Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/24/2013 1:00:00 AM

Lo malo de seguir a un perdedor

Todo fanático sabe la profunda tristeza que deja en el alma ver perder a su equipo favorito.

Todo fanático sabe la profunda tristeza que deja en el alma ver perder a su equipo favorito. Pero nadie habría imaginado que eso también pudiera dejar consecuencias negativas para la salud física. La semana pasada un estudio reciente reveló que los hinchas de los equipos perdedores tienden a comer más comida chatarra no solo durante el evento deportivo sino al día siguiente de la derrota.

La investigación se llevó a cabo durante dos años en más de 24 ciudades de Estados Unidos y con un grupo de aficionados franceses. Gracias a esta se pudo observar que los fanáticos de los equipos perdedores prefieren los alimentos ricos en grasas y azúcares. Mientras tanto, los seguidores de los victoriosos llevan una dieta más ligera basada en frutas y verduras y pocas frituras y dulces. Mientras más devoto es el fanático más se observan estos efectos.  

Según los autores del trabajo, los perdedores recurren a la comida chatarra como mecanismo de defensa. Y si bien los expertos no pueden siquiera sugerir que la persona cambie de equipo, en caso de tratarse de un perdedor habitual, ofrecen un remedio casero a los afectados: ante el fracaso deportivo, escribir en un papel una lista de cosas importantes en sus vidas. Esta técnica, conocida como autoafirmación, elimina los efectos secundarios de la derrota. El estudio apareció en la última edición de la revista Psychological Science.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.