Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/2013 4:00:00 AM

“Las mujeres hoy se sienten menos culpables de tener fantasías sexuales”

La periodista británica Emily Dubberley, especialista en temas de sexo, habló con SEMANA acerca de los sueños eróticos de las mujeres en el siglo XXI.

Semana.com: ¿Qué tanto han cambiado las fantasías sexuales de las mujeres en los últimos 40 años?

Emily Dubberley: Muchas de las fantasías que identificó Nancy Friday en 1973 y publicó en su revolucionario libro My Secret Garden persisten hasta nuestros días. Entre ellas están la sumisión, la dominación, el exhibicionismo, el voyerismo, el sexo grupal y las experiencias lésbicas.

Sin embargo, han surgido nuevos tipos de fantasías, que obedecen a lo que yo llamo fluidez de género. Muchas entrevistadas señalaron que les excitaba ponerse un cinturón y disfrazarse de hombres. Otras afirmaron que su sexualidad y sus sentimientos hacia las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transexuales cambiaron con el paso de los años. Por eso dedico un capítulo entero a la fluidez de género en mi libro.

Las mujeres hoy se sienten menos culpables acerca de sus fantasías, posiblemente debido a que en la sociedad hay mayor aceptación del sexo. Sin embargo, eso no quiere decir que se sientan cómodas de compartir sus fantasías con su amante. Mientras algunas lo disfrutan, otras lo ven como algo personal y exclusivo para su propio placer.

Dicho esto, muchas mujeres mencionaron que han cumplido al menos algunas de sus fantasías, sobre todo las relacionadas con sexo grupal y sadomasoquismo. El éxito de la trilogía erótica Cincuenta sombras de Grey ha aumentado, según cifras oficiales, la venta de juguetes sexuales, así que puede decirse que los límites entre la realidad y la fantasía son cada vez más estrechos. 

Eso no quiere decir que todas deseen que se vuelvan realidad, pues muchas de mis entrevistadas fueron muy claras en señalar que no querían vivirlas, particularmente cuando estas incluían actividad no consensuada. Pero ciertamente algunas sí quieren cumplirlas, y el crecimiento de la industria de los juguetes sexuales sumado al auge de internet lo hace mucho más fácil. 

Semana.com: ¿Cuáles son las fantasías sexuales de la mujer contemporánea?

E.D.: Son muy diversas. Un tercio de las encuestadas se imaginaba en una posición sumisa, como lo revelaron investigaciones anteriores, pero muchas de ellas también se veían en el rol dominante, lo que se conoce como ‘switch’ en una escena de fetichismo. Las que tenían fantasías como una ‘dominatrix’ iban desde ser la típica femme fatale que doma al macho hasta otros actos más pervertidos. 

La siguiente categoría más popular es la del sexo grupal, que abarca a personas de todos los géneros, pero que por lo general posiciona a la mujer como el centro de atención. Entre las más comunes de este grupo está el ‘gang bang’ (una mujer que tiene sexo con varios hombres al mismo tiempo) y una orgía en un baño de chocolate.  

También están las fantasías en pareja, ya sea con un amante de la vida real, una celebridad o alguien de otra orientación sexual. Algo llamativo es que no encontré muchos casos de las fantasías tradicionales en que una mujer es rescatada por un príncipe azul que la lleva a una locación romántica, con velas y bajo la luna llena, para tener una noche de pasión. 
 
Hay casos de fantasías esotéricas o paranormales donde una mujer es seducida por un vampiro y tiene sexo en un bosque. Esto refleja la tendencia actual de la franquicia de Twilight y True Blood. Las fantasías de las mujeres se ven muy influenciadas por lo que se ve en los medios masivos, así sean relatos de ficción. Sospecho que Game of Thrones es una fuente de fantasías. 

Lo cierto es que no hubo dos mujeres que describieran una misma fantasía con la misma motivación, lo cual sugiere que estas son muy personales y subjetivas. Los medios son una fuente de inspiración pero como las fantasías son un reflejo del subconsciente permiten tomar lo que se ve y adaptarlo a los propios deseos. 
 
Semana.com: Las mujeres son mucho más liberales y menos dependientes de los hombres en la actualidad. ¿Cómo influye esto en sus fantasías y la forma en que conciben el placer sexual?

E.D.: Las voluntarias que entrevisté no tuvieron tapujos a la hora de hablar de su sexualidad y se mostraron muy abiertas a la diversidad de género, algo que raramente se ve en los medios. De hecho, no todas se encasillaron como heterosexuales. La mayoría afirmó que su sexualidad y sus sentimientos hacia las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transexuales, cambiaron con el paso de los años.

Nancy Friday dijo en su momento que las mujeres son las que se dan permiso de ser sexuales al compartir sus experiencias. Yo estoy completamente de acuerdo. Hoy día a las mujeres se les juzga menos por ser sexuales, en parte gracias a trabajos como los de Friday y de otros autores que vinieron después como Shere Hite y Erica Jong. Por eso son más libres de explorar su cuerpo y hacer realidad sus fantasías. Sin embargo, a pesar de que el panorama es mejor hoy que en 1973, las actitudes negativas todavía abundan, tal y como lo muestran varias páginas como www.unslutproject.com. Aún queda un largo camino por recorrer. 

Semana.com: ¿Qué tanto ha influenciado el auge de la pornografía a las fantasías de las mujeres?

E.D.: El porno estuvo relativamente ausente de las fantasías que recopilé.  De hecho, pocas dijeron haberse inspirado en este tipo de material. Como dije anteriormente, lo que muestran los medios masivos parece tener mayor influencia. Los efectos del porno suelen ser exagerados, con muchas estadísticas dudosas difundidas por los medios.

Muchas voluntarias señalaron que la forma en que el sexo es definido por los medios limita sus experiencias, pues no refleja sus deseos y casi se siempre se centran en el coito, el cual es apenas una pequeña parte de las fantasías sexuales femeninas. Para ellas también son importantes las nalgadas, los masajes, las cosquillas, observar y ser observadas, esparcirse agua u otros líquidos en el cuerpo y muchas cosas más. 

Semana.com: Para finalizar, ¿qué tan distintas son las fantasías sexuales de las mujeres a las de los hombres?

E.D.: Tendría que realizar una investigación similar sobre las fantasías sexuales masculinas para dar una respuesta completa acerca del tema. Sin embargo, la mayoría de estudios sobre el tema sugieren que los hombres y las mujeres no son tan diferentes. Yo creo que cada persona tiene necesidades similares por naturaleza como tener fantasías en las que se ven envueltos el poder, el deseo, la excitación, el control o la aceptación en distintos niveles, sin importar el género. 

Una investigación que consulté, y menciono en mi libro, encontró que las fantasías sexuales masculinas y femeninas son diferentes en la juventud, pero con el paso de los años se parecen más debido a que el nivel de testosterona y estrógeno disminuye. Esto sugiere que las mujeres y los hombres no son tan diferentes y que la guerra de los sexos no existe. Al menos no en lo que se refiere a fantasías sexuales. También hay muchas investigaciones que afirman que las mujeres son igual de sexuales a los hombres. Pero para que exploten ese potencial deben ser juzgadas de la misma forma que ellos. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.