Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/26/2006 12:00:00 AM

‘Mnsaje d txto’

El envío de mensajes de texto por los celulares y los chats se ha convertido en un fenómeno social y lingüístico. Una nueva irrupción de la tecnología que deja una pregunta: ¿qué tan riesgoso es para la preservación del idioma?

Chopper: Q qnta?
Lali: bn
Chopper: tiene krro?
Lali: no
Chopper: q paso con l ddo
Lali: mal
Chopper: : (
Lali: tiene el ([]):::) de Potis?

Aunque para los mayores de 20 años sea muy difícil comprender este galimatías, para los jóvenes se trