Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1999/07/19 00:00

LAS DROGAS NO BASTAN

El colombiano Alejandro Jadad, uno de los mayores expertos en dolor en el mundo, ha <BR>desarrollado una revolucionaria metodologia que se basa en la comunicación Paciente-médico

LAS DROGAS NO BASTAN


PESE A LOS GRANdes avances en el desarrollo de nuevas drogas los especialistas en el tema consideran
que los medicamentos no son suficientes para el tratamiento del dolor. Y no lo son porque, más allá de los
signos físicos, hay muchos síntomas que influyen tanto en su intensidad como en su persistencia, que no
sólo no son palpables sino que tienen que ver con factores sicológicos, emocionales y culturales.
Para poder abarcar todos estos elementos determinantes se desarrollaron las clínicas de dolor, en donde el
enfermo encuentra un soporte especializado e in terdisciplinario que sirve de apoyo al tratamiento farmacéutico
o que de alguna manera lo reemplaza. Dependiendo del caso se establece si la persona más que un médico
necesita un sicólogo o si requiere terapias alternativas, como la relajación, la hipnosis y la cromoterapia.
Hasta el momento las clínicas de dolor han demostrado ser una ayuda valiosa para las personas con dolores
de difícil manejo.
Ahora, sin embargo, hay una tendencia en el mundo para que ese equipo de profesionales de la salud trabaje
más en llave con el paciente. A esta nueva aproximación al problema se le conoce como Team Approach o
manejo en equipo.
Una de las personas que más ha trabajado en este tema es el anestesiólogo colombiano Alejandro Jadad,
quien labora actualmente en la Universidad de McMaster, en Canadá. La filosofía de este nuevo acercamiento
consiste en que el paciente sea una parte activa del grupo interdisciplinario que maneja el dolor y además esté
en igualdad de condiciones en el proceso de toma de decisión sobre su tratamiento. Jadad llegó a dicha
conclusión después de encontrar que gran parte de los pacientes no sentían alivio de dolor, no tanto por fallas
de las drogas sino por una serie de mitos generados por ellos mismos o por los propios médicos (ver recuadro)
o simplemente por falta de comunicación. Así mismo constató que la impotencia del paciente sobre su propio
tratamiento lo obligaba a abandonarlo y a seguir padeciendo el dolor. "Les daba miedo tomar morfina porque
creían que eso podría acelerarles su muerte o les daba miedo hablar del dolor porque creían que eso distraía
al médico de su función principal", dice Jadad. Todas sus dudas se consolidaron al revisar 220 métodos para
medir el dolor. Curiosamente en ninguno se había tenido en cuenta el valor de esas mediciones para el
paciente. A partir de ahí, y junto con un grupo de profesionales y pacientes, Jadad diseñó una guía para
eliminar esas barreras. La guía busca que, sea cual fuere la opcion que se escoja, tenga en cuenta las
preferencias, creencias, expectativas y circunstancias que vive el enfermo. La clave de la guía es la
comunicación fluida entre el médico y el paciente. "Nuestra estrategia pretende que se incentive al enfermo
para que haga preguntas, hable de sus miedosy diga cuáles son sus prioridades, sin restricciones de tiempo
ni penas", dice Jadad.
Este nuevo sistema pretende que el médico abandone su actitud paternalista o de simple informador de las
opciones para que se convierta en un guía del paciente. El método también busca que el enfermo investigue
sobre su condición y entienda la problemática que le produce ese sufrimiento. En esta estrategia su familia
debe estar involucrada pues muchas veces son los familiares quienes refuerzan los mitos del enfermo.
En virtud de hacer las cosas más fáciles aún, Jadad elaboró un programa llamado virtual coaching, para
asesorar a los pacientes sobre qué preguntas formular, qué temas son los de mayor interés y algunas
respuestas a los interrogantes más comunes. Este programa estaría disponible en las salas de espera de los
centros médicos o por Internet.
Aunque los resultados de una investigación científica sobre esta nueva aproximación no estarán disponibles
sino hasta dentro de un año, los estudios preliminares muestran que los parámetros diseñados por Jadad
pueden ser tan efectivos como una droga nueva. Pero una vez se tengan resultados concretos él espera que su
guía sea establecida en los centros hospitalarios del mundo y no solo para el manejo del dolor sino para el de
muchas otras enfermedades.

