Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/6/2014 12:00:00 AM

La humildad es la mejor virtud de un jefe

Estar abiertos a la retroalimentación, no intimidar y ser empáticos son algunas de las claves para desarrollar esta cualidad, según una nueva investigación.

Es común que en los entornos empresariales, la humildad sea una virtud que escasea. Sin embargo, no hay nada más efectivo para el bloqueo de un trabajador que un jefe autoritario y soberbio. La sensación de inferioridad socava el potencial y la motivación del trabajador y, por tanto, su productividad baja.

Estas fueron las conclusiones de un estudio que realizaron tres investigadores con más de 1,000 trabajadores de mediano y alto nivel que eran empleados de 63 presidentes de compañías (CEOs) en China. Los expertos llevaron a cabo encuestas para determinar qué tan humilde era el jefe y cómo ese factor afectaba el desempeño de sus empleados.

Los resultados fueron contundentes: entre mayor humildad demostraba el jefe, mejores reacciones tenían sus trabajadores.

Los empleados de más alto nivel sentían que su trabajo era valorado, querían participar más en las decisiones de la empresa y se sentían más confiados y autónomos a la hora de cumplir con sus labores. Además, demostraron tener mayor disposición a colaborarse mutuamente, tomar decisiones en equipo y compartir información.

En el mismo sentido, los trabajadores de mediano nivel se sintieron más comprometidos y motivados en sus trabajos cuando su jefe era más humilde. Por eso, si se cree que ser humilde es sinónimo de falta de carácter, inseguridad o sumisión, pero nada podría estar más lejos de la realidad.

“La humildad no es una debilidad”, dijo Angelo Kinicki, director del estudio y profesor de la Escuela de Negocios en la Universidad del estado de Arizona, EE. UU. Por el contrario, lo que este estudio demostró es que cultivar la confianza y nutrir la relación laboral con apoyo, confianza y entusiasmo, contribuye a sacar lo mejor del trabajador.

“Las personas humildes son más silenciosas, pasivas, lideran de una manera distinta, mediante la potenciación de sus empleados y el ejemplo”, agregó Kinicki.

Los investigadores relacionaron las virtudes de la humildad con las características del confucionismo: estas incluyen la auto-conciencia y un enfoque hacia el bien común y no hacia el individualismo. En relación con Estados Unidos, Kinicki señaló que ese país “es uno de los más individualistas del mundo. Y si eres individualista, es bastante difícil ser humilde”.

Contrario a lo que se cree, la investigación demostró que la humildad es una virtud para casi cualquier proyecto en la vida; es la capacidad de conocer las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

Un buen líder sabe que no puede lograr las cosas solo y que depende de la inteligencia, experiencia, compromiso, participación y, sobre todo, de la motivación de su equipo de trabajo. Así, su labor debe estar más dirigida a explotar la grandeza de los miembros de su equipo que a demostrar la suya. En pocas palabras, ser humilde no solo es sabio, sino efectivo.

El estudio fue publicado en la revista Administrative Science Quarterly y ha sido reproducido por medios como Forbes y USA Today.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.