05 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Los artistas que traen plantas a la vida

BBC

CIENCIANingún programa digital ha logrado superar el arte de la ilustración botánica científica, que con base en flores prensadas y hojas secas, logra la "resurrección" de especímenes de décadas y siglos.

Los artistas que traen plantas a la vida. Ilustración de Lucy Smith de Gustavia longifolia, planta nativa de la Amazonia.

Ilustración de Lucy Smith de Gustavia longifolia, planta nativa de la Amazonia.

La artista, nacida en Australia, es una de las ilustradoras botánicas a las que recurren los expertos del vasto Herbario de Kew, que cuenta con más de siete millones de especímenes.

Los botánicos trabajan en estrecha colaboración con Smith, que a partir de materiales como trozos de hojas sec
as, flores prensadas y frutas preservadas en alcohol produce ilustraciones tridimensionales de valor científico.

"La ilustración botánica científica no es muy conocida o comprendida. Se sabe más sobre las pinturas coloridas y hermosas. Pero en el caso de la ilustración científica hay reglas estrictas y los dibujos se vuelven trabajos de referencia para el futuro", le explicó Smith a BBC Mundo.

Cuando visité a la ilustradora en el Herbario, trabajaba con material seco de una planta recolectada en la Amazonia en la década del 40. La planta será reclasificada como una nueva especie y un experto de Kew requiere un dibujo preciso para acompañar su publicación.

Uno de los científicos con los que trabaja más estrechamente Smith es el doctor William Baker, director de investigaciones sobre palmeras en Kew Gardens.
 
"Una ilustración científica vale mil palabras", le dijo Baker a BBC Mundo.

"Resume todas las características clave de la planta en una sola hoja y es mucho más accesible que una descripción técnica. Ilustradores de gran habilidad como Lucy logran con sus disecciones meticulosas dar vida a los especímenes secos".

Cerca de 2.000 plantas nuevas son descritas científicamente cada año, el 10% por expertos de Kew que requieren ilustraciones de valor científico.

Pero ¿cómo es posible que en esta era de tabletas y programas digitales, el trabajo manual de ilustradores como Smith no haya sido sustituido o superado?

"Las fotos, por ejemplo, son valiosas, pero no capturan todos los detalles esenciales, especialmente cuando algunos sólo pueden ser observados en un microscopio", explicó Baker.

"Recientemente se ha experimentado con ilustración botánica digital y las imágenes son muy bellas, pero no se comparan con el trabajo manual. No hay programas digitales que generen ilustraciones comparables, se pueden preparar diagramas con base en fotos con software gráfico, pero nada puede superar la sutileza y la precisión que logra un artista talentoso con su capacidad de captar detalles. Es la habilidad del artista la que puede traer a la vida un espécimen marchito".
 
"La esencia de la planta"

Es difícil imaginar cómo las plantas prensadas se transforman en ilustraciones tridimensionales.

"A veces, si hay más de una flor, puedo humedecer una para que recobre su carácter tridimensional. En otras ocasiones debo desplegarlas en mi imaginación porque son demasiado frágiles para hacerlo físicamente".
 
"Comienzo, por ejemplo, mirando los ángulos de las ramas, que delatan la historia de las hojas, miro y cuento las venas en la parte posterior de la hoja, la textura en su superficie. Las disecciones me permiten ilustrar cortes longitudinales o transversales".

Smith observa el material con un microscopio estéreo, que le permite al mismo tiempo ver la imagen de la semilla o la flor y su mano sobre la hoja en blanco, como si estuviera dibujando directamente sobre los contornos del material.

Algunas semillas miden apenas dos a cuatro milímetros, pero el microscopio permite magnificarlas hasta 36 veces.

Todas las imágenes que representan ramas, hojas, flores o frutos, o la planta completa, deben caber en una sola hoja. Los dibujos, primero en lápiz y luego en tinta, se realizan en constante diálogo con los botánicos, y la mayoría son en blanco y negro. "Son más fáciles de reproducir y además lo importante no es el color. Es la estructura lo que hace única a la planta", afirmó Smith.

"Es algo mágico, capturar la esencia de la planta viva. Por eso es importante para este trabajo comprender y amar las plantas, sentir cómo eran cuando estaban vivas”.

Smith estudió arte y aprendió botánica en forma empírica, a través de su trabajo. Su especialidad es la ilustración de palmeras y uno de sus proyectos actuales con el Jardín Botánico de Londres es una colaboración internacional, el libro Palmeras de Nueva Guinea, que contará con 250 de sus ilustraciones.
 
Esta profesión también cuenta con apasionados en América Latina. Uno de los premios más prestigiosos en ilustración botánica científica es el "Margaret Flockton Award", concedido por los jardines botánicos de Australia. El primer premio de la edición 2012 fue para el artista brasileño Klei Sousa.

"Cuando terminé la carrera de biología, comencé a tomar cursos de ilustración. Mi profesora de botánica siempre me había incentivado para seguir esta carrera. Es una profesión increíble y desafiante, cada día se aprenden nuevas técnicas, nuevas formas de representación", le dijo Sousa a BBC Mundo desde Sao Paulo.

"La mayor parte de mis clientes solicita ilustraciones para publicaciones científicas, por ejemplo, debido a la revisión de géneros botánicos, descripción de especies nuevas o estudios de la flora de determinada área".

"Pueden ver la imagen de Orthophytum argentum que ilustré para una publicación sobre una nueva especie de bromelia. También hago ilustraciones para divulgación en libros y camisetas, como Euterpe edulis, palmera conocida como 'palmito-juçara'. La imagen fue utilizada en camisetas por una ONG para conmemorar el día del árbol".

El poder de dibujar
 
¿Cuáles son los requisitos principales para un ilustrador botánico?

Para Lucy Smith, lo importante es "además de curiosidad y un interés por la ciencia, sentir pasión por la Naturaleza y por los detalles".

"Después de haber estudiado ilustración botánica, nunca verás una planta de la misma forma. No puedo imaginar ver un árbol y simplemente decir: '¡Qué lindo árbol!', sin preguntarme de qué familia es o cómo se ven sus flores o frutos. Nos volvemos más despiertos a los detalles de la naturaleza".

Pero aun a quienes no elijan esta profesión, Smith recomienda dos herramientas poderosas: lápiz y papel.

"Yo les recomiendo a los lectores que dibujen lo que vean. Cuando dibujamos una flor o una planta la vemos con nuevos ojos, comenzamos a entender", le dijo Smith a BBC Mundo.

"Dibujar nos ayuda a comenzar a ver de verdad".
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad