Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1996/05/13 00:00

MIRADA CURADORA

LA CREADORA Y EXPERTA DEL EMDR, UN NUEVO METODO DE TERAPIA POSTRAUMATICA BASADA EN EL MOVIMIENTO DE LOS OJOS, PASO POR BOGOTA Y DIO UNA DEMOSTRACION DE SUS TEORIAS.

MIRADA CURADORA

Durante tres días Francine Shapiro, una sicóloga norteamericana, ganadora del premio Distinguished Scientific Achievement in Psichology y experta en sicoterapia, dictó un seminario en Bogotá sobre el trata-miento de Emdr para especialistas en salud mental. Se trata de una nueva forma de medicina que se basa en el movimiento rápido de los ojos, de izquierda a derecha, al mismo ritmo que la terapista desplaza un objeto en frente del paciente. El objetivo del tratamiento es reducir drásticamente cualquier recuerdo traumático de personas violentadas a nivel físico o mental. Este sistema se ha practicado desde 1987 gracias a una experiencia personal de la doctora Francine Shapiro. "Un día, mientras caminaba por la calle, tuve un pensamiento negativo y me di cuenta de que mis ojos se movían con mucha rapidez. Cuando volví a pensar en lo mismo la sensación de angustia había desaparecido y no sabía por qué. Entonces decidí analizar más a fondo este fenómeno, lo ensayé con otras personas y los resultados fueron parecidos". Fue entonces cuando comprobó que el movimiento rápido de los ojos era el causante del alivio. La especialista inició su investigación y durante ocho años logró perfeccionar este método dirigido a los traumas de pacientes clínicos. "El trauma, que por lo general no se expresa, aparece bloqueado en el hemisferio no dominante del cerebro. A través del estímulo sensorial de los ojos se logra un procesamiento acelerado de datos, permitiéndole al paciente interiorizar y revaluar su shock. Así se modifican la información y las creencias negativas, de manera que la actitud frente al problema se vuelve positiva. El cambio de expresión facial en el paciente inmediatamente nos muestra que la terapia sí está dando buenos resultados", comentó a SEMANA la terapeuta.Sin embargo el sistema no sólo trata esto. Para obtener unos resultados óptimos también hay que combinar el Emdr con el estudio de otros aspectos de las terapias sicodinámicas, como son los comportamientos, las creencias y las actitudes del cliente.Si bien los profesionales del cerebro en un principio estuvieron un poco escépticos, ya que el fenómeno no es entendido en su totalidad, los beneficios en el mundo han sido reales. La doctora Shapiro y su equipo de trabajo demostraron que los efectos sobre la violencia de esta nueva medicina sí funcionaban.La primera experiencia que comprobó la efectividad del método ocurrió con un grupo de veteranos del Vietnam. Estos hombres a lo largo del tiempo no habían podido olvidar los momentos difíciles de la guerra y lo manifestaban en pesadillas y desórdenes de carácter síquico y somático. Toda esa rabia acumulada la expresaban en sus hogares maltratando a su familia o amigos. Después de ocho a 12 sesiones de tratamiento con Emdr los síntomas desaparecieron y estos hombres llevan ahora una vida tranquila.Otra experiencia ocurrió con una mujer que presenció el drama de la bomba en Oklahoma. "La imagen de una niña de un año, muerta luego de la explosión, no desaparecía de mi mente", comentaba la paciente. La terapista cuenta que le indicó que fijara la vista sobre su mano mientras se movía de un lado para otro, unas 12 veces, luego se sentaron a hablar durante dos horas de los sentimientos y recuerdos que había tenido. La mujer se fue y regresó a los dos días. Cada detalle del trágico día seguía muy presente, pero esta vez sin dolor ni angustias.Uno de los aspectos más sorprendentes es que nunca, en 15 meses de investigación, los miedos en ninguno de los casos volvieron a manifestarse.Ahora Colombia también formará parte de las investigaciones y ejemplos de esta ciencia. La doctora Shapiro, contactada por la Fundación Forjar, está interesada en aplicar su método en el país. "En Colombia hay una riqueza de poblaciones afectadas por la violencia y el trauma", motivos que la impulsaron a venir y capacitar a 27 especialistas que podrán aplicar el Emdr en soldados, niños de las comunas en Medellín e indígenas y crear un programa de rehabilitación con la guerrilla. "Queremos limpiar las experiencias negativas y dolorosas para que puedan elegir nuevas actitudes, comportamientos y creencias positivas". El primer programa será aplicado a los niños y personas enfermas de cáncer en la Fundación Forjar. El objetivo será ayudarlos a tener una mirada optimista hacia la vida. "Este proyecto es el primer estudio piloto que se realizará en el país y va a demostrar resultados científicos", concluye la creadora del Emdr. Si bien el método aún está perfeccionándose, Colombia es un país que por su dramática situación nada tiene que perder al abrirle las puertas a un proyecto como este, que puede ofrecer una alternativa de recuperación a muchas personas que han sufrido en carne propia los estragos de la violencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.