Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/03/23 00:00

La última cena tiene cada vez más comida

Las porciones retratadas en los platos de las diferentes versiones de "La última cena" han ido aumentando en la misma medida en que ha ido creciendo nuestra propia ingestión de alimentos, afirman los expertos en obesidad.

La última cena tiene cada vez más comida
;
BBC

Un equipo de la Universidad de Cornell estudió 52 de las más conocidas versiones de la famosa escena bíblica realizadas en unos mil años y analizó el tamaño del festín.

Lo que encontraron los científicos fue que el menú principal, el pan y los platos puestos delante de Jesús y sus discípulos, han ido aumentando progresivamente hasta llegar a los dos tercios.

Esto, dicen, es el arte imitando la vida.

El profesor Brian Wansink, quien, junto a su hermano Craig, dirigió la investigación, publicada en el Informe Internacional sobre la Obesidad, dijo: "Los últimos mil años han presenciado un enorme crecimiento en la producción, disponibilidad, seguridad, abundancia y posibilidad de compra del alimento".

"Creemos que, en la medida en que el arte imita la vida, estos cambios se han reflejado en las pinturas de la más famosa cena de la historia".

Aprendizaje gradual
El doctor Wansink dice que el hallazgo indica que el fenómeno de servir cada vez mayores porciones, en platos cada vez más grandes, ha venido ocurriendo gradualmente a lo largo del milenio.

El equipo utilizó tecnología de diseño mediante computador para calcular las medidas relativas de las pinturas, sin importar su orientación.

Estas versiones incluyen a El Greco, Leonardo Da Vinci, Lucas Cranach el Viejo y Rubens.

Con la suposición de que el ancho de una barra de pan promedio de la época debería ser dos veces el del promedio de la cabeza de un discípulo, los investigadores midieron el tamaño de los platos de la tarde de Pascua.

Tamaño grande
Las comidas principales crecieron un 69% y el tamaño de los platos un 66% entre la versión más antigua (realizada en el año 1000 de nuestra era) y las más recientes, pinturas de 1700. El pan creció en un 23%.

Los mayores aumentos se verificaron en pinturas terminadas después de 1500 y hasta 1900.

Craig Wansink, profesor de estudios religiosos, dice que los cambios en el tamaño de las porciones es, probablemente, más un reflejo de la cultura que de la teología.

"No hay una razón religiosa que explique por qué las comidas se han vuelto más abundantes. Puede ser que las comidas hayan crecido realmente o que la gente se haya interesado más en el alimento.

¿A quién puede extrañar?
Charlene Shoneye, dietista con especialidad en obesidad para la organización de beneficencia "Weight Concern", expresó: "No estoy para nada sorprendida con estas conclusiones porque el tamaño de nuestras propias porciones y nuestros propios platos ha aumentado.

"Hace veinte años, por ejemplo, muchas de las papas fritas venían en paquetes de veinte gramos. Ahora vienen en paquetes de 30, 50 y hasta 60 gramos. Y nos seguimos comiendo el paquete entero.

"Este aumento enorme del tamaño ha alterado nuestra percepción de lo normal".

Sin embargo, agregó que no es demasiado tarde para revertir la tendencia y que los individuos, la sociedad y la industria alimentaria deberían considerar porciones más pequeñas.

"Parte del problema es el tipo de alimento que ha aumentado de tamaño. Las porciones de fruta, de verduras y ensaladas no han crecido. Deberían constituir un tercio de nuestro plato, con los otros dos tercios reservados para las proteínas y las féculas".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.