Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1998/11/16 00:00

LA U VIRTUAL

Una universidad de Mexico pone en practica un programa para enseñar sin profesores ni salones de clase.

LA U VIRTUAL

Los estudiantes de la escuela de negocios de la Universidad Tecnológica de Monterrey, México, no son convencionales. Solo en contadas ocasiones asisten al aula de clase, pasan la mayor parte de su tiempo en la cafetería y esporádicamente ponen un pie en la biblioteca. Cualquiera diría que son unos vagos completos pero en realidad tienen uno de los más altos niveles académicos de todo el plantel.
La explicación para este fenómeno es simple. Ellos hacen parte de un proyecto pionero en Latinoamérica para integrar al proceso de aprendizaje en las aulas la más alta tecnología en materia de computadores. Por eso no es necesario que estos jóvenes se sienten en un pupitre a oír al profesor ofreciendo su disertación sobre un tema. Desde su computador _que se puede conectar en la cafetería, en los jardines o en los dormitorios del campus_ pueden asistir a cualquier cátedra y, de paso, investigar y realizar las tareas exigidas.
Una idea novedosa en este nuevo programa es que para aprender no se requiere la presencia física de un profesor. Con un sofisticado sistema de video los alumnos pueden escuchar al maestro desde cualquier lugar del mundo. Y eso de llamar a lista es un asunto del pasado. Basta con que los alumnos deslicen por su computador su carné electrónico para que el profesor sepa que están asistiendo a su clase. Con este nuevo sistema no hay cabida para trampas ni copias ya que los exámenes se contestan por medio de un teclado electrónico con el cual el alumno puede digitar las respuestas. Y para las tareas lo mejor es conectarse a cualquier biblioteca del campus o del mundo para así consultar vía Internet el tema que deseen. Allí, los trabajos en grupo se hacen por medio de chat rooms y las preguntas al profesor por e-mail.
La universidad les exige a los alumnos dos requisitos. El primero es tomar tres tipos de clases diferentes. Unas en las que no haya profesor y el mismo alumno investigue todo bajo tutoría pero por su cuenta y riesgo. Otras en las que la cátedra se dicte a través de teleconferencias y otras que se lleven a cabo en chat rooms. Además deben asistir a las clases presenciales tradicionales. El otro requisito es, por supuesto, tener un computador personal. Pero incluso en este sentido la universidad ofrece facilidades de pago a lo largo de la carrera.
El proyecto hace parte de un programa de rediseño que la Universidad Tecnológica de Monterrey adelanta desde hace un par de años. Después de un estudio que realizaron sobre las necesidades de los alumnos de hoy las directivas del plantel se dieron cuenta de que era preciso incorporar los computadores al aula de clase. Para ello realizaron una alianza estratégica con IBM que facilitara el intercambio de tecnología. Asimismo diseñaron un pensum para que el estudiante pudiera aprender usando el computador. Con este programa los alumnos han interiorizado el concepto de educación personalizada, pues el papel de los profesores no es vigilar y exigir sino guiar al alumno. Luego de seis meses de experiencia los catedráticos han notado que el nivel académico de los estudiantes virtuales ha sido superior al de los tradicionales.
Si el proyecto sigue arrojando buenos resultados lo más probable es que el sistema se extienda a otras áreas de aprendizaje. Se trata de una verdadera universidad a distancia en la que en un futuro no será necesario pasar por un salón de clase para obtener el codiciado cartón de profesional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.