Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/12/08 23:53

La polémica técnica para calmar el llanto de los bebés

El video del procedimiento arrasa en internet por el número de vistas que ha logrado.

"He usado la técnica por más de 20 años y evolucionó con el tiempo", le contó el doctor Robert Hamilton a BBC Mundo. Foto: BBC
;
BBC

Todos los padres saben lo exasperante que puede llegar a ser intentar calmar el llanto de un bebé que no para de llorar desconsoladamente.

A veces, nada parece funcionar: cantar, hacer muecas, acunarlo, pasearlo... todos los intentos son en vano y la criatura continúa llorando como si no hubiera un mañana, incluso más fuerte que antes.

Por eso resulta extraño que pueda existir un método infalible, una "fórmula mágica" que permita calmar al pequeño en tan sólo segundos.

Sin embargo, las imágenes del video distribuido por el doctor californiano Robert Hamilton -que ya cuenta con más de 11 millones de vistas en YouTube- parecen probar lo contrario.

En el video en cuestión, el doctor Hamilton, quien es pediatra desde hace más de 30 años, asegura que ha utilizado su técnica "The Hold" durante años y que "sirve de gran ayuda" para calmar a los bebés de hasta 3 meses y "hacer que se mantengan tranquilos".

"He usado la técnica por más de 20 años y evolucionó con el tiempo", le contó Hamilton a BBC Mundo.
"Es muy simple y, si se hace de la forma correcta, es muy efectiva", agregó.

El pediatra explica en el video cómo aplicar esta técnica; se acerca a varios bebés que lloran enérgicamente y, en tan sólo segundos, logra que se calmen.

Parece, ciertamente, un método infalible.

Pero, ¿en qué consiste exactamente?

La técnica del Dr. Hamilton en 4 sencillos pasos:


1.    Levantar al bebé de forma que mire hacia el suelo, y doblar sus brazos con cuidado, apretándolos contra su pecho.

2.    Colocar nuestra mano sobre sus brazos, asegurándonos de que se mantienen en esa posición. Esa mano también sirve de apoyo para la barbilla del bebé.

3.    Sujetar las nalgas del bebé con la otra mano. "Utiliza la palma de tu mano, no tus dedos", advierte Hamilton.

4.    Colocar al bebé en un ángulo de 45 grados y mecerlo suavemente. El movimiento puede ser hacia arriba y hacia abajo, o bien "agitando" el bebé delicadamente.

5.    El pediatra, que tiene su consulta en Santa Mónica, California, toma a varios bebés en brazos y, en pocos segundos, consigue que pasen de un desconsolado llanto a un estado de tranquilidad absoluta.

6.    El doctor sostiene a los bebés, quienes deden estar en todo momento mirando hacia el suelo, y, tras doblar sus brazos contra el pecho, los balancea hasta que se calman completamente.

7.    Los pequeños deben estar posicionados en un ángulo de 45 grados lo cual, según Hamilton, es "muy importante" ya que ayuda a mantener el control sobre el bebé, y "permite, además, que su cabeza no se caiga hacia atrás", explica.

8.    ¿Existen riesgos?

"Lo fundamental es hacer una secuencia suave y evitar movimientos bruscos", agrega.

Sin embargo, algunos expertos advierten sobre el riesgo de que los padres apliquen este método sin
consultar antes a un especialista.

"No recomendaría en absoluto que los padres utilicen este método por su cuenta", le contó a BBC Mundo Santiago Mintegi, coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no intencionadas de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Mintegi, que trabaja desde hace años en la unidad de Urgencias de Pediatría del Hospital Universitario de Cruces, asegura que, aunque el método de Hamilton puede ser efectivo, "nadie ha demostrado que sea más útil que otro método de sujeción".

El experto asegura que un aspecto fundamental es la tranquilidad con la que el doctor californiano toma a los niños cuando aplica su método, algo que "no es fácil para los padres, cuando el niño lleva una hora llorando y no logran calmarlo de ninguna forma".

Mintegi también advierte sobre los peligros de lesionar a los bebés aplicando esta técnica.

"Si lo hace una persona inexperta y que no esté bien instruida puede lesionar al niño, especialmente si se trata de un recién nacido", advierte Mintegi.

Y agrega: "aconsejo que consulten al pediatra, quien les pueda instruir, antes de probarlo por su cuenta".

Sin embargo, Hamilton anima a los padres a que prueben su método.

"Cualquiera puede hacerlo, mientras tengan cuidado de no hacer movimientos bruscos y sigan las instrucciones al pie de la letra. Nunca he tenido ningún problema con ningún paciente".

Posición feta
l

"Uno de los mayores placeres que he tenido en la vida ha sido el de poder ayudar a miles de bebés recién nacidos, y el reto de los pediatras es poder comunicarse claramente y dar la información precisa a los padres".

El motivo por el cual este método sólo puede aplicarse en bebés de hasta 2 ó 3 meses es porque más adelante "pesan mucho para mantenerlos en esa posición", señala.

Según Hamilton, la técnica funciona porque es "una posición cómoda para el bebé y se asemeja a su posición en el útero, en la cual han estado durante mucho tiempo".

"Es una postura (posición fetal) en la que se sienten cómodos y felices, y que reconocen fácilmente".

Aunque, según Mintegi, esto podría ser refutable, ya que "conviene recordar que el feto se coloca boca abajo en el útero durante el último mes de embarazo".

Hamilton afirma que ha utilizado esta ténica durante décadas y que funciona con el 90% de los bebés, aunque no se aplica a aquellos que están enfermos o tienen hambre, y que el hecho de que el bebé cambie de postura al final del embarazo "no influye" en la efectividad de esta técnica.

Pero advierte que es un método pensado, en general, para que lo practiquen hombres, "pues suelen tener las manos más grandes que las mujeres".

"Las mujeres que tengan las manos pequeñas es más fácil que practiquen la técnica con ayuda de una manta, para garantizar la correcta sujeción del bebé", admite.

"Tampoco funciona si el niño llora porque hay que cambiarle el pañal o quiere vomitar, por ejemplo; hay que pensar en todas las razones por las que el bebé puede estar llorando", dice Hamilton.

"En cualquier caso, el llanto de un bebé es un mundo muy dificil de conocer. Nosotros simplemente lo interpretamos", asegura, por su parte, Mintegi.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.