Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2013 12:00:00 AM

Las mujeres buscan vetar videos íntimos en la red

Aumentan los casos que buscan ilegalizar las webs que publican sin permiso desnudo de exnovias o examantes.

Es algo natural pero hay hombres que aún no lo logran entenderlo: cuando una mujer termina con su exnovio o su examante, éste ya no tiene ningún derecho sobre ella. Ninguno. Ni siquiera en el ciberespacio. Sin embargo, muchos se abrogan el derecho de revivir esos instantes íntimos y los cuelgan en la red. ¿Fría venganza, acto de desespero? Sea cual sea la respuesta, los colectivos de mujeres que quieren ponerle freno a esta nociva práctica va en aumento.

En Estados Unidos, por ejemplo, hay varias organizaciones de mujeres que cada día ganan más visibilidad. Se trata, según cuenta el diario El País de Madrid, de demandantes –muchas de ellas han perdido sus trabajos por la publicación de las fotos– que ahora se centran en llevar a los estrados judiciales a los responsables de las páginas web que aceptan poner estos videos.

Las mujeres, sin embargo, deben enfrentarse a la sección 230 de una ley de 1996 (Communications Decency Act). Una normativa que especifica que las webs no pueden hacerse responsables de lo que sus usuarios cuelgan, aunque sea material difamatorio o invada la privacidad. En pocas palabras, la web no tiene por qué vigilar las fotos pornográficas que se publiquen y tampoco tiene por qué retirarlas si el afectado se queja, aunque sí debería hacerlo si se incumplen los derechos de propiedad.

En el pasado, varias webs también ganaron popularidad por actuar como intermediarias del temido ‘revenge porn’, como las ya extintas páginas universitarias AutoAdmit y JuicyCampus o la más polémica de todas, ‘Is Anyone Up?, el foro que comenzó uno de los hombres más odiados de la red y el ‘rey’ del revenge porn en EEUU, Hunter Moore.

En la página, ex novios y ex amantes colgaban fotos explícitas de sus ex y las acosaban de tal manera que incluso aportaban información personal. La web acabó cerrando –tenía más de 30 millones de páginas vistas al mes y conseguía unas ganancias de unos 13.000 dólares mensuales– tras un investigación del FBI relacionada con la publicación de fotos de menores. Moore ha vuelto a la palestra estos días, al anunciar que lanzará una nueva web muy similar a la anterior y que, avisa, no va a tener reparo, en poner en la red información personal de las afectadas.

El País cuenta que frente a esta oleada de ciberacoso, la plataforma ‘End Revenge Porn’ ofrece información legal y asistencia a las afectadas, además de formalizar una iniciativa para tratar de ilegalizar el porno vengativo en la red.

La encargada de gestionar el proyecto, ‘Sarah’ (prefiere permanecer en el anonimato), es una víctima más. “Un ex novio colgó fotos que compartimos en la intimidad durante los tres años que duró nuestra relación a distancia. Lo hizo después de que supiese que estaba saliendo con otro chico. Añadió mi nombre, mi dirección de mail, la ciudad en la que resido y dónde trabajo. No soy ninguna geek, pero con una simple búsqueda de Google aparecían esas fotos con mi nombre en más de 20 páginas”.
¿Qué hizo la afectada? “Visité tres comisarías de policía, fui al FBI y recurrí a numerosos abogados para tratasen de ayudarme. La policía se negó a hacer un informe, el FBI dijo que no era un tema de seguridad nacional y los abogados no me pudieron ayudar porque no tenía el dinero suficiente para asumir los gastos. Todo el mundo insistía en que la ley permite estas webs porque las fotos o videos se convierten en propiedad de alguien si lo has compartido con él”.

Sarah asegura que el ‘revenge porn’ puede “acabar” con la carrera profesional de la víctima. “Afecta sobremanera a tu currículo. En muchos trabajos si con una simple búsqueda en internet (Facebook, LinkedIn, Twitter, resultados de Google) aparecen fotografías pornográficas asociadas a la empleada, puede significar la no contratación o el despido inmediato porque muchas empresas no quieren estar relacionadas con esto”.

Las consecuencias personales también pueden ser nefastas. “Lo más terrible del porno vengativo o, como algunos lo llaman, ciberviolación, es que se repite una y otra vez. Cada vez que alguien ve sus fotos en una nueva web, cada vez que reciben mensajes acosadores en su mail, o llamadas hablando sobre las fotos, vuelven a convertirse en víctimas, por lo que el trauma nunca desaparece. Es lo peor que haya podido experimentar”. Tal y como explica, sólo en 2011 había más de 100.000 mujeres con perfiles en webs de porno vengativo.

Pero al margen de los aspectos legales y el manido debate sobre “lo cuidadosas que deben ser las mujeres al compartir material íntimo”, cabe destacar las conclusiones que la columnista Jil Filipovic destacó recientemente en The Guardian sobre este tema: “No existen webs populares de porno vengativo con fotos de hombres desnudos porque como sociedad no pensamos que sea degradante o humillante que un hombre sea sexualmente activo [...] En el fondo, las webs de ‘revenge porn’ no son sobre mujeres desnudas; para eso ya hay muchas en las que posan con su consentimiento. Todo esto trata sobre odiar a las mujeres, divertirse viendo cómo se viola su intimidad e hiriéndolas”.

Por eso, Sarah ella dice que llegó la hora en que las mujeres del mundo se unan y frenen para siempre esta censurable práctica. Porque cuando una mujer dice “no más” es “no más”. Así, algunos machistas heridos no entiendan tan sencilla frase.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.