Domingo, 22 de enero de 2017

| 2009/11/21 00:00

¡Mama mía!

El anuncio de un panel de salud de Estados Unidos, que cuestiona la utilidad de la mamografía antes de los 50 años, ha generado polémica y confusión sobre la edad adecuada para someterse a este examen.

En Colombia la mamografía es obligatoria para las mujeres a partir de los 50 años. Pero las EPS deben hacerla sin importar la edad cuando se presentan complicaciones

La noticia encendió de inmediato una polémica. Luego de analizar los datos de 600.830 mujeres de 40 años que se sometieron a la mamografía entre 2000 y 2005, y tras encontrar muy pocos beneficios en reducción de la tasa de mortalidad, un grupo de trabajo de la Fuerza Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos llegó a la conclusión es que la mayoría de las mujeres debería esperar hasta los 50 años para someterse a ese examen, (y no a los 40) y a partir de entonces deberían hacerlo cada dos años, y no anualmente.

El informe, publicado la semana pasada, también sostiene que una mamografía temprana puede generar falsas alarmas o sobrediagnósticos que llevan a las pacientes a someterse a biopsias u operaciones innecesarias que generan más estrés y ansiedad en las mujeres. El panel además recomienda a los médicos no seguir enseñando el autoexamen de senos por no ser efectivo. Una sugerencia que, sin embargo, no es aplicable en un país como Colombia, donde el autoexamen ha resultado útil para detectar el cáncer en poblaciones que no pueden acudir a un especialista.

Como era de esperarse, el informe ha desatado controversia. Las afectadas sentaron su voz de protesta, y como lo dijo una mujer al diario The New York Times, "es preferible tener ansiedad y no un tumor en el seno". Algunos expertos han expresado su preocupación de que a raíz de este informe las mujeres opten por no hacerse revisiones de ningún tipo. Y la American Society of Breast Diseases publicó un comunicado en el que dice que no hay prueba alguna que justifique este cambio de postura e insiste en que la mamografía se debe hacer cada año a partir de los 40.

Existen dos tipos de mamografía: la de tamizaje y la diagnóstica. La primera es la que se hace masivamente a un grupo de población para detectar anormalidades en personas que no tienen síntomas. La diagnóstica "es para pacientes que consultan por alguna molestia o porque descubrieron una masa extraña en una de sus mamas", explica Ramiro Sánchez, director científico de la Clínica del Seno.

El reciente informe se refiere específicamente a la mamografía de tamizaje en menores de 50 años, y señala que no es viable, pues las personas detectadas con cáncer son muy pocas en relación con los gastos que implica el procedimiento. Los expertos dicen que las pruebas de tamizaje antes de los 40 años previenen sólo una muerte en 2.000 personas. "La pregunta es quién quiere ser esa paciente", enfatiza Adriana Martínez, sobreviviente de cáncer de seno. Fernando Herazo, cirujano de mama y asesor científico de Leonisa en su campaña contra cáncer de seno, explica que la mamografía en menores de 40 es menos efectiva porque "el tejido mamario es más denso y esto impide que los resultados sean más precisos", dice.

Hernando Sánchez, radiólogo mastólogo y director del Centro Mamográfico de Bogotá, teme que este tipo de información sea malentendida no sólo por los pacientes, sino por las empresas prestadoras de salud. En cuanto a la sugerencia de realizar las mamografías después de los 50 cada dos años en lugar de anualmente, "las aseguradoras van a preferir el procedimiento a dos años, pues es menos costoso para ellos tratar un cáncer tardío que hacer mamografías anuales", dice Sánchez. Esta política sería perjudicial para los pacientes pues, según Sánchez, hay evidencia de que los tumores en el seno tienen un crecimiento más acelerado que los demás y esperar dos años para un control puede traer complicaciones serias, pues ya no se detectaría en un estado oportuno sino avanzado "Encontrar un tumor de un centímetro en el seno es una detección oportuna que implica tratamientos quirúrgicos menos invasivos. Pero si el control se hace cada dos años se pierde esa oportunidad. Esto pone en riesgo la supervivencia y la calidad de vida de las pacientes", dice el experto.

 Muchos de los especialistas consultados concuerdan en que en el fondo se trata de un asunto de dinero. Según Fernando Perry, cirujano oncólogo-mastólogo y jefe del servicio de seno del Instituto Nacional de Cancerología, aunque el tema monetario es incómodo cuando se trata de vidas humanas, es indispensable a la hora de diseñar una estrategia de prevención para un país sin arruinarlo. "Como médico yo le haría mamografía a todas las personas. Pero en salud pública existen otras preocupaciones y por eso es necesario racionalizar los recursos", dice. Según él, si en Colombia se hiciera una mamografía de tamizaje a los 40 se consumiría un capital muy importante. "Sería como soltar un ejército de 40.000 soldados para capturar un ladrón de un destornillador", agrega Perry.

 Aunque en el país este examen es obligatorio para mujeres a partir de los 50 años, cualquier EPS tiene la obligación de autorizar una mamografía si la paciente tiene antecedentes familiares o nota una anormalidad en sus senos. Aún más, José Joaquín Caicedo, cirujano mastólogo y presidente de la Asociación de Mujeres con Enfermedades de Seno (Ámese), sigue recomendado a todas sus pacientes, sin importar la edad, que se hagan una mamografía "sobre todo ante la evidencia de que cada vez más hay más casos con cáncer entre 25 y 40 años", dice. Recomienda también el autoexamen y que ante la mínima molestia acudan de inmediato al especialista.

Claudia Helena Torres es un ejemplo de lo anterior. A ella le detectaron un tumor maligno a los 39 años, luego de que notó algo extraño al hacerse el autoexamen. "Al principio los médicos me dijeron que no me preocupara porque yo era muy joven para tener cáncer. Sin embargo, insistí y al hacerme la mamografía se dieron cuenta de que sí tenía complicaciones", cuenta.

Para Caicedo el mensaje debe ser claro: la mamografía sí sirve. "Muchas veces recibimos pacientes que vieron a su médico y ellos no le prestaron mayor atención. Luego cuando fueron al especialista, el tumor ya estaba avanzado". Y aunque reconoce que las pruebas de tamizaje puede detectar tumores que no evolucionan, "ese que sí causará estragos sólo se puede descubrir a tiempo con la mamografía", concluye.

Por eso, los expertos recomiendan a las mujeres seguir con las prácticas preventivas como el autoexamen periódico, someterse al examen clínico con el médico y exigir la mamografía en caso de que noten cualquier anormalidad, sin importar la edad. Y prestar atención a la advertencia de la American Society cuando señala que "aconsejar a las mujeres mayores de 40 años no someterse a pruebas anuales porque no tienen antecedentes familiares de la enfermedad es imprudente, irresponsable, y pone su vida en un peligro innecesario".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.