Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/01/16 00:00

La vida en 3D

El fenómeno de 'Avatar' deja claro que la tercera dimensión llegó para quedarse. El éxito ha sido tal, que las imágenes en alto relieve se aplicarán en televisores y celulares.

Las películas en 3D le dieron un nuevo impulso a la industria cinematográfica que enfrentaba una reducción en la taquilla, en parte, por culpa de la piratería. ‘Avatar’ es una prueba del éxito de esta nueva tecnología que para este año no sólo estará en la pantalla grande sino también en los televisores

El éxito en taquilla de la película Avatar, que ha recaudado 1.200 millones de dólares y se postula como la más vista en la historia, ha hecho que muchos hablen del 3D como la tercera revolución del cine. La primera fue la llegada del sonido, en la década del 20, y la segunda, la del tecnicolor, en los años 30. Esto, sumado a que la semana pasada en la feria de tecnología más importante del mundo, fabricantes como Sony y Panasonic anunciaron que venderán televisores adaptados para emitir imágenes en tercera dimensión, es la confirmación de que ahora sí esta forma de realidad virtual llegó para reinar.

Aunque el 3D data de hace varias décadas, los avances tecnológicos han facilitado que el interés por este tipo de proyecciones vuelva a tomar fuerza. Según explica el físico Eduardo Posada, para lograr la ilusión de tres dimensiones es necesario ver dos imágenes diferentes, cada una con un ojo. Anteriormente, esto se hacía con dos proyectores, cada uno con un filtro, uno verde y uno rojo, y unas gafas que usaban papel celofán con estos mismos colores. Sin embargo, el cine en 3D perdió interés porque la industria se interesó más en las pantallas grandes. "Fue cuando se dio el auge de los cine domos y el cinemascope", dice Posada. Los dolores de cabeza y las náuseas de estas proyecciones antiguas fueron otras razones para que la tecnología 3D no tomara vuelo, según Rick Heineman, vocero de RealD, proveedor de este tipo de equipos para teatros.

Con la aparición de la imagen digital, sin embargo, no sólo se redujeron los costos, puesto que sólo se requería de un proyector, sino que la experiencia se hizo más real y placentera. "El concepto sigue siendo igual, es decir, se busca que un ojo vea una imagen y el otro otra, con la ayuda de filtros y el uso de anteojos especiales. Lo que sucede es que esos filtros hoy se ponen en el proyector y van a una velocidad superrápida" agrega.

El éxito de esta nueva tendencia por ahora está en manos del cine. El formato ya es una creciente fuente de ingresos en todo el mundo y en algunos casos estas nuevas producciones han generado tres veces más dividendos que los mismos títulos en dos dimensiones. Una prueba de ello es que en Colombia más de 1.600.000 personas han visto la cinta Avatar, y de estos, el 49 por ciento fue en salas 3D.

En el resto del mundo el comportamiento taquillero no es distinto. Los principales estudios cinematográficos no sólo están haciendo más películas en este formato, sino que piensan adaptar antiguas producciones a la tecnología 3D. Walt Disney, por ejemplo, tiene planeado relanzar este año Toy Story 1 y 2 en 3D y estrenará la tercera versión de esta historia con estas mismas características. Según Marcia Rey, jefe de mercadeo de Maloka, que este año abrió una sala exclusiva para proyecciones de este tipo, la oferta de películas hoy es enorme. Entre los títulos están Alicia en el país de las maravillas, Tin Tin y Shrek IV.

Según Héctor Rosas, gerente general de United Internacional Pictures en Colombia, durante el año pasado hubo un repunte en el número de asistentes a las salas de cine, impulsado en buena medida por esta clase de

películas. De acuerdo con Rosas, en promedio las entradas a las películas en 3D representan el 55 por ciento del total de los asistentes, algo que nunca antes se había visto. Actualmente, el país cuenta con 44 escenarios para proyección en 3D, de un total de 520 pantallas. La empresa que más le ha apostado a este tipo de proyecciones es Cine Colombia, que sólo el año pasado hizo una inversión de dos millones de dólares para adecuar 20 pantallas nuevas en todo el país.

Hay quienes consideran que con la llegada de este tipo de proyecciones el fin del cine en dos dimensiones está próximo. De acuerdo con Jeffrey Katzenberg, jefe de DreamWorks Animation, dentro de cinco años todas las películas serán realizadas en formato 3D. Los estudios de Hollywood también anunciaron que de aquí a 2012 estrenarán un filme en tres dimensiones cada seis semanas y Disney informó que para este año presentará hasta 10 películas de estas. Pese a los avances, otros expertos consideran que es imposible acabar con una industria de varias décadas. "Así como hay gente que hoy prefiere el cine 3D, habrá a quienes les cueste adaptarse a este formato", dice Rosas (ver recuadro).

La industria de la televisión no quiere quedarse atrás en este negocio. Productoras como Discovery, en alianza con Imax y Sony, anunciaron lanzar para este año un canal con contenido exclusivo en tres dimensiones las 24 horas. Por su parte, la cadena deportiva Espn aprovechará el Mundial de Fútbol de Sudáfrica para estrenar en junio Espn3D. Según Posada, el sistema se basaría en el principio de las dos imágenes y las gafas para producir la ilusión óptica, como sucede en el cine, para lo cual los televisores se diseñarán con pequeños filtros en sus pantallas. Pero también se prevé que se desarrollen televisores 3D que no requieran de gafas, pues tendrían pequeños lentes de colores ya integrados en la pantalla. Un estudio realizado por la consultora Display Search pronostica que para 2018 el mercado de los televisores 3D moverá cerca de 22.000 millones de dólares. También se augura que las pantallas de los celulares también adoptarán esta tecnología. Según la consultora, se espera que dentro de ocho años se cuenten 71 millones de celulares capaces de visualizar contenidos en tres dimensiones.

Las imágenes 3D sólo existen en el cerebro de cada persona que vive la experiencia. En ese sentido son una ilusión, una imagen que no existe en la realidad como se ha entendido hasta ahora. Pero en un futuro, Posada prevé que los hologramas serán el paso siguiente, una vez se resuelvan algunos obstáculos técnicos. Hasta cuando esto suceda, el 3D seguirá siendo un atractivo para todos lo que quiere decir que el reinado de este formato apenas comienza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.