Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/06/25 00:00

Las nuevas reglas

Después del éxito del libro ‘Las reglas para atrapar marido’ sus autoras lanzan un manual sobre cómo conservarlo.

Las nuevas reglas

En 1995 Ellen Fein y Sherrie Schneider publicaron Las reglas, un manual para atrapar marido que aconsejaba a las mujeres hacerse las difíciles, a trotar siempre con la boca pintada, a nunca reírse a carcajadas frente al hombre de sus sueños ni a tener la iniciativa de llamarlo o sacarlo a bailar. El libro logró vender 2.000.000 de copias, coronarse como el más vendido entre la lista de The New York Times y convertirse en la Biblia de cientos de mujeres en el mundo, quienes seguían al pie de la letra los consejos para pescar al príncipe azul.

Ahora las autoras del exitoso libro decidieron escribir la segunda parte. Se trata de Las reglas: secretos probados por el tiempo para hacer que su matrimonio funcione. En este nuevo manual las escritoras incluyen un listado de normas que las mujeres deben seguir cuando ya han logrado atrapar al hombre de su vida. Son 45 normas, 35 más de las que se plasmaron en el primero, lo cual habla ya de por sí de que es más fácil conquistar a un hombre que conservarlo.

El lema general ya no es parecer misteriosas criaturas sino mujeres sumisas dispuestas a complacerlos. Según la guía las mujeres deben consentir ver películas porno a su lado aunque las detesten. También deben sonreír cuando los vean, sin importar si llegan tarde del trabajo y no ofrecen explicaciones por su tardanza. Tampoco hay que presionarlos para hablar y hay que darles espacio y tiempo para que estén solos. Por ningún motivo es conveniente recordarles los defectos y mucho menos si ya los conocían cuando se casaron. Pero sobre todas las cosas hay que estar dispuestas a tener sexo cuando ellos lo quieran pues en la cama son ellos quienes mandan. “Si él tiene deseos y usted no dígase a sí misma: `pensándolo bien son sólo 10 minutos y él va a quedar muy agradecido´. Después de eso es muy probable que él sea muy generoso con su esposa por un buen rato”. También recomiendan un poco de independencia —o al menos crear esa impresión— y mantener una serie de intereses propios que la mantengan ocupada.

Aunque Ellen Fein, una de las autoras, no está felizmente casada pues se separó de su marido después de 16 años de matrimonio, ambas aseguran que estas guías son muy efectivas. “No nos inventamos esto, explican, de hecho nos gustaría darles consejos diferentes a nuestras congéneres pero estas ideas están basadas en la naturaleza humana y, gústeles o no, funcionan”. Fein y Schneider aseguran que los hombres reaccionan ante el desafío, les gusta que alguien les aumente el ego y quieren sentirse a gusto en casa, lejos de todos los problemas. Por eso los regaños, las quejas y las críticas están prohibidas.

En un comienzo las seguidoras de estas dos mujeres y sus reglas se sintieron un poco traicionadas al conocer que Fein se había divorciado mientras escribía la secuela del primer libro. Lo mínimo que esperaban es que quienes recomendaran estos mandamientos tuvieran un matrimonio intachable. Sin embargo las dudas fueron disipadas cuando Fein relató que ella era la que había pedido el divorcio y no él. “Las reglas traen resultado. Mi caso fue una excepción y se arruinó por la fama y el éxito”.

Los hombres son los que con mayor beneplácito han recibido el libro. Las seguidoras de este par de autoras también lo ven como un valioso aporte a sus vidas de pareja y lo recomiendan diciendo que sus consejos son realistas, pragmáticos y reveladores. Pero otras mujeres han catalogado las recomendaciones de retrógradas y machistas. “Me parece intolerable tener que quedarme callada y aceptar todo lo que él quiera para tenerlo contento”, dice una mujer de 30 años que vive con su pareja. “Las situaciones deben ser naturales y sinceras y no meditadas y calculadas”, agrega.

Como sucedió con el primer libro, las feministas también pusieron el grito en el cielo con las reglas para el matrimonio. Según Regina Barreca, una profesora de inglés de la Universidad de Connecticut que ha protestado públicamente por este libro y el anterior, afirma que las reglas de Fein y Schneider lo único que promueven es que las mujeres borren sus verdaderas personalidades y adopten comportamientos manipuladores. Otros opinan que es triste ver que en lugar de fomentar ideas como el amor sincero se le dé más importancia a tácticas poco claras. “Las niñas deberían crecer con la idea de que van a ser amadas por un hombre por ser quienes son”, dice Barreca.

Fein y Schneider no se preocupan por sus detractores y dedican su energía a mantener contentas a sus seguidoras. El culto a las reglas ha generado un miniemporio que incluye venta de tarjetas, revistas e incluso una marca de lápiz labial. También ofrecen asesoría individual vía e mail o telefónica a un costo de 600 dólares la hora. Los seminarios para atrapar novio y para mantenerse en el matrimonio están a 100 dólares por persona. Y en los ratos libres preparan un nuevo libro que se centrará en las reglas que deben tener las mujeres que quieren conquistar hombres en el ciberespacio.

Y por si todo sale mal y aun aplicando las reglas al pie de la letra los consejos el marido se les escapa, las autoras recomiendan manejar el divorcio con dignidad. No lo odie por haber ‘arruinado’ su vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.