Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/13/1999 12:00:00 AM

LA QUIMICA NO ES PARA SIEMPRE

U ESTUDIO RECIENTE CONFIRMA QUE EL ROMANCE ENTRE LOS ENAMORADOS SOLO <BR>DURA 30 MESES.


CASI NADIE HA escapado al efecto embriagador del amor. Las mariposas en el estómago, el corazón a mil,
los vuelos por las nebulosas, los ataques de euforia, el fulgor en todo el cuerpo, son todas emociones
inconfundibles de que Cupido ha atacado y sus dardos están haciendo efecto. Este mal, al que los poetas le
han dedicado mucha tinta y papel, parecía no tener ninguna explicación racional. Pero desde hace un tiempo
los investigadores se han empeñado en convertir este tema filosófico en un asunto científico. Lo que han
encontrado es que este misterioso trance por el que atraviesan los mortales cuando encuentran a su media
naranja no es tan caprichoso e inexplicable como se creía. De hecho, los más recientes estudios en el campo
de la neurofisiología han demostrado que enamorarse es el producto de un coctel de hormonas y químicos
naturales en el cerebro que, como lo definía en algún momento el poeta bogotano Jairo Aníbal Niño, hacen
sentir a la persona como "si fuera un ser alado que se acabara de tragar el sol".
Pero por más que las víctimas del amor pretendan que esas sensaciones tan placenteras sean eternas, un
estudio conducido por la profesora Cynthia Hazan encontró que en la mayoría de personas el amor sólo dura
30 meses. El estudio se basó en 5.000 entrevistas realizadas entre parejas de 37 culturas diferentes y sus
resultados mostraron que éstas se mantienen bajo el efecto de esta pócima química entre 18 y 30 meses.
Desde el punto de vista evolucionario esta idea tiene un sentido funcional. Según los expertos este tiempo es,
supuestamente, el requerido para que la pareja se conozca, se aparee y produzca un hijo. Hazan explica que
después de esto ya no es necesario todo el alboroto que se asocia con las primeras etapas de la atracción.
"Esa sensación raramente vuelve a presentarse en la pareja, aun si deciden tener más hijos", afirmó la
experta. La explicación de por qué el amor no dura durante toda la vida es sencilla. Cuando ocurre el flechazo
todos esos sentimientos y emociones que se viven son producto de químicos y hormonas naturales que se
liberan en el cerebro. Entre ellos se encuentran la dopamina, la noradrenalina, las endorfinas, pero sobre todo
la feniletilamina, considerada por los científicos como la molécula del amor. Algunos de estos elementos,
como por ejemplo la dopamina, tienen estructuras muy similares a las anfetaminas. "Por eso ese maravilloso
coctel hace sentir a las personas bajo el efecto de una droga", dijo a SEMANA Anthony Walsh, profesor de
criminología de Boise State University y autor del libro La ciencia del amor: entendiendo el amor y sus efectos
en la mente y el cuerpo. "Ese delicioso coctel continúa, es la manera como la madre naturaleza nos
recompensa por asegurar la perpetuación dela especie ".
Pero como toda droga, con el tiempo el organismo empieza a requerir cada vez de dosis más altas para lograr
el mismo efecto de embriaguez. Por lo tanto, aun los más ardientes amantes desarrollan una resistencia a
esta mezcla de la misma manera que un drogadicto a una sustancia sicoactiva o un alcohólico al trago.
"Después de un tiempo se habitúan el uno al otro y dejan de sentir esas emociones", afirma Walsh. Este
período, no obstante, puede ser más flexible dependiendo del tiempo que los enamorados pasen juntos. Como
lo explica Walsh, si están acompañados todo el tiempo es probable que ese efecto se desvanezca más rápido.
Pero en otros casos, por ejemplo en affaires, esta sensación se puede prolongar debido a que la pareja no
convive y los síntomas del enamoramiento se reactivan con cada encuentro.

