Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2001/08/27 00:00

Lazos de sangre

Nace el primer club de donantes voluntarios de sangre para aliviar el déficit de este elemento en el país.

Lazos de sangre

Segun la Organización Mundial de la Salud (OMS) por cada 1.000 habitantes deberían existir 40 a 45 donantes pero en el país el registro es de apenas 11 a 15. Esto hace que en clínicas y hospitales se presente un déficit permanente de este líquido vital. En las áreas rurales del país sometidas al flagelo de la violencia la situación es peor. Muchos pacientes en esas zonas necesitan una transfusión de sangre para sobrevivir pero se hallan con el obstáculo de que no hay inventarios en los bancos de sangre y no se encuentran donantes y muchos de ellos mueren por esta causa.

Esta situación se debe en gran parte a que no existe la cultura de donación. La mayoría de las personas dona sangre sólo cuando hay un familiar muy cercano en peligro. La gente argumenta que le tiene miedo a las agujas o que no dan con el momento para hacerlo. Otros exigen un pago por donar y aunque la sangre es muy valiosa porque puede salvar vidas en Colombia se prohíbe pagar por ella. Los mitos van tan lejos que algunos creen que donar sangre engorda y por eso se abstienen de hacerlo.

Para cambiar estos prejuicios y aliviar la situación de déficit la facultad de ciencias de la Universidad Javeriana estableció la fundación Davida, un club de donantes voluntarios que busca educar a las personas para que surta sangre regularmente. De esta manera se podrá establecer una red que suministre este producto a los hospitales de la ciudad cuando se necesite.

El proceso para donar es sencillo. La persona se presenta en el puesto fijo de recolección de sangre ubicado en el edificio Arboleda de la Universidad Javeriana. Allí deberá completar un cuestionario relacionado con hábitos, historia médica, etc. Si pasa esta prueba se le extrae la sangre y luego ésta se estudia con modernos equipos para descartar enfermedades. Si la sangre tiene garantía de calidad ingresa a un banco de datos, en el cual se encuentran, además del nombre, el tipo de ésta y teléfonos en que se pueda contactar. Esta persona puede regresar en cuatro meses (si es hombre debe esperar cinco meses) y someterse al mismo proceso.

Una de las ventajas del banco de datos es que cuando hay un herido que requiere una transfusión de un tipo de sangre muy escaso o de plaquetas, para lo cual se necesita que haya compatibilidad, en este banco de datos se puede conocer quién es el donante adecuado.

Además de ser una excelente ayuda humanitaria quienes lo hacen procuran tener una vida sana y organizada. “Por lo general son personas que llevan una vida sexual estable, se alimentan bien y evitan los excesos de alcohol”, afirma Gira Pinzón, bacterióloga especializada en hematología. Así mismo estas personas son más saludables gracias a que su sangre se está renovando constantemente.

Los tipos más solicitados son el 0+ debido a que es donante universal. También lo es el 0- pues es un tipo de sangre muy exiguo en este país. “Estas personas deben ser más conscientes de la situación y de la necesidad de ser donantes”, dice la experta.

El club es el primero en Latinoamérica y desde su fundación -—a principios del año— hasta hoy ha recibido 900 donantes. Pero la idea es formar una gran red a nivel nacional para que los pacientes no mueran por falta de sangre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.