Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/12/1989 12:00:00 AM

¡MAMMA MIA!

A pesar de la tan cacareada liberación femenina, ser mujer sigue siendo tarea de machos.

Se puede ser, al mismo tiempo, esposa, madre, ama de "casa y trabajadora" La pregunta devana los sesos de los sociólogos, preocupa a los sicólogos y llena los consultorios de los asesores de familia. Los estudios sobre el tema llenan tratados, libros y revistas. Lo único que parece cierto es que cuando la mujer ingresó al mundo laboral se revolucionó la economia, pero esa revolución no ha llegado completamente al concepto de familia. Varias décadas despues, a pesar de su activo papel social y económico, la posición de la mujer dentro del hogar sigue siendo la misma de nuestras abuelas: ella es la responsable de administrar y realizar las tareas del hogar, y de educar y criar a los hijos. Y lo que parece quedar en claro es que aunque la liberación femenina libró todas sus batallas y pareció salir con parte de victoria, la realidad actual demuestra lo contrario. Extenuantes jornadas de trabajo, agobiantes responsabilidades y, por si fuera poco, angustia, estres y sentimientos de culpa son el resumen del analisis frio que hacen los especialistas sobre el papel de la mujer en la sociedad moderna. En pocas palabras, los sicólogos lo llaman el "síndrome de la madre trabajadora".

Exaltada en su día, despues de la jornada de celebraciones y agasajos, la madre seguira siendo la que mas madruga en la familia y la última que se acuesta. La que se desvela no solamente por los problemas domesticos, sino tambien por los laborales. La que además de comprender y atender a un marido fatigado, debe resolver los problemas de matematicas y acostar a los niños con una sonrisa, y tambien entender las preocupaciones de un jefe cascarrabias.

En el mundo de hoy, el mas frecuente es el sindrome de la madre trabajadora. Se calcula que para el año 2000, de cada 10 personas en el campo laboral cuatro serán mujeres.
Actualmente, en Colombia, trabajan fuera de su hogar 3 millones de mujeres, la mayoria de ellas en edad fértil (entre los 15 y los 44 años). Y aunque sólo el 26% de ellas estan casadas, el 45% son madres. En los últimos 20 años ha aumentado en forma considerable el numero de mujeres jefes de hogar: madres solteras, viudas o separadas, que deben asumir solas toda la responsabilidad de la casa y de los hijos. Segun un estudio realizado por la Universidad de los Andes, el 57% de los hogares de estrato bajo tienen jefe mujer; el 33% de los de estrato medio y el 11% de los de estrato alto.
Asi las cosas, para la mayoría de las mujeres colombianas el trabajo no es una fuente de realización personal, sino una necesidad económica apremiante. Segun una investigación realizada hace algunos años por el ICBF sobre " El trabajo no remunerado de la mujer", las mujeres que trabajan y son amas de casa tienen menor nivel educativo, su esposo gana menos y el numero de hijos es mayor que en aquellos hogares en los cuales la mujer cumple unicamente su funcion como ama de casa. Y como si esto fuera poco, un gran numero de ellas se siente culpable por desatender a sus hijos.
"Ese sentimiento tiene origen en la herencia cultural. Mientras la sociedad ha cambiado y abre nuevos horizontes a la mujer, la imágen de referencia no se ha modificado. Este desfase entre los dos papeles que ella desempeña en la sociedad, conlleva a que si realiza una labor como empleada o profesional, piense que esta descuidando su papel como madre y esposa. Y para evitar ese sentimiento de culpa, muchas mujeres realizan jornadas de más de 16 horas para poder cumplir con las oligaciones del mundo laboral sin descuidar aquellas que tradicionalmente le han sido asignadas", señala la antropóloga social Evelyn Elasmar.

En cuanto a la presencia indispensable de la madre durante los primeros años de vida del niño, las opiniones de los sicólogos estan divididas. Mientras algunos afirman que hasta los cinco años es definitiva para el adecuado desarrollo emocional del niño, otros consideran que la ausencia fisica durante unas horas no es tan grave, siempre y cuando el niño sienta el interes y el afecto de sus padres, permanezca al cuidado de una persona que le brinde cariño y atención. La teoría que más acogida ha tenido en la última década es que no es tan importante la cantidad como la calidad de tiempo dedicado a los hijos. Señalan tambien los especialistas, auelas madres que se sienten culpables de no atender adecuadamente a sus hijos sufren un estado de ansiedad y angustia que puede provocarles serias alteraciones sicosomaticas. Además, tras ese sentimiento se genera tambien un mal entendido sentido de protección, que las lleva a adoptar habitos educativos equivocados. Como compensacion al tiempo que piensan que les estan robando a sus hijos, les admiten todo tipo de caprichos, con lo cual terminan siendo chantajeadas por ellos.

