Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/2016 11:31:00 AM

La increíble dieta de la mujer más longeva del mundo

Esta semana, el libro Guinness Récords confirmó que Emma Morano, una italiana de 116 años, es la persona más vieja del planeta.

;
BBC

Nacida el 29 de noviembre de 1899, la italiana Emma Morano es la única persona que queda en el mundo cuya vida abarca tres siglos. En un reportaje que le hizo el diario New York Times en 2015, Morano atribuyó su larga vida a ser independiente pero, lo que más llamó la atención fueron sus hábitos alimenticios.

La "supercentenaria" confirmó que come tres huevos al día, dos crudos y uno cocido. Lleva más de 90 años haciéndolo, desde que un médico se lo recomendó para tratar la anemia.

También complementa su consumo de proteína pura con porciones de carne molida cruda. Disfruta además de la pasta y le gusta desayunar con leche y galletas.

Contrario a lo que recomiendan los expertos en salud, Emma Morano come pocas verduras. Eso lo confirmó a la agencia AFP su médico Carlo Bava, que la visita una vez por semana.

Su predilección por el dulce se extiende a un chocolate de vez en cuando y puré de manzana y galletas de sobremesa.

Las amistades que la visitan muchas veces llegan con Colomba, una torta típica italiana rica en mantequilla y huevos, así como con Pannetone y Pandoro, postres navideños tradicionales. Un vaso de brandy casero tampoco está de más.

Soltera e independiente

Morano señaló que su larga vida también tiene que ver con haber vivido soltera e independiente durante mucho tiempo.

Nació en el pueblo de Civiasco, en la región de Piamonte en el norte de Italia, el mismo año en que Guglielmo Marconi trasmitió la primera señal de radio a través del Canal de la Mancha, 1899.

Una de ocho hijos, tuvo tres hermanos y cuatro hermanas a quienes sobrevivió.

Su gran amor no regresó de la Primera Guerra Mundial y, en 1926, se casó con otro hombre que resultó ser violento. Tuvieron un hijo que murió en la infancia.

Infeliz, en 1938 abandonó a su esposo, una acción poco común en una Italia influida por la iglesia Católica.

Tuvo que trabajar en una fábrica donde hacía sacos de yute y, luego trabajó de cocinera.

Aseguró que, después de su separación, tuvo muchos pretendientes pero nunca más volvió a casarse. "No quise estar dominada por nadie", dijo al New York Times.

"Tan vieja como las montañas"

Cuando le informaron que tenía el récord de la persona más longeva del mundo, declaró: "¡Caramba! Soy tan vieja como las montañas".

No obstante, "está muy contenta" con el título, dijo Rosi Santoni, una familiar que cuida de la anciana, y agregó al diario británico The Telegraph, que Morano está en buena salud, considerando su edad y se mantiene muy positiva.

Tiene una vida social limitada, no sólo porque no oye ni ve muy bien, sino porque "todos sus amigos están en el cementerio".

Hace muchos años no sale de su casa porque se cansa rápidamente pero toma una siesta durante el día.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.