Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/9/2012 12:00:00 AM

Lo malo de tener un jefe 'ogro'

Un estudio reciente asegura que además de generar infelicidad, la mala relación con un superior afecta la salud, las relaciones familiares, el rendimiento y el nivel de autoestima.

Una de las peores pesadillas para un trabajador es caer en manos de un jefe difícil. Este tipo de líderes se caracterizan por ser personas inflexibles, irritables, intolerantes e irrespetuosas con sus trabajadores. Además, creen tener siempre la razón, no se preocupan por el crecimiento ni el bienestar de sus empleados y suelen tener problemas para comunicarse.
 
Quienes han tenido que lidiar con este tipo de jefes saben lo que es padecer esta situación, pero no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, y es preferible buscar otros horizontes cuando el ambiente laboral se vuelva insoportable.
 
Un estudio reciente realizado en la Universidad François Rabelais, en Francia, demostró que tener un mal jefe afecta la vida familiar, aumenta el riesgo de sufrir infarto e inclusive daña la moral del trabajador. Los autores de la investigación concluyeron esto después de entrevistar a más de 1.000 empleados de pequeñas y grandes empresas.
 
A cada uno se le preguntó sobre el ambiente laboral en el que vivían a diario, su nivel de autoestima, el nivel de lealtad que sentían por la compañía y el estilo de trabajo de sus jefes. Además, se les pidió que dijeran con cuál de estas frases se identificaban más: "mi jefe me pregunta si quiero hacer cambios en mi trabajo y me permite hacerlo", "mi jefe me motiva solamente al hacerme sentir culpable por no estar haciendo lo suficiente" y "la empresa muestra poco interés por mí".
 
Los resultados revelaron que los trabajadores son más infelices y menos productivos cuando sus jefes se la pasan vigilándolos, no los dejan ser autónomos y no los motivan. Además, el nivel de satisfacción empeora si la compañía no le da apoyo ni reconocimiento suficiente. El estudio fue publicado en la revista Journal of Business and Psychology.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.