08 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

La tinta electrónica se niega a morir

Por Álvaro Montes

EBOOKSLas tabletas no liquidaron a los lectores de libros o eReaders como alternativa en el mundo del libro electrónico.

La tinta electrónica se niega a morir. La tableta Papyre, de Grammata, es un híbrido entre lector de libros y dispositivo de uso general, pero con enfoque en contenidos educativos. En Colombia los eBooks de autores colombianos se incrementaron 88 por ciento en el segundo cuatrimestre del año que termina.

La tableta Papyre, de Grammata, es un híbrido entre lector de libros y dispositivo de uso general, pero con enfoque en contenidos educativos. En Colombia los eBooks de autores colombianos se incrementaron 88 por ciento en el segundo cuatrimestre del año que termina.

En marzo de 2010, cuando Steve Jobs presentó en sociedad su hoy popular tableta iPad, los fabricantes de eBooks, aquellas tabletas que ya existían con anterioridad y que tienen como única función la lectura de libros digitales, temblaron de susto imaginando que sus días estaban contados. La prensa especializada aventuraba el tiempo de vida que le quedaba a los lectores Kindle, de Amazon, por entonces los abanderados de la llamada tinta electrónica. ¿Quién querría un eReader con pantalla en blanco y negro y que solo sirve para leer, si existen las modernas tabletas tipo iPad, en las cuales la lectura de libros es apenas una de sus múltiples y deliciosas funcionalidades?

Pasados casi tres años desde aquel momento crítico, el muerto parece gozar de cabal salud. Los eReaders no solo se han mantenido vigentes en los mercados internacionales sino que el negocio del libro electrónico parece tan promisorio que nuevos jugadores entran en escena. Los libros electrónicos están disponibles en la actualidad en casi cualquier formato. “El negocio está en ponerle al lector el contenido en el dispositivo que prefiera”, dice Jaime Iván Hurtado, fundador de lalibreriadelaU, una de las iniciativas más dinámicas en el sector de la edición de eBooks en el país, lalibreriadelaU dispone en su catálogo de más de 1.100 títulos en su línea de ediciones electrónicas. En el pasado viernes negro de rebajas en el comercio norteamericano, Amazon vendió más del doble de lectores Kindle de lo que vende normalmente y un vocero de la compañía informó que nueve de cada diez productos vendidos en la popular tienda son lectores Kindle o contenidos para Kindle, lo que significa que la aparición del iPad no hizo mella como se esparaba en su modelo de negocio.

El director de Grammata, Javier Larraz, una compañía española que incursiona recién en los mercados iberoamericanos, asegura que este negocio no solo no está acabado, sino que tiene todavía mucho desarrollo, porque en realidad no compite con las tabletas tipo iPad o Galaxy. Los eReaders son alternativas para el mundo educativo, para las universidades y colegios que desean ofrecer a sus alumnos dispositivos personalizados, con los contenidos exclusivos de sus programas académicos, algo que empresas del gigantesco tamaño de Apple o Samsung no pueden ofrecer.

La tinta electrónica, por su parte, es una alternativa tecnológica insuperable para la lectura de texto. Es cierto que un eReader no puede desplegar animaciones multimedia ni ejecutar música, pero la calidad visual del texto es insuperable, aun por las tabletas más refinadas, y su batería dura meses y no horas. Los venden precargados con numerosos libros en los que se pueden hacer anotaciones, subrayados, marcación de páginas y otros hábitos típicos del buen lector. Y aunque es cierto que los lectores más asiduos siempre prefieren el papel que la tinta electrónica, quien se pasa al eBook preferirá siempre un lector digital por encima de una tableta de uso general. Los estudios de mercadeo de la industria del eBook indican que los usuarios de tabletas de uso general rara vez las utilizan para leer, así que el negocio de la lectura está en otra parte.

Los fabricantes de eReader, antes que amilanarse, han lanzado un contraataque; Amazon puso en el mercado la tableta Kindle Fire, con la cual quiere hacerle frente al iPad. En Latinoamérica, Grammata puso en circulación las tabletas Papyre, basadas en el sistema operativo Android, que además de las funciones generales, tienen un énfasis en el mundo de la educación con aplicaciones, libros percargados y acceso a servidores especializados en contenidos educativos. No es un negocio fácil y aunque es cierto que en Latinoamérica se lee poco, se trata de un mercado de 500 millones de personas.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad