su imagen, personalidad y fama en estos tabloides pueden significar problemas".

Y por cuenta de esta variable es que Brad Pitt y Angelina Jolie podrían estar en problemas. Si Pitt solo duró cinco años casado con Jennifer Aniston, ahora con Jolie, que tiene un factor símbolo sexual mucho más alto que el de Aniston, las opciones de que duren mucho casados podrían ser bajas. Pero no correrán esa misma suerte Chelsea Clinton o Kate Middleton que, según la fórmula, tienen altas probabilidades de celebrar 15 años de casados con sus respectivos esposos.

Todavía no hay una fórmula para aquellos cuyos nombres nunca salen en esos dos periódicos. Algunos, como Ted Huston, profesor de Psicología de la Universidad de Texas, señala que los dos primeros años tienen un impacto en la longevidad de la relación, que la falta de amor y afecto es lo que derrumba el matrimonio y que las parejas deben aprender a preservar las emociones positivas, pues hasta ahora todo los esfuerzos se centran en resolver conflictos. Y, según Huston, los matrimonios que menos futuro tienen son los que empiezan como un romance de Hollywood.
 
La fórmula y sus variables

Esta es la nueva fórmula de Sundem y Tierney para calcular cuánto durarán casados los famosos.
 
• Fama: Se determina por el número de veces que el nombre de la esposa ha sido citado desde 1990 en dos periódicos: The New York Times (NYT) y The National Enquirer (ENQ).

• Edad: El número de años que tiene tanto el hombre (Ah) como la mujer (Aw).

• Noviazgo: Número de meses que la pareja tuvo para conocerse antes de casarse (Md).

• Imagen: Número de veces que la mujer aparece entre los resultados de una búsqueda de Google en imágenes donde luce muy poca ropa (Sc).

• Tiempo: Número de años para saber cuál es la probabilidad de que la pareja se divorcie o permanezca casada (T). 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.