MITOS Y BARRERAS
Mitos de los pacientes

1.El dolor es uno no solo: no solamente esto no es cierto sino que cada persona los siente y lo tolera de
manera diferente y responde al tratamiento en forma individual.

2. El dolor hay que aguabtarlo: esa concepción ha cambiado y hoy los médicos piensan que no es saludable ni
ético dejar que un paciente sienta dolor.

3. El tratamiento puede hacerme perder el control: la gente tiene miedo a los efectos secundarios a muchas
de las drogas. Con la morfina, sobre todo, el paciente piensa que se va a volver adicto. Pero según los
estudios muy pocos pacientes con dolor que usan opioides se vuelven adictos.

4. Si hablo de dolor no me van a curar: este mito sucede sobre todo con los pacientes de cáncer que piensan
que hablar de dolor distraerá al médico de su objetivo primordial, que es tratar la enfermedad. Tambien es
frecuenten que piensen que el cáncer es una enfermedad dolorosa de por si y por eso no hablan de su dolor
aunque lo estan sintiendo.

5. Nadie me puede ayudar: muchas personas se sumen en la desesperanza cuando un dolor y creen que
nada ni nadie les podra quitar esa sensación. La verdad es que hoy en día existen muchas terapias y
tratamientos para manejar este problema.

Barrera del profesional de salud.
1.Poco tiempo para oir: el médico requiere tiempo y mucha paciencia para explorar el dolor de un paciente . La
medicina actual no ofrece esa posibilidad y las consultas, se realizan en lo menos posible, dejando muchas
preguntas en el tintero.

2. Falta de entranamiento en dolor: sólo un grupo de medicos, los anestesiologos, saben de el tema del dolor.
los demás medicos no lo conocen a profundidad porque en las facultades de medicina el tema es tocado
tangencialmente y solo en algunas universidades. Se cree que todos los médicos deberían manejarlo.

Barreras del sistema
1. los sistemas de salud no estan diseñados para darle el soporte al paciente en caso y para involucraral
paciente en casa y para involucrar al enfermo y a su familia en el tratamiento. En Colombia los paciente tienen
derechos a recibir atención en este tema.

El especialista
A sus 35 años el colombiano Alejandro Jadad es una de las personas con más conocimiento sobre el manejo
del dolor en el mundo. Su interés por el tema nació cuando aún era estudiante de medicina en la Universidad
Javeriana y empezó a investigar a cerca del poder curativo de los narcótcos. Después de graduarse en
anestesiologia recibió una beca para estudiar en la Universidad de Oxford, en Inglaterra, uno de los centros
más prestigiosos en el cuidado del dolor. Allí demostró que la morfina sí podía aliviar el dolor neuropático.
Después obtuvo un doctorado en filosofia en Balliol College, Oxford, y de ahí partió para la Universidad
MacMaster, en Canadá, sit o donde la frase 'medicina basada en evidencia' fue acuñada. Este movimiento
busca que las decisiones en medicina se hagan de acuerdo con evidencias concretas y medibles. Jadad puso
en práctica este principio y encontró que las guias para el manejo del dolor propuestas porla Organización
Mundial de la Salud no estaban validadas en ninguna parte. Recientemente su interés se ha enfocado en la
participación de los pacientes en la toma de decisiones para su tratamiento. Este año fue incluido en la lista
de los 40 personajes más exitosos de Canadá por su contribución a la investigación, la educación y al
bienestarde la gente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.