Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1997/10/13 00:00

LA NUEVA DROGA

Siete jóvenes intoxicados con semillas de cacao sabanero pusieron en alerta a las autoridades sobre los peligros de la planta.

LA NUEVA DROGA

El cacao sabanero es una planta silvestre que siempre ha llamado la atención por su belleza. Pero la semana pasada lo logró por su potencial daño al organismo. El interés general por el arbusto comenzó cuando se reportaron siete casos de jóvenes que presentaban alto grado de intoxicación y que habían ingerido las semillas de esta planta. No era la primera vez. Desde 1996 se había comenzado a escuchar sobre casos de intoxicación con la misma semilla pero habían sido esporádicos. En el transcurso de este año hubo varios intoxicados pero lo que definitivamente puso en alerta a los organismos de salud y a las autoridades fueron esos siete casos presentados en un solo día y en diferentes sectores de Bogotá. Las víctimas eran jóvenes entre 13 y 17 años que llegaron al centro asistencial con graves problemas de salud, básicamente con alteraciones del corazón. Después de los estudios de rigor los médicos pudieron detectar que se trataba de una intoxicación por sobredosis de cacao sabanero. No en vano a este arbusto también se le conoce como borrachero. De su fruto se extrae la escopolamina, un alcaloide muy conocido en el medio colombiano que, al igual que muchos otros, produce alucinaciones en las personas. Por estos efectos ha sido atractivo para adolescentes entre 13 y 17 años e incluso en niños entre 7 y 13, quienes por lo general ingieren las semillas simplemente por experimentar esas sensaciones. Además de ser llamativo para los muchachos, el cacao sabanero se puede conseguir fácilmente en los antejardines y zonas verdes de la ciudad. Según las autoridades de salud, también hay indicios de que la droga se está vendiendo a los jóvenes. Cada paquete de 12 semillas costaría apenas 1.000 pesos.Pero lo más grave, y lo que muchos de estos jóvenes ignoran, es que el cacao sabanero además de provocar alucinaciones es altamente tóxico para el organismo. De acuerdo con el doctor Camilo Uribe, jefe del Centro de Toxicología, esta semilla es tan dañina para el corazón que puede causar paro cardíaco y, por consiguiente, la muerte de la persona. "Para que la cocaína llegue a ser cardiotóxica se requiere consumirla en una alta dosis. En el caso del cacao sabanero con dos semillas es más que suficiente", indicó el experto. Por lo general a los niños o muchachos que consumen el cacao sabanero se les dilata la pupila y experimentan taquicardia. También presentan rasgos de agresividad y adormilamiento. Hasta el momento en Bogotá los adolescentes intoxicados han tenido síntomas serios, como bloqueos cardíacos y alteraciones graves del corazón, pero no se han presentado muertes. Sin embargo la señal de alerta fue activada en seguida por el potencial daño que esta sustancia pueda causar en la población. El problema, según el médico, es que es una sustancia que produce los mismos efectos de otras drogas pero que no se advierte como 'problemática'. Más aún, se trata de una maleza que es asequible a cualquier persona y cuyo cultivo es difícil de controlar. "Además estas semillas mezcladas con alcohol u otras drogas potencian los efectos. Aunque no causa adicción física es muy probable que sí cause adicción de tipo emocional".La campaña contra el consumo de borrachero ya comenzó. Las entidades de salud están ofreciendo información acerca de los síntomas que produce ingerirlas. En la mayoría de casos se dilatan las pupilas, los ojos se ponen rojos, aumenta el ritmo cardíaco, hay resecamiento de la boca y puede haber somnolencia o pérdida del conocimiento. Las autoridades advierten que lo más importante en caso de encontrar una persona en este estado es llevarla a un centro médico porque requiere un tratamiento especial. Aunque todavía el consumo no es muy alto y apenas se adelantan las primeras investigaciones en torno a esta semilla, el tema del cacao sabanero es un asunto con suficientes méritos como para figurar dentro de la lista de las sustancias adictivas en los adolescentes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.