Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1990/12/03 00:00

MADRE A LOS 50 AÑOS

Ahora es posible que una mujer menopáusica quede embarazada.

MADRE A LOS 50 AÑOS

Hay mujeres que no pierden la esperanza de ser madres. En la última década, gracias a las técnicas de inseminación artificial, muchas parejas con problemas de infertilidad han logrado tener hijos.
Ahora esa posibilidad se abre aun para aquellas mujeres que han atravesado la menopausia.
La semana pasada, un grupo de investigadores norteamericanos publicó un asombroso estudio que demuestra que la mujer cincuentona puede fácilmente quedar embarazada, con óvulos donados por una mujer joven. Los resultados, publicados en The New England Journal of Medicine, dan a las mujeres que han traspasado la barrera de la etapa reproductiva, una inesperada segunda oportunidad.
En el estudio, dirigido por el doctor Mark V. Sauer, un especialista en infertilidad de la Universidad de California, cuatro de siete mujeres menopáusicas entre 40 y 45 años quedaron embarazadas y dieron a luz saludables bebés. Una de las mujeres tuvo mellizos De las tres mujeres restantes, una tuvo un aborto, otra dio a luz un bebé muerto y la tercera, por problemas del esperma de su esposo, no quedó embarazada.
Según los investigadores, este es el mismo promedio que normalmente se presenta en mujeres jóvenes que no tienen problemas de fertilidad.
"Si la mujer está en buenas condiciones de salud, no existe una razón para que no pueda tener un hijo a cualquier edad. A los cincuenta años, una mujer puede ser madre", afirma el doctor Sauer.
La donación de óvulos es el ultimo paso dado en los programas de fertilización artificial. Esta nueva técnica amplía los límites de la edad reproductiva en la mujer en más de quince años, al mismo tiempo que evita el riesgo de mal formaciones genéticas, que puede afectar a los hijos de madres que rebasan los cuarenta años. La hipótesis es que los mejores óvulos de la mujer se han perdido cuando ella llega a esa edad. En la pubertad, hay 400.000 óvulos en el ovario.
A los cuarenta quedan unos cuantos miles, pero se presume que los óvulos más sensibles y normales son los que se desprenden durante el ciclo menstrual y los peores son los que quedan. Se puede pensar, incluso, que en un futuro cercano las mujeres puedan congelar sus óvulos mientras sean jóvenes, para utilizarlos después, en la edad adulta.
En los últimos años, los especialistas en fecundación artificial han utilizado óvulos de donantes para ayudar a mujeres jóvenes con problemas de infertilidad o de menopausia prematura. Sin embargo, pocos se han lanzado a buscar embarazos en mujeres que sobrepasen los cuarenta años y estén atravesando la menopausia. Muchos investigadores se muestran reacios a esta práctica, porque consideran que despues de esa edad, el útero no esta capacitado para sobrellevar el embarazo .
Según los especialistas, mientras las tasas de aborto mujeres que andan por los treinta años es de un 15 por ciento, en las mujeres que pisan los cuarenta, la cifra asciende al 50 por ciento.
En el estudio, a las donantes se les sometió a un tratamiento hormonal de estimulación de sus ovarios, para que produjeran tantos óvulos como fuera posible. Al mismo tiempo, las mujeres menopáusicas tomaban hormonas para asegurar que su ciclo menstrual estuviera sincronizado con el ciclo de la donante. Después de que los óvulos fueron fertilizados en laboratorio, con el esperma de sus cincuentones maridos, los embriones se implantaron en el útero de las mujeres infértiles. Durante los cien primeros días de embarazo, también se les suministraron hormonas para suplir las que sus ovarios hubieran producido si no estuvieran atravesando la menopausia y ayudarlas hasta que la placenta esté suficientemente desarrollada y produzca sus niveles de hormonas por sí misma.
Una de las conclusiones más sorprendentes del estudio es la comprobación de que la principal, razon para que la mujer tenga, con la edad, problemas para concebir es porque sus óvulos están deteriorados, y no, como previamente se ha asumido, que el útero esté incapacitado para sobrellevar un embarazo. Esto significa, dicen los expertos en infertilidad, que las mujeres que están sobre los cuarenta años y todavía ovulan pero tienen grandes dificultades para conseguir un embarazo, pueden lograrlo fácilmente si utilizan óvulos donados por mujeres más jóvenes. "Creemos que el mayor interés en estos resultados no estará en las mujeres menopáusicas, sino en aquellas mujeres que están al borde de los cuarenta y han fracasado en conseguir un embarazo con otras tecnologías", dice el doctor Sauer.
El especialista señala que sin óvulos donados, la mujer en la cuarentena tiene solamente 5 por ciento de probabilidades de conseguir un embarazo y llevarlo a término, no importa qué método utilice para aumentar su fertilidad. "Estas mujeres tienen prácticamente cero posibilidades de tener un bebé -dice el doctor Sauer-. Mientras que con óvulos de una mujer joven, pasan de cero a una tasa de probabilidades similar a la de una mujer joven". Otro especialista vinculado al programa, el doctor David Meldrum, experto en tecnología de asistencia reproductiva, asegura que, según su experiencia, las mujeres sanas que están atravesando la menopausia, tienen más probabilidades de conseguir un embarazo con los métodos de fertilización en laboratorio, que las mujeres jóvenes con problemas de infertilidad por deficiencias hormonales o fisicas.
Sin embargo, lograr un embarazo en una mujer que sobrepasa los cuarenta años no significa que no existan riesgos para llevarlo a término. El doctor Zef Rosenwacks, director del programa de fertilización in vitro en la Universidad Comell, señala: "Uno tiene que pesar los riesgos al mismo tiempo con la capacidad tecnológica. Sólo porque podemos conseguir el embarazo de una mujer en casi cualquier edad, no significa que ella deberia asumir el riesgo" . Según el especialista, la edad aumenta las probabilidades de problemas médicos o enfermedades en la mujer, que pueden interferir con un embarazo normal.
"Por ejemplo, hay más posibilidades de que padezca de diabetes o problemas cardíacos" .
El nuevo método de procreación que prolonga la etapa reproductiva de la mujer más allá de la menopausia supone una auténtica revolución. Gracias a la ciencia, la igualdad entre el hombre y la muher en cuanto a fertilidad empieza a aproximarse -mientras en la mujer el período reproductivo ideal va hasta los treinta y cinco en el hombre llega hasta los setenta-. El doctor Arthur Caplan, director del centro de bioética de la Universidad de Minnesota señala: "No tiene sentido decir que hay un punto natural más allá del cual es demasiado tarde o inmoral la maternidad. Los hombres pueden ser padres aun a los setenta años y nadie los cuestiona. No veo una razón ética para tomar una actitud diferente hacia la mujer".
Muchos especialistas se preguntan, sin embargo, si es lógico prolongar la fertilidad más allá del tope natural. Aunque técnicamente es posible, existen factores emocionales, fisicos y sicológicos que intervienen en el hecho de que una pareja que bien podría estar consintiendo nietos, empiece a criar un bebé. Lo cierto es que para millones de parejas infértiles, esta nueva técnica hará mucho más dificil tomar la decisión de cuándo parar en esa búsqueda por tener un hijo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.