Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/8/1989 12:00:00 AM

LAS BUENAS LENGUAS

El aprendizaje de otro idioma desde temprana edad presenta más ventajas que desventajas.


Aprender otro idioma es uno de los rasgos más específicos del mundo moderno. Sin embargo, este tipo de enseñanza, que en las últimas décadas ha cobrado gran importancia, sigue siendo en Colombia una oportunidad restringida. Mientras la mayoría de los padres que no tuvieron la posibilidad de una educación bilingüe, ven hoy como una necesidad imperativa que sus hijos aprendan otro idioma, en el país no existen más de treinta establecimientos que ofrezcan este tipo de educación. Y de ellos, 24 están en Bogotá.

Pero aparte de ser el sueño de muchos padres, el bilingüismo plantea una seríe de interrogantes: ¿cuál es la edad ideal para iniciar el aprendizaje?, ¿qué influencia puede tener la enseñanza en otro idioma en el rendimiento académico del niño?, ¿cuáles son los efectos del dominio sociocultural ejercido en el niño bilingüe? Aunque en el país los estudios sobre el tema son escasos, dos psicólogas Clara Virginia de Espinosa y Carmen Stella Quintero, realizaron para su tesis de grado en la Universidad de La Sabana una investigación sobre el bilinguismo infantil que ofrece algunas respuestas al respecto. En primer lugar, hay que señalar que en un estudio comparativo con alumnos de colegios de un sólo idioma y los de enseñanza bilingue, demostró que los primeros reprobaban materias con mayor frecuencia. La investigación tomó 4.875 alumnos que recibían las materias de matemáticas, ciencias, inglés y español en cinco establecimientos. Según los resultados, del 41.4% de los estudíantes monolingues, el 28% reprobó con mayor frecuencia estas materias. Mientras que del 58.6% de los que incluían en sus clases los dos idiomas, sólo el 7% reprobó. Las psicólogas afirman que la educación inglés-español es superior debido a que estos colegios cuentan con una metodología apropiada, buena capacitación de sus profesores y ayudas didácticas que responden a los objetivos de cada materia.

La opinión generalizada entre lo linguistas es que no hay niños "malos" para los idiomas. El recién nacido posee todas las capacidades para aprender una o más lenguas, de la misma forma que posee las habilidades para aprender a caminar y a nadar. Sin embargo, en este tipo de educación pueden influir muchos factores externos. Así como el estímulo es definitivo para el conocimiento de la lengua materna, lo es para quienes están aprendiendo un segundo idioma.

Muchos padres tienen dudas sobre el propósito de iniciar a sus hijos a temprana edad en el conocimiento de dos o más idiomas, y sobre esto no se ha dicho aún la última palabra. Hay quienes aseguran que al esperar hasta los siete u ocho años se está desaprovechando el potencial de aprendizaje del niño, mientras otros sostienen que iniciarlo a los dos o tres años puede repercutir en el proceso de aprender correctamente su propio idioma y, en consecuencia, en su adaptación social. Lo que parece cierto es que si bien no existe una fórmula para Producir individuos bilingues, una segunda lengua se puede adquirir a diferentes edades si las circunstancias son adecuadas.

Según las psicólogas, el problema no radica en la edad ideal. Lo que si debe considerarse en forma especial son las motivaciones que puedan influir en la eficacia de este aprendizaje. Los estudios realizados sobre el tema por los psicólogos Lambert y Tucker demuestran que la actitud puede incidir en el éxito o fracaso para dominar una lengua, independientemente de la aptitud lingüística, verbal o intelectual del estudiante.

Este aspecto tiene que ver también con el hecho de que los padres dominen o no la lengua extranjera. Son notorias las ventajas que el niño presenta cuando alguno de sus padres, o los dos, hablan un segundo idioma. Según la teoria de Titone, en su libro "Bilingüe a los 3 años", en ello se basa el bilingüismo infantil en su sentido más estricto. Es decir, que el niño que desde su nacimiento permanece expuesto, con igual intensidad, a los dos idiomas puede adquirir con mayor facilidad y mejor pronunciación la lengua, que aquel niño cuyos padres no hablan el otro idioma. Afirman las psicólogas que esta situación puede originar en el niño una confusión entre su lengua nativa y la extranjera, por el uso prolongado de la primera.

Otro aspecto importante en la educación bilingüe, aparte de la instrucción académica, son las normas culturales transmitidas al niño a través del otro idioma. A la mayoría de los padres les preocupa el hecho de que sus hijos se formen, piensen y actúen bajo la influencia de normas y valores foráneos. Por consiguiente, es necesario que exista una educación sólida en la cultura y las tradiciones propias, que permita al niño diferenciar las características de cada grupo etnolingüístico al cual está expuesto. De lo contrario, puede presentar problemas de adaptación a su propio medio.

Entre los efectos positivos más evidentes del bilingüismo se encuentra la adquisición de una mayor flexibilidad mental. El niño que estudia en otro idioma no sólo entiende el mensaje sino que debe interpretarlo para dar una respuesta real en la lengua que se le pide. La flexibilidad cognitiva y la creatividad forman parte de las ventajas de esta educación. Así mismo, el estudio refuta la hipótesis que formula una inferioridad académica del bilingüe respecto al monolingüe. El aspecto negativo que el estudio encontró tiene que ver con una interferencia entre los dos idiomas, y se advierte en los niños de primaria una mezcla de términos y una confusión en el uso adecuado de las palabras. No obstante, un estudio reciente demuestra que el niño inicialmente utiliza los mismos códigos en el aprendizaje. Sin embargo, posteriormente, las reglas gramaticales empiezan a diferenciarse y le permiten identificar cada sistema lingüístico por separado. Esto hace posible que el niño aprenda un segundo idioma al mismo ritmo que los otros aprenden uno sólo.

Dominar un segundo idioma es prácticamente una necesidad en el mundo actual, pero además de ser una ventaja profesional, es una apertura al conocimiento de otras culturas. Un niño que aprende otra lengua aprende también otra faceta del mundo. Así las cosas, la torre de Babel deja de ser un castigo.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.