Viernes, 19 de diciembre de 2014

| 2013/06/12 00:00

Las dietas ‘extremas’ se asocian a cálculos en la vesícula

Las dietas muy bajas en calorías alteran el funcionamiento de la vesícula, afirma estudio.

Archivo.

Perder peso rápidamente por dietas muy bajas en calorías podría impactar el contenido de sal y colesterol de la bilis y el vaciamiento de la vesícula biliar, factores que influyen en la formación de cálculos. Así lo reportó un estudio publicado el pasado 22 de mayo en la Revista Internacional de Obesidad.

Para ver cómo estas dietas afectan el riesgo de desarrollar esta condición, el grupo del doctor Kari Johansson, autor principal del estudio e investigador del Instituto Karolinska en Suecia, recolectó información del progreso de los clientes de Intrim, una compañía de acondicionamiento físico en ese país.

Algunos de los autores del estudio han trabajado para Intrim o se desempeñan en el comité científico.
El estudio incluyó a 6.640 personas en dieta y la mitad de ellas se sometió a una restricción “extrema” en calorías. La otra mitad tuvo una restricción moderada.

La dieta “extrema” incluyó comidas líquidas con sólo 500 calorías diarias durante seis a diez semanas seguidas de la introducción gradual de comida normal. Posteriormente, estos participantes tuvieron un régimen de mantenimiento de su peso por nueve meses consistentes en ejercicio y alimentación saludable.

El grupo de la restricción moderada recibió de 1.200 a 1.500 calorías diarias en dos comidas líquidas por tres meses, seguidas del régimen de mantenimiento de nueve meses.

Los asesores de Intrim recolectaron información sobre el peso y el tamaño corporal, datos que los investigadores vincularon a una base de datos nacional sobre los tratamientos de los cálculos en la vesícula.

A un año de haber iniciado el régimen, el grupo en la dieta “extrema” había perdido, en promedio, 24.5 libras y el otro perdió unas 18. Entre los del primer grupo, 48 desarrollaron cálculos y requirieron ser hospitalizados, mientras que 16 personas del grupo con una restricción moderada de calorías desarrollaron esta enfermedad.

Sin embargo, los investigadores no pudieron precisar por qué los cálculos fueron más frecuentes en aquellos con una mayor restricción calórica.

“Los factores que contribuyeron es que perdieron más peso durante el seguimiento. Otro puede ser que ingirieron menos grasas”, comentó Johansson.

El especialista señaló que las personas deben estar supervisadas cuando se sometan a una alta restricción de calorías: “Deben estar informados de los riesgos y los beneficios al comparar la alternativa menos intensiva, pero también menos efectiva”.

El doctor Michael Jensen, profesor de medicina en la Clínica Mayo (Estados Unidos) y quien no hizo parte del estudio, afirma que aquellos que hacen dieta terminan por perder aproximadamente el mismo peso a largo plazo usen o no una restricción extrema de calorías frente a una más moderada.

“Vas a terminar en el mismo punto, ¿para qué tomar el riesgo de acabar en el hospital con un problema en la vesícula sólo por perder peso más rápido?”, comentó.



Con información de Reuters.

Tags Relacionados

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×