ADICTO AL AMOR
Después de que este efecto ha terminado muchas parejas que no tienen fuertes bases rompen la relación. De
hecho, Walsh ha encontrado que en el mundo buena parte de los divorcios se producen después de cuatro
años de matrimonio. "Si uno se casa bajo el efecto de esa fiebre puede llegar a ser riesgoso", advierte Walsh.
Otro riesgo que se corre es volverse adicto al coctel del amor. En este peligro caen hombres y mujeres que
desean estar permanentemente bajo los efectos del amor narcótico y no tienen ningún reparo en alistarse para
una nueva conquista cuando desarrollan tolerancia a su pareja actual.
Pero muchas veces después de esa pasión y lujuria las parejas encuentran que se sienten confortables en la
compañía del otro, comparten los mismos gustos o son muy afines. En estos casos los enamorados
permanecen juntos y pasan a otra etapa del amor, que los expertos consideran mucho más enriquecedora que
la locura inicial de la conquista.
Si bien los investigadores consultados aseguran que la locura de las primeras etapas nunca vuelve a aparecer
con esa misma pareja, eso no significa que todo esté perdido. En lugar del coctel la pareja empieza a sentir la
acción de otra poderosa hormona. Se trata de la oxitoxina, hasta hace un tiempo considerada una hormona
femenina que disparaba las contracciones del parto e inducía a la lactancia. Pero hoy se sabe que es
producida en el hipotálamo de hombres y mujeres y que cumple una función esencial en la producción de
emociones relacionadas con el cuidado y la ternura. Según Walsh, esta hormona también provoca la calma y
ayuda a disminuir la ansiedad. Además es responsable de estrechar el vínculo entre los enamorados.
Para los científicos es importante dejar en claro que el hecho de que las estrellas y la música de ángeles que
se sienten en el principio se acaben pronto no implica que lo que viene después es solo aburrimiento. Walsh
compara las dos etapas con lo que se experimenta cuando se escuchan dos tipos de música diferente.
"Cuando uno escucha Bon Jovi es una locura, es agitado, y cuando se escucha a Beethoven es placidez y
descanso".
Con estos estudios los investigadores creen que en un futuro no muy lejano va a ser posible diseñar perfumes
para atraer al sexo opuesto y medicamentos para aumentar la pasión en las parejas. Y si bien estos estudios
aparentemente van a redundar en beneficios para las personas, muchos creen que los verdaderos misterios
del amor por qué los opuestos se atraen, por qué muchos matrimonios permanecen juntos aun en la
adversidad o por qué parejas disparejas son felices nunca podrán ser descifrados en un laboratorio.

