Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1994/10/10 00:00

LIGAS MAYORES

Colombia ha sido elegida por las Ligas Iberoamericanas Contra el Cáncer, como país piloto para un gran programa de prevención.

LIGAS MAYORES

LA SEMANA PAsada quienes hablaban de prevención del cáncer en los medios de comunicación no eran las habituales voluntarias de la Liga Colombiana, sino un grupo de entusiastas españoles, miembros de la Asociación Española Contra el Cáncer quienes lanzaron -junto con sus pares colombianos- el programa "Latinoamérica Contra el Cáncer", que es financiado por la Unión Europea de Cooperación para la Salud. Se trata de un proyecto que se realizará en tres países -Costa Rica, Paraguay y Colombia- como experiencia piloto. "Consciente de la importancia que tiene el cáncer como problema sanitario, desde 1987 Europa puso en marcha el programa de prevención. Ahora quiere hacer partícipe de esta experiencia a Latinoamérica", explica el director del Proyecto, doctor Ricardo Alba.

En pocas palabras, lo que los europeos han aprendido en estos siete años de lucha contra la mortal enfermedad, es que la mayoría de las medidas para el control del cáncer cuestan poco y benefician mucho. Se trata de un mal que -como el sida- puede combatirse en forma muy efectiva a través de la educación, ya que la mayoría de los agentes que lo causan son externos, es decir obedecen a factores ambientales y hábitos de vida. "La finalidad del programa es contribuir a la reducción de la incidencia y la mortalidad por cáncer en estos países. De promover la disminución de comportamientos de riesgo relacionados con el cáncer", dice el director del proyecto. Específicamente se trata de incrementar la información para propiciar un cambio de actitudes así como ampliar las estrategias de prevención y detección precoz. Dependiendo del éxito de este programa, la Comisión de la Unión Europea lo ampliará a todos los países latinoamericanos.

La importancia de la prevención se basa en el hecho de que tres cuartas partes de los factores que originan enfermedades cancerígenas son externos. Dicho de otra manera: más del 75 por ciento de estas enfermedades son potencialmente evitables si se toman medidas para protegerse de los agentes que las causan. En un folleto editado por la Liga Colombiana Contra el Cáncer (ver recuadro) se establecen seis puntos de prevención primaria, cuyo propósito es disminuir la incidencia y prevalencia de algunos tipos de cáncer que pueden evitarse, y cuatro puntos de prevención secundaria, con el fin de disminuir la mortalidad y aumentar la calidad de vida de las personas afectadas, mediante el diagnóstico precoz y el conocimiento de los signos de alarma más frecuentemente. De lo que se trata es de difundir entre la población un mensaje urgente pero positivo: que el cáncer se puede prevenir y se puede cursar. Y que las posibilidades de curación son mucho mayores cuanto más precoz sea su diagnóstico.


LOS 10 MANDAMIENTOS CONTRA EL CANCER

1. MANTENER UN COMPORTAMIENTO SEXUAL SANO Y UNA ADECUADA HIGIENE SEXUAL. Al disminuir el número de infecciones transmitidas en las relaciones sexuales, se disminuve el riesgo de cáncer. Infecciones tales como las originadas por el condiloma y el virus herpes tipo II constituyen, la mayoría de las veces, el primer eslabón del desarrollo de determinados cánceres femeninos.


2. EVITAR EL EXCESO DE PESO Y COMER FRECUENTEMENTE FRUTAS, CEREALES Y LEGUMBRES. Existe evidencia de estudios que relacionan algunas alteraciones nutricionales con una mayor frecuencia de aparición de carcinomas.


3. NO CONSUMIR TABACO Y RESPETAR AL NO FUMADOR. Está demostrado científicamente y estadísticamente que fumar no solo aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, laringe o vejiga (entre otros), sino que además se ha relacionado con enfermedades respiratorias y cardiovasculares. No solo la cantidad sino la calidad de vida de los fumadores está disminuida, incrementándose excepcionalmente los riesgos de patologías para el organismo, en relación con la precocidad en el inicio del consumo.


4. MODERAR EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHOLICAS. Existe una relación estimada entre el consumo de alcohol y el 3 por ciento de las enfermedades cancerígenas. Se considera que para un adulto sano es periudicial la ingesta de más de dos copas diarias de bebidas alcohólicas.


5. PROTEGERSE DURANTE LA EXPOSICION AL SOL. La exposición solar excesiva es un importante agente causante de patologías cutáneas. Este papel patogénico del sol viene determinado por la cantidad de radiación y las características físicas del individuo. En las últimas décadas se ha constatado un incremento en las tasas de incidencia de los carcinomas, atribuidos en parte al deterioro de la capa de ozono.


6. SEGUIR LAS RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD, SIEMPRE QUE ESTE EXPUESTO A SUSTANCIAS CANCERIGENAS. Quienes por cuestiones de trabajo tengan que maniular sustancias con un potencial cancerígeno conocido, deben seguir de forma estricta las instrucciones de seguridad, adoptar una adecuada protección personal y solicitar exámenes regulares.


7. ACUDIR REGULARMENTE A REALIZARSE UNA CITOLOGIA. El cáncer de cuello uterino representa la primera causa de muerte por enfermedades cancerígenas en la mayoría de los países latinoamericanos, cuando en Europa son hoy de una mínima mortalidad. El descubrimiento del examen citológico ha contribuido a que estas estadísticas hayan disminuido en un 50 por ciento en los últimos 40 años, debido a la detección precoz y al tratamiento. Mediante la prueba PAP es posible detectar un carcinoma en etapa muy temprana, con elevadas posibilidades de obtener una completa curación. Este examen debe ser realizado periódicamente a todas las mujeres sexualmente activas yo mayores de 18 años.


8. HACER EL AUTOEXAMEN DE SENOS MENSUALMENTE Y, A PARTIR DE LOS 45 AÑOS, UNA MAMOGRAFIA ANUAL. El cáncer de mama es el segundo más común en la mujer latinoamericana. El autoexamen le permite conocer su cuerpo y detectar cualquier alteración que aparezca. Otro factor importante para el diagnóstico precoz en mujeres mayores de 45 años es la mamografía, técnica que permite identificar tumores que pueden ser diagnosticados antes de lo que sería posible mediante la palpación manual. Estas medidas permiten detectar el cáncer de mama en un estadio incipiente, con lo cual la cirugía es más conservadora, las posibilidades de curación más elevadas y se consigue una mejor calidad de vida.


9. CONSULTAR AL MEDICO EN CASO DE APARICION DE UN BULTO, LLAGA O HERIDA QUE NO CICATRIZA Y CAMBIO DE COLOR DE UN LUNAR O VERRUGA. La importancia de vigilar los cambios que tienen lugar en el cuerpo radica en que éstos pueden ser los únicos signos de alarma ante la aparición de determinadas enfermedades cancerígenas.


10. CONSULTAR AL MÉDICO EN CASO DE PERDIDA DE PESO INJUSTIFICADA, MOLESTIAS GASTRICAS O CAMBIOS EN SUS HABITOS INTESTINALES, Y TOS, RONQUERA O DIFICULTAD AL TRAGAR. Ante cualquiera de estas alteraciones, no justificadas, se debe consultar con el médico para que proceda a la realización de pruebas diagnósticas que descarten la presencia de enfermedades cancerígenas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.