Martes, 17 de enero de 2017

| 2010/06/27 00:00

Medicina a distancia

La telemedicina toma más fuerza en el país. Las nuevas tecnologías han permitido que los pacientes de zonas apartadas cuenten con la opinión de médicos especialistas en tiempo real.

Medicina a distancia

Si hay un campo en el que la tecnología ha tenido gran aplicación es en la medicina. Además de los avances en equipos quirúrgicos y el desarrollo farmacéutico, las innovaciones tecnológicas están cambiando la forma de atención al paciente. Gracias a software de bases de datos en línea y a la comunicación inalámbrica, la asistencia en salud ya no está limitada a los consultorios.

Estas herramientas, reunidas en el concepto de telemedicina, han ganado terreno no solo por su ahorro en términos de costos y tiempo, sino porque complementan la actividad médica tradicional y amplían la cobertura de los servicios de salud. Colombia no ha estado ajena a este proceso y por eso desde 2006 el Ministerio de Protección Social, a través de la Resolución 1448, instauró la telemedicina como parte de sus políticas sanitarias.

Entendida como la provisión de salud a distancia, la telemedicina ha tenido gran impacto sobre todo en regiones alejadas de hospitales de alta tecnología, lo que ha permitido conectar a cerca de 800 instituciones prestadoras de este servicio en 20 departamentos de Colombia. La Fundación Cardiovascular, la Universidad Nacional y la Universidad de Caldas han sido los mayores abastecedores de esta herramienta a través de servicios como la telemedicina básica y el Telecuidado Intensivo Intermedio.

La primera de estas es la teleconsulta, procedimiento en el cual el paciente acude a su médico general, quien hace las pruebas necesarias, como un electrocardiograma, y en lugar de remitir al enfermo a un hospital envía los exámenes a un especialista a través de un sistema de historia clínica electrónica, que se encuentra conectado bien sea en una ciudad capital o en cualquier parte del mundo. De esta forma, una persona residente en San José del Guaviare, por ejemplo, puede recibir el diagnóstico oportuno de un cardiólogo en Bogotá. La Fundación Cardiovascular presta este servicio en 18 especialidades y tiene a su disposición 68 médicos de los cuales tres reparten sus turnos para atender las 24 horas. La Universidad Nacional cuenta con 18 médicos expertos en 12 especialidades, y tienen un plazo máximo de cuatro horas para emitir el diagnóstico. Hasta el momento, la Fundación ha logrado atender 7.003 casos de teleconsulta, así como otros 7.972 de tele-electrocardiografía, es decir, radiografías digitalizadas que examina un especialista. En el caso de la Nacional, los pacientes atendidos son casi 22.000, lo que sin duda representa una ventaja para personas que de otra forma no hubieran tenido acceso al servicio debido a su lejanía.

El otro servicio es el Telecuidado Intensivo Intermedio (UCI), que se utiliza en pacientes con problemas más complejos. La persona se interna en un centro de salud y a través de una cama conectada a un monitor de signos vitales es vigilado por un especialista que hace seguimiento del estado de la persona en tiempo real. La Nacional desarrolló hace poco un monitor de este estilo con tecnología propia, que será utilizado por la Fuerza Aérea Colombiana para las operaciones en zonas alejadas del país. Los beneficiados con esta técnica ya son 2.177 pacientes de la Fundación y 273 de la Nacional. Según Claudia Amaya, gerente del Centro de Telemedicina de la Cardiovascular, esta herramienta “es la única salida para darle acceso a toda la población a la medicina especializada”. Aun así, esta práctica no está exenta de limitaciones. Una es que la cobertura de Internet todavía no es completa en el país. Otra es que muchas personas todavía no confían en que un médico los examine a través de un computador. Y, por último, la telemedicina no actúa en casos de emergencia, el médico sigue siendo la persona competente para actuar en un estado crítico.

Para Eduardo Romero, director del Centro de Telemedicina de la Universidad Nacional, esta nueva herramienta es un hito para la salud. Y aunque reconoce que con esto no se sustituye al médico en carne y hueso, sí les ofrece a los pacientes la posibilidad de acceder a varios especialistas sin límites temporales o espaciales. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.