Segun algunos optimistas, todo es cuestión de tiempo. El "sindrome de la madre trabajadora" desaparecera paulatinamente, a medida que la sociedad que hoy ya ve normal su incorporación al trabajo, tome conciencia de la necesidad de establecer mayores y mejores ayudas que le faciliten el desempeño de sus diversas funciones.
Pero también será indispensable una liberación masculina, para que el hombre asuma tareas domesticas y participe mas activamente en la crianza y educación de los hijos.

PROFESION: HOGAR
Sin embargo, mientras existan presiones sociales, discriminación y roles predeterminados, la mujer seguira siendo victima de ese y otros sindromes. Porque ademas del de madre trabajadora, los sicólogos han identificado también el "sindrome de ama de casa" cuando toda su funcion se reduce al mantenimiento del hogar como una "tacita de plata", o el sindrome del "nido vacio", que se presenta cuando los hijos, que durante muchos años fueron su unica mision en la vida, se van del hogar y ella descubre que esa labor de toda una vida no tiene el valor social que ella le habia dado.

Así, pues, en este desfase de roles y expectativas tampoco llevan la mejor parte las mujeres que se quedan en el hogar. El "síndrome del ama de casa", derivado de una actividad monotona y sin mayores gratificaciones, es conocido entre los sicólogos como un conjunto de trastornos físicos y sicológicos .

Hogar: un trabajo extenuante que en el mundo de la economía se considera como "inactividad" y que, segun un estudio realizado hace unos años por la European Society of Biosociology, es considerado de alto riesgo. Los constantes esfuerzos fisicos, la rigidez de los horarios, pueden ser causantes de progresivos y a veces irreparables daños fisiológicos, a los cuales se unen muchas veces los sentimientos de soledad y falta de autoestima por el trabajo desarrollado. Segun el estudio, un alto porcentaje de amas de casa sufre de dolores lumbares, dolores de cabeza pertinaces, ansiedad, insomnio e irritabilidad.

Por su parte, el sicólogo Alvaro Villar Borda señala que este tipo de frustraciones puede alcanzar niveles de neurosis. Se presenta de preferencia en la mujer de edad mediana principalmente de clase media con posibilidades de ascenso social. "Estas madres, con tanto tiempo disponible para las labores que la familia el esposo y la sociedad les han asignado con un caracter imperativo, rodeadas de numerosos elementos que representan comodidades, desarrollan un tipo de neurosis que tiene características muy definidas. Una de ellas es la obsesion enfermiza por el orden y el aseo, que son reforzados permanentemente por el aparato publicitario. Las labores perfeccionistas del hogar son capaces de cobijar la vida entera de una mujer, sin dejar resquicio de su tiempo ni de su interes para otros menesteres, ni siquiera para su afectividad o su sexualidad. Las exigencias de aseo pueden llegar a extremos tales que no permiten siquiera que se ensucie un plato o un vaso porque representa "más trabajo" para ella. Y el reglamento familiar señala el especialista en su libro "Psicología y clases sociales", no solamente se hace rigido, sino progresivamente constrictor. Esto da origen a infinitas tensiones, angustias y castigos en el ambito familiar. Y en Colombia, segun estadisticas del Dane, en 1984 había 2.5 millones de mujeres de profesion: hogar. El numero, cinco años despues, debe ser mayor.

Para nadie es un secreto que la sociedad actual exige mucho más a la mujer que al hombre. Nadie duda de que a la hora de trabajar, la mujer tiene que enfrentar muchos mas problemas que los hombres. Y todo ello, porque su proclamada liberación se quedo a medio camino. Aun hoy, las mujeres son educadas para ser buenas amas de casa, buenas madres y buenas esposas y si desean tener un buen desempeño en la vida laboral, este nuevo papel no debe afectar en nada los otros tres roles tradicionales.
El trabajo femenino sigue creando serios conflictos. Pero el gran problema, según opinión de los sicólogos, es que estos conflictos se estan convirtiendo en parte de la naturaleza de la mujer y, por lo tanto, cada día es mas dificil que la sociedad, sus esposos y las mismas mujeres, los reconozcan como problemas.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.