Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2014 12:00:00 AM

Doctor Castro: ¿Qué es la enfermedad de Osgood-Schlatter?

El Doctor Castro* resolverá sus dudas sobre temas médicos, psicológicos o sexuales en este espacio.

¿Qué tengo qué?

Buen día doctor Castro. Me diagnosticaron enfermedad de Osgood Shclatter. Me dedico a estudiar y a jugar fútbol. Estoy preocupado porque no entendí muy bien de qué se trata. Quisiera un poco de información. Gracias

Jorge


La enfermedad de Osgood-Schlatter, descrita hacia comienzos del siglo XX, se define como una apofisitis por tracción del sitio de inserción en la tibia del tendón patelar o rotuliano. En palabras sencillas, es la inflamación del hueso justo debajo de la rodilla. En los niños, cuando aún están en crecimiento, los huesos tienen todavía una especie de discos o núcleos de osificación abiertos, lo que les permite aumentar de tamaño. Estos núcleos se cierran entre los 16 y 19 años. 

En este caso el núcleo de osificación se encuentra dentro del tubérculo tibial, una protuberancia ósea que queda justo por debajo de la rodilla, y debido a que aún no está unido totalmente al hueso se puede formar una protuberancia de este tubérculo generalmente por la tracción que ejerce el tendón patelar o rotuliano al contraerse, ya que se inserta precisamente en esta tuberosidad. 

Según los estudios epidemiológicos esta enfermedad es mas frecuente en los niños de 11 a 15 años, aunque otros mencionan que de 11 a 18 años. Sin embargo, también se presenta en niñas de las mismas edades, aunque con menos frecuencia. En general es una enfermedad asociada al ejercicio, ocurre en niños que juegan fútbol, voleibol, baloncesto o que trotan frecuentemente. La sintomatología es la inflamación de la región de la tuberosidad tibial, justo por debajo de la rodilla, asociado a dolor y dificultad para los movimientos de la rodilla afectada y la sensación o palpación de un bulto en esta localización. Hay que aclarar que estos no son “dolores del crecimiento”, esta es una enfermedad que necesita manejo medico. 

El diagnóstico se hace mediante el examen físico y ocasionalmente se pueden solicitar radiografías si se sospecha de una fractura. Las recomendaciones para el paciente son calentar muy bien antes de iniciar cualquier actividad física, disminuir de peso hasta llegar al ideal para la edad y estatura, mantener la fuerza y flexibilidad de la rodilla afectada, no hacer extensión de rodilla contra resistencia, por ejemplo en el gimnasio. 

El tratamiento en la etapa inicial consiste en el reposo, la aplicación de hielo o frío en el sitio de la lesión, mantener la pierna en extensión y evitar la actividad física. Generalmente con estas medidas conservadoras el dolor va a ceder y en este momento se deberá empezar a realizar el acondicionamiento de fuerza y flexibilidad para prevenir nuevos episodios. Cuando no se realiza un cuidado adecuado se puede generar avulsión de la tuberosidad tibial y requerir cirugía, incluso en la edad adulta. 

Según el doctor Oswaldo Lazala, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, jefe de ortopedia del Hospital La Misericordia y director científico del Instituto de Ortopedia-Cirugía Plástica “se debe tener en cuenta que la enfermedad es benigna, no hay ninguna razón para dejar de hacer ejercicio ya que esto no la va a curar. Lo que sí se debe hacer es darle reposo de 3 a 6 semanas si el paciente está con dolor. Luego hay que retomar las actividades deportivas con elementos como rodilleras u otros elementos ortésicos que cumplan esta función. Se debe advertir que en el momento de sentir molestia mientras juega o corre debe detenerse, ya que hay riesgo de sufrir otro periodo sintomático. Es muy raro que se necesiten realizar procedimientos quirúrgicos, pero cuando se deben realizar por lo general son en pacientes adultos con las fisis cerradas. La idea es disminuir el volumen de la tuberosidad tibial, aumentado a causa del proceso inflamatorio, lo que produce que el tendón rotuliano aumente el contacto y la fricción sobre el área inflamada, esta es prácticamente la última opción cuando todo manejo sintomático y conservador ha fallado”.

* Si tiene una duda sobre un tema médico, psicológico o sexual, escriba al Dr. Castro a DoctorCastro@semana.com. La idea de este espacio es dar una orientación general sobre importantes temas clínicos. En ningún momento esta columna pretende reemplazar la visita a un médico. El doctor Castro es egresado de la Universidad del Rosario y trabaja actualmente en el grupo de endocrinología de la clínica Palermo y en su consulta particular.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.