Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2001/03/12 00:00

La piel en peligro

El cáncer de piel puede ser el más benigno pero también el más agresivo de todos. Protegerse del sol y acudir a tiempo al médico son clave para ganar la batalla contra este mal.

La piel en peligro

Uno de los tipos de tumores que más ha aumentado en los últimos años es el cáncer de piel. El incremento se debe a que los gases que protegen la Tierra de los rayos ultravioleta han disminuido y la gente aún toma el sol sin ningún tipo de protección.

La gran dificultad con el cáncer de piel es que tiene dos caras extremas: sus lesiones pueden ser las más benignas o las más agresivas de todos los tumores. El menos complicado es el carcinoma basocelular, el mismo que tuvo el ex presidente Bill Clinton antes de culminar su mandato. Por lo general se presenta en áreas expuestas al sol y tiene un bajo poder de malignidad puesto que en raras ocasiones hace metástasis. “Si Dios le manda un cáncer ojalá que sea un basocelular”, dice el médico dermatólogo Francisco Eladio Gómez. Aparece como un grano nodular de color rosado que se ulcera. Aunque en muy pocos casos causa la muerte es necesario tratarlo a tiempo porque puede destruir el tejido de la piel en el área afectada y dejar cicatriz. El tratamiento consiste en cirugía, crioterapia o electrocoagulación y curetaje. Según el especialista es el cáncer más frecuente de todos. Se estima que hay 400.000 casos al año pero puede haber subregistro debido a que muchas de estas lesiones se tratan en consultorios dermatológicos.

En el otro extremo está el melanoma, uno de los tumores menos frecuentes pero más malignos. Según estadísticas de Estados Unidos, es causante de sólo el 4 por ciento del cáncer de piel pero es el culpable de 80 por ciento de las muertes. El melanoma se origina en el melanocito, el tipo de célula que le da color a la piel. Se reconoce porque hace cambiar la apariencia y el color de los lunares y genera sangrado. “Estos síntomas deben ser considerados como una urgencia dermatológica”, dice el doctor Gómez. Actuar a tiempo es importante porque este cáncer es muy agresivo y puede trasladarse a otras áreas del cuerpo rápidamente. Cuando llega al hígado, los pulmones o los riñones puede ser demasiado tarde. Cuando se diagnostica a tiempo la única opción del paciente es someterse a una cirugía y seguir bajo observación durante cinco años para confirmar que el tratamiento surtió el efecto esperado y no hubo metástasis.

En medio de estos dos casos se encuentra el tercer tipo de cáncer de piel, que se denomina espinocelular, y aunque crece más rápido que el basocelular no es tan agresivo como el melanoma.

Desafortunadamente la persona que sufre cualquiera de estas tres lesiones queda con una predisposición a desarrollar estos tumores en el futuro.

Según estadísticas mundiales, una de cada 100.000 personas puede padecer de cáncer de piel. La incidencia podría aumentar un poco más entre los colombianos pues quienes viven en el trópico se exponen al sol en forma más directa y durante más tiempo. Por eso hay que tomar nota de las recomendaciones de los médicos: evitar al máximo los rayos solares y en caso de que se exponga usar protectores para que los rayos ultravioleta, que son los mayores causantes de alteraciones en la piel, pierdan su poder de acción. También es importante recordar que en zonas altas, como los páramos y la Sabana de Bogotá, la radiación solar es más agresiva que en las playas y en la llamada ‘tierra caliente’, que es donde la gente por lo general suele protegerse más de los rayos del sol.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.