Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/4/2010 12:00:00 AM

"Mientras menos horas, mejor"

John Medina, autor del libro Brain Rules for baby, habló con Semana.com sobre cuánto tiempo deben los niños pasar frente a los medios digitales.

SEMANA: Parece no haber consenso aún acerca del efecto de la tecnología y en particular de las pantallas de televisión en el cerebro de los niños. Que se sabe hoy?

John Medina: “La respuesta depende de la edad y el medio en cuestión. Hay dos líneas de investigación en esta pregunta. La primera tiene que ver con la exposición a la televisión tradicional, que ha sido estudiada ampliamente. La segunda tiene que ver con la exposición al mundo digital, que no ha sido estudiado de la misma manera.

SEMANA: En que hay consenso hoy?

J.M.:
La comunidad científica está de acuerdo en la exposición de televisión en los menores de dos años. Es mala para ellos. Los hace más violentos. La American Academy of Pediatrics recomienda que los niños menores de dos años no vean televisión bajo ninguna circunstancia. Después de los cinco años, sin embargo, la televisión no es necesariamente un monstruo. Puede ser benéfica para el cerebro en desarrollo, dependiendo de qué se esté viendo. Programas como Dora la Exploradora, que incluye interacción y solución de problemas pueden ser muy buenos.

SEMANA: Y en el mundo digital?

J.M.:
La exposición a computadores, aparatos móviles e internet apenas empieza a ser investigada de manera responsable. Los pocos hallazgos que hay son desalentadores, desafortunadamente. Sin importar la edad, el mundo digital premia a los niños por no estar enfocados en una sola tarea, sino lo opuesto, es decir, por saltar de una actividad a otra. La preocupación es que los niños pueden retardar el desarrollo de lo que se conoce como función ejecutiva, que tiene que ver con la planeación, el control de los impulsos y el entendimiento de las consecuencias de las acciones. Hay evidencia de que esta habilidad se pierde con un incremento en el uso de aparatos digitales.

SEMANA: Se puede hablar de un limite de horas de uso de estos aparatos?
 
J.M.:
No sabemos realmente. Mientras menos horas mejor, es la regla general.

SEMANA: Qué comportamiento debería encender las alarmas en la casa?

J.M.: Sabemos que mucha exposición a estos medios afecta la calidad del sueño, de modo que los padres debe mirar si los niños están somnolientos cuando no deberían. También hay evidencia de que interfiere con la habilidad de recordar palabras y por lo tanto se debería mirar si a los niños les está yendo bien en lenguaje. Los niños que abusan de estos medios también tienen poca interacción social real, no van a prácticas deportivas sino que se quedan en casa en Internet. Esas serias las señales.

SEMANA: usted dice que todo depende del contenido, de la edad del niño y de la genética. Es muy complicado. No hay guías básicas?

J.M.:
quisiera que el comportamiento humano fuera más sencillo, pero desafortunadamente , el cerebro que crea nuestro comportamiento es el órgano más complejo del sistema solar. Si a eso se añade que cada cerebro está cableado de manera diferente de otro, uno llega a la conclusión de que no hay una solución única. No es lo que los papás quieren oír pero es la más honesta visión de la biología.

SEMANA: que hace con sus propios hizo para que haya balance en el consumo de medios digitales.

J.M. :
Tengo una niña de 11 y otra de 13. Notamos que estaban pasando mucho tiempo frente al televisor y habían dejado de leer. Paramos todas las actividades frente a cualquier tipo de pantalla por dos semana ( se imaginará que no era el tipo más popular en mi casa!). Reemplazamos esas actividad con reuniones familiares y discusiones sobre qué deberíamos hacer. Luego de mucha charla, nuestra solución involucró lo siguiente: nuestro niños podrían “comprar” tiempo en el computador y luego “gastar” lo comprado en los fines de semana. Por cada hora de lectura, tenían acceso a ciertos minutos en Internet o en actividades relacionadas. Eso funcionó a las mil maravillas. Ahora leen entre 3 y 4 horas sin distracciones. Y también tienen tiempo en el mundo digital.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.