Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/2014 12:00:00 AM

La luz del sol podría ser adictiva

Un estudio mostró que ratones que se dejaron de exponer a rayos UV presentaron síntomas de abstinencia, como si se tratara de una droga.

La luz del sol alivió el dolor de ratones de laboratorio, pero cuando esta les fue retirada, presentaron los síntomas de un síndrome de abstinencia, como pasaría con una droga altamente adictiva. Así lo reportó un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, EE. UU.,que expuso a ratones afeitados a una dosis diaria de luz ultravioleta (UV) duranteseis semanas.

Este hallazgo podría explicar por qué a muchos les resulta tan difícil resistirse a broncearse en un buen día de sol, especialmente si es en la playa, a pesar de saber que eleva el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

La dosis de luz en una persona de piel clara equivaldría a unos 20 o 30 minutos del sol de mediodía en una playa como las de Florida, enEE. UU., anota el estudio.

En otras palabras, en lugar de simplemente gustar de una apariencia trigueña, el cuerpo puede ‘drogarse’ con los rayos UV.

Los investigadores estadounidenses dijeron: “Es sorprendente que estemos genéticamente programados para volvernos adictos a algo tan peligroso como la radiación UV, que es probablemente el carcinógeno más común en el mundo”.

El estudio reporta que los niveles de endorfinas –químicos producidos por el cuerpo que disminuyen el dolor y elevan el ánimo– aumentaron en una semana y los animales mostraron ser menos sensibles al dolor.

Los expertos les aplicaron a los ratones un medicamento que bloquea el efecto de las endorfinas, lo cual produjo síntomas clásicos de la abstinencia, incluyendo temblor y castañeteo los dientes. Adicionalmente, los ratones evitaban el lugar donde se les aplicaban la droga.

El investigador David Fisher describe el efecto como “una reminiscencia de la heroína”, aunque más leve, y que tal comportamiento adictivo podría ayudar a explicar por qué persistimos en exponernos al sol, a pesar de conocer los riesgos del cáncer de piel.

“Esta información podría ser un medio valioso para educar a la gente, con el fin de frenar la excesiva exposición al sol, limitar el riesgo de cáncer de piel y el envejecimiento acelerado de la piel que se produce con la exposición repetida” a los rayos UV, aaseguró.

Sin embargo, algunos expertos británicos se preguntan si los hallazgos se pueden aplicar a los humanos.

El doctor Richard Weller, un dermatólogo de la Universidad de Edimburgo, quien ha demostrado que la luz solar reduce la presión arterial -generando beneficios para el corazón-, dijo que su investigación había demostrado, la gente que se expone más al sol vive más tiempo.

“Me gustaría decir, en primer lugar, que los ratones son animales nocturnos, cubiertos de pieles, que evitan la luz, por lo que hay que ser cautos al extrapolar estos experimentos en el hombre”, señaló

Weller asegura que, si esta reaccióm también se presenta en las personas, debe ser porque, evolutivamente, tiene alguna bentaja. “Si realmente existe una 'adicción' al sol en los humanos, (eso) me hace pensar que debe tener un beneficio”, dijo.

Además, agregó que mientras no se quemen, las personas no tienen que evitar el sol.

Se cree que algunas personas se vuelven ‘adictas’ al sol más fácilmente, de la misma manera como otros hallan ciertos medicamentos o el alcohol más tentadores.

Estudios previos han encontrado que las personas que se exponen al sol regularmente, de alguna forma, son capaces de diferenciar la luz UV real de la falsa.

El profesor Fisher dijo que esta 'adicción' puede haber evolucionado para asegurar que el cuerpo obtenga suficientes cantidades de vitamina D, la cual es el producto de la exposición cutánea a la luz solar y se le atribuye una gran cantidad de beneficios para la salud: además de mantener la salud de los huesos, podría retrasar el Alzheimer, las enfermedades cardíacas, el cáncer de próstata y la esclerosis múltiple.

Pero, a diferencia de nuestros antepasados, el ser humano actual tiene la opción de obtener la vitamina D a través de otros suplementos.

“Sospechamos que la explicación (de la 'adicción' a la luz UV) es que contribuye a la síntesis de vitamina D en la piel”, explicó Fisher. “Sin embargo, en la actualidad, hay otras fuentes mucho más seguras y fiables de vitamina D que no vienen con un riesgo cancerígeno, por lo que evitar la luz del sol como fuente de vitamina D tiene un beneficio real para la salud”.

Fisher hace esta afirmación una semana después de que científicos británicos advirtieran que los bloqueadores solares, por sí solos, no sirven para prevenir el cáncer de piel y aconsejaron a las personas cubrirse con sombreros, ropa suelta y sentarse a la sombra en las horas que el sol esté más fuerte.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.