Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2017 12:00:00 AM

Cada vez más larga

En este siglo la expectativa de vida se ha duplicado. Por eso es importante aprovechar al máximo los años que se están sumando.

Cada vez el ser humano vive más tiempo. Las estadísticas muestran que en los últimos siglos la esperanza de vida se ha duplicado en el mundo occidental de 40 a 80 años. Esto no significa que el ser humano consiga ser inmortal, pues aunque muchos investigadores estudian cómo prolongar la vida y algunos gerontólogos sostienen que la vejez como tal no debería llegar, lo cierto es que siempre existirá el riesgo de muerte pues los accidentes y el daño inesperado del cuerpo no son totalmente evitables.

Es posible que en el futuro la ciencia logre librarse para siempre de las cardiopatías isquémicas o el cáncer de pulmón, dos de las principales causas de muerte en el mundo durante 2015 según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero jamás reducirá a cero la probabilidad de que una persona se tropiece y muera por un mal paso.

Puede leer: Cinco notas de ciencia de esta semana

Así las cosas, con la posibilidad tan clara de vivir hasta los 80 años, la ciencia se está preguntando cómo conservar la buena salud por más tiempo. Por ahora, los números señalan algunas rutas. De acuerdo con el psiquiatra José A. Posada Villa, el fenómeno salud-enfermedad está determinado por cuatro elementos fundamentales.

Primero está el genético, con un peso del 28 por ciento en la salud en general. El segundo está relacionado con el medioambiente físico, mental y social, con un 19 por ciento. Otro 11 por ciento está marcado por los sistemas de salud y el trabajo médico, mientras que el 42 por ciento restante depende de los comportamientos o estilos de vida del individuo.

Por ello, muchos especialistas consideran fundamental trabajar más por proteger la salud en vez de esperar a tratar las enfermedades. Sostienen que este cuidado depende en gran medida de la responsabilidad de cada quien con su propio bienestar. Como afirma Augusto Galán Sarmiento, director del observatorio Así Vamos en Salud: “Sí, el médico me tendrá que atender cuando me enferme y me ayudará a repararme, pero la salud es mía”.

De acuerdo con la OMS, la salud es el completo bienestar físico, mental y emocional de un individuo. Sin embargo, explica Galán Sarmiento, esta definición genera discusiones que no han llegado a su fin por cuenta de la palabra ‘completo’. Una persona puede tener una enfermedad coronaria y a la vez gozar de buena salud si se controla, si hace ejercicio, si sigue las recomendaciones del médico y se toma sus medicamentos. Por situaciones como estas, en concepto de Galán, la salud debería definirse mejor como el equilibrio funcional físico, mental y emocional de un individuo.

Le recomendamos: Sea un hombre joven aún en la vejez

De hecho, como sostiene el médico e investigador Rudi Westendorp en su libro Cumplir años sin hacerse viejo, existe una salud subjetiva que puede ser un criterio más importante que el que se aprecia en la definición de la OMS. El autor explica que muchas personas ancianas no se sienten viejas ni enfermas a pesar de contar con registros de dolencias o incapacidades en sus historias clínicas. “Para las personas ajenas al asunto, incluidos los doctores, estar enfermo significa una cosa muy distinta para los propios enfermos y discapacitados. Para ellos, la salud subjetiva se encuentra más cerca de un estado de ‘bienestar’ o ‘calidad de vida’”.

Westendorp afirma que existen una edad cronológica, una edad biológica y una edad social y las relaciones entre ellas dependen del periodo en el que se viva. La primera se mide claramente por los cumpleaños, la segunda se relaciona más con la historia de cada individuo –ningún ser humano es igual al otro– y la última se refiere a la adaptación al entorno. “Es francamente fascinante que desde hace 50 años podamos romper la rígida relación entre edad cronológica y edad biológica porque nos adaptamos mejor socialmente”, sostiene el experto.

Le sugerimos: OMS 325 millones de personas con hepatitis y muy pocos lo saben

La salud, entonces, no está determinada solo por la cantidad de años de vida que registre el calendario ni por la atención recibida del sistema de salud o de los médicos. Está notablemente relacionada con el estilo de vida de cada individuo. La alimentación sana a lo largo de los años, la actividad física constante, las relaciones personales positivas, la capacidad para ser agradecido y la felicidad son elementos claves para gozar de una buena salud. Si alguien quiere vivir bien por muchos años, debe revisar su estilo de vida y ajustarlo. La gran noticia es que nunca es tarde para empezar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.