Amor narcótico
ENAMORARSE NO es una cuestión tan involuntaria e inconsiente como se creía. Hoy se sabe que quien cae
en las redes del amor siente una sensación infinitamente placentera que le hace ver estrellas y escuchar las
más dulces melodías día y noche. La neurociencia ha encontrado que todo esto se debe a la acción de
hormonas y químicos que actúan en el cerebro. Esto es, paso a paso, lo que sucede cuando una pareja se
enamora.
1. CUANDO LLEGA al bar Juan hace una inspección insconsciente del personal femenino presente. Va a
buscar mujeres con figuras asimétricas pero, sobre todo, mujeres con una cintura entre 60 y 80 por ciento más
pequeña del tamaño de las caderas, lo cual es un indicador de salud y fertilidad. Las mujeres buscan a
hombres de caras más femeninas porque parecen más confiables, cálidos y tiernos.
2. JUAN hace contacto visual con María, quien responde a sus miradas con una sonrisa. La parte de su
cerebro que controla los refleios auditivos y visuales emite una sustancia, la dopamina, que le da un impulso
para iniciar la conversación. La testosterona ayuda a darle un aspecto viril y seductor. El nivel de serotonina
cae y Juan se desinhibe.
3. EL HIPOTALAMO envía a todo el cuerpo los químicos responsables de las consabidas señales de la
atracción. Entonces las pupilas de Juan y María se dilatan, sus corazones bombean con mayor fuerza de
modo que sus caras se enrojecen. Sudan un poco, lo cual le da a la piel un brillo cálido. Las glándulas de su
cuero cabelludo segregan una sustancia aceitosa que les da un extrabrillo natural.
4. AL OTRO dia Juan tiene los primeros recuerdos de su conquista. Esas imágenes le hacen enviar altas dosis
de dopamina, lo cual crea un sentimiento de anhelo que lo lleva al teléfono a llamar a María. Ella lo saluda
entusiasmada y acepta salir a cenar. La dopamina graba los primeros sentimientos de placer que Juan asocia
con María.
5. APENAS VE A María, Juan siente mariposas en el estómago. Sus pensamientos siempre están ocupados
en su cara, su sonrisa, y aquí es cuando su cerebro se dopa con altos niveles de lo que se conoce como un
coctel químico que incluye dopamina, norepinefrina y particularmente feniletilamina (PEA). Esta mezcla lo
hace sentir ligeramente embriagado, como si hubiese tomado una dosis baja de anfetaminas.
6. JUAN y María se conocen más a fondo. Cuando están solos en el apartamento de María la oxitoxina entra
en acción. Este químico ayuda a generar sentimientos de cálidez y ternura. Cuando María empieza a generar
oxitocina la pareja completa el círculo necesario para producir una unión. La oxitocina aumenta cuando la
pareja se toca mutuamente, se consiente el cuerpo y se involucran en el acto sexual. Ademas hace posible
que la persona evoque sentimientos placenteros cuando están separados.
7. LA PAREJA se casa o establece una relación más estable. Luego de vivir juntos por un tiempo se habitúan
a la presencia del otro y el organismo crea resistencia al coctel del amor. Si la pareja no tiene bases firmes es
muy probable que la relación temmine. O por el contrario, pasan a una etapa del amor más sosegado. Esa
sensación de estar enamorado locamente nunca se volverá a sentir aunque se cree que el contacto fisico
sucesivo ayudará a producir endorfinas, opioides naturales que calman la mente, combaten la ansiedad y
ayudan a mantener a la pareja unida.

EL ELIXIR DE CUPIDO
La cientificos han encontrado que la sensación de estarenamorados es producto de un coctel químico cuyos
ingredientesson las hormonas y los neurotransmisores. Esto es lo que se sabe de ellos:
FENILETILAMINA (PEA): conocida como la molécula del amor, esta hommona es responsable de esa
sensación de caminar sobre las nubes que tienen todos los enamorados. Recientes estudios calizados en el
Monash Centre for High Resolut on Spectrocopy en Melboume, Australia, mostranon que la feniletilamina
comparte las mismas caracteristicas estructurales de la anfetamina, por lo tanto es un elevador natural del
estado de ánimo y produce estados de euforia. Se encuentra en el chocolate pero los cientificos han
encontrado que una persona tendria que comer hasta 2.000 libras de éste para alcanzar apenas un miligramo
de esta sustancia.
DOPAMINA: neunotransmisor involucrado en la sensación de recompensa y placer. Induce el cuerpo a un
estado de relajación, calma y placidez. Se ha encontrado que los opioides, la cocaína y el alcohol producen
efectos de recompensa en parte gracias a su habilidad para promover la liberación de dopamina en el cerebro.
OXITOCINA: conocida como la hormona del embarazo porque sus niveles se elevan en el momento del parto,
pues genera sentimientos de protección hacia los hijos. También provoca la sensación de unión en las parejas
cada vez que se tocan y tienen demostraciones de cariño. Recientes experimentos con animales sugieren
que aumenta las tendencias de algunas especies a mantenerse en un solo hogar y no ser promiscuos.
ENDORFINAS: neurotransmisor similar a los opioides. Cumple un papel en la obesidad y los desórdenes
alimenticios. Pero se ha descubierto que también tiene capacidades analgésicas y es capaz de calmar la
ansiedad. En las relaciones de parejas se cree que mata el alboroto inicial del enamoramiento y promueve
otros sentimientos, como la estabilidad, la unión, la comprensión y la amistad.
NOREPINEFRINA: neurotransmisor que cumple funciones excitatorias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.