Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/13/2014 10:00:00 PM

La hora de los relojes inteligentes

Tras un año de expectativa, Apple anuncia un reloj inteligente pero que todavía depende del iPhone. ¿Podrá revolucionar el mercado como ha hecho otras veces?

La semana pasada Apple agregó por primera vez desde la muerte del mítico Steve Jobs, un artilugio nuevo a su catálogo. El esperado reloj Watch fue presentado oficialmente en sociedad y la empresa puso un pie en el negocio tecnológico del futuro: la llamada “computación vestible”. Como siempre, Apple llega un par de años después que sus rivales a este mercado, pero, también como siempre, podría convertirse muy pronto en el líder en ventas, tal como ocurrió cuando creó su primer reproductor de música digital, el iPod; o cuando introdujo el teléfono iPhone; y también cuando puso a todo el mundo a utilizar la tableta iPad. En ninguno de esos casos fue pionero, pero lo hizo mejor que los demás. Tras el lanzamiento, los expertos se preguntan si esta vez podrá Apple hacer que la gente se anime finalmente a comprar un reloj inteligente. Porque Samsung, Sony y otros grandes fabricantes lo vienen intentando desde hace tres años con éxito muy relativo.

En el mismo escenario –el Moscone Center de San Francisco– en donde Jobs solía sorprender con sus famosos “one more thing” que precedían a la presentación de las innovaciones, Tim Cook, el actual CEO de la empresa dio a conocer el Watch, que deja a unos muy emocionados y a otros un tanto en expectativa. El producto parece superior a los relojes vistos hasta la fecha, cargado de novedades y funciones, pero no se distancia demasiado del formato utilizado por la competencia. Entre sus novedades se destaca la incorporación de Siri, el sistema de reconocimiento de voz de los teléfonos iPhone, lo que permite interactuar con el reloj al más puro estilo Dick Tracy. Y su pantalla táctil permite realizar en el reloj muchas actividades independientes del teléfono. Se puede pasear por la galería de fotos, se pueden realizar pagos electrónicos con el nuevo sistema NFC de pagos digitales (otro de los anuncios revolucionarios de la semana pasada) y se puede incluso responder un correo dictando el contenido mediante Siri. Los relojes de otras marcas ya contienen también estas funcionalidades.

Pero el Apple Watch, a pesar del esfuerzo en diseño que Apple realizó, no deja de lucir muy similar a los típicos teléfonos inteligentes vistos hasta hoy. Expertos de la industria de la moda reclutados por la empresa, entre ellos Patrick Pruniaux, de la marca suiza de relojes de lujo Tag Heuer, Paul Deneve, director de Yves Saint Laurent y otros ejecutivos de Nike y Burberry contratados en el último año, no lograron impactar suficientemente el diseño, aunque también en este punto el Apple Watch guarda algunas diferencias: hay un modelo de lujo, con revestimiento de oro, y hay pulseras metálicas disponibles, para reemplazar a la consabida pulsera plástica que los hace parecer relojes de juguete. Las correas de goma no son un capricho de los diseñadores, pues corresponden a la fuerte orientación hacia el deporte y la salud de estos dispositivos. Apple sí dio un golpe de diseño al incorporar la rueda o corona digital – similar a la que tienen los relojes análogos – que se utiliza para hacer zoom en la pantalla y navegar por el menú del teléfono, y que hace recordar a la clásica rueda de los legendarios iPod.

Aparte de los problemas de diseño, que dejan a todas las marcas todavía lejos de competir con los relojes de lujo, la gran barrera por saltar todavía para los relojes inteligentes es su declaración de independencia frente al celular. Son accesorios del teléfono y no dispositivos autónomos. La principal crítica en ese sentido vino de Steve Wozniak, el cofundador de Apple y coequipero de toda la vida de Steve Jobs. “Quiero llevar mi ‘smartphone’ a mi muñeca, pero con todas las consecuencias, el paquete completo. No quiero un dispositivo que se conecte a mi ‘smartphone’ porque eso solo sería un intermediario”, dijo en entrevista para la revista Xconomy.

Pero esta crítica podría estar quedando sin validez. Los relojes inteligentes ofrecen funcionalidades que la vida moderna aprecia cada vez más: control del ritmo cardíaco, apoyo invaluable en el mundo del fitness (calorías quemadas, distancias recorridas), y seguimiento a las actividades diarias del usuario. En los modelos más avanzados de todas las marcas no hay que sacar el teléfono del bolsillo para contestar una llamada porque recibe comandos de voz, y permite chequear el correo y recibir notificaciones. Se pueden utilizar como visor de la cámara del teléfono y todos brindan una colección de funcionalidades interesantes frente al reloj tradicional, y así como los smartphones hicieron que el teléfono sirviera para algo más que simplemente hablar, los smartwatch hacen que el reloj sirva para algo más que solo ver la hora.

Los relojes de Apple estarán disponibles a partir de enero de 2015, y es muy temprano para saber si revolucionarán el mercado; aunque se sabe que Apple es experto en cambiar las reglas de juego de la industria tecnológica.

El año del ‘smartwatch’

Este ya es el año de los relojes inteligentes. Este año Samsung presentó la nueva versión de su Galaxy Gear; Sony presentó su tercera generación de SmartWatch, Motorola ingresó al segmento con el lanzamiento del Moto 360 y Apple presentó el iWatch.

SmartWatch 3 de Sony 

La japonesa es pionera en el mundo de los teléfonos inteligentes. El nuevo reloj ofrece vida independiente del teléfono, gracias al micrófono incorporado, la tecnología de acelerómetro, la brújula, el girocompás y el GPS, y lidera la tendencia de relojes que puedan ser muy útiles sin estar atados al smartphone. Con su memoria de 4 gigas, puede almacenar listas de canciones que son escuchadas mediante audífonos bluetooth mientras se practica deporte, dejando el teléfono en casa.

Moto 360 de Motorola

Esta empresa logró desmarcarse mejor del diseño típico de los smartwacth. El Moto 360 es circular y luce como un reloj análogo de lujo, pero es un reloj inteligente. Tiene 4 gigas de memoria, sistema operativo Android Wear y es resistente al agua.

Galaxy Gear S, de Samsung

Este reloj tiene conectividad 3G, además de WiFi y Bluetooth, es decir, puede funcionar completamente independiente de un teléfono y viene con aplicaciones de Nike para la salud y el deporte, así como reproductor de música y galería de fotos. Incluye, naturalmente, el reconocimiento de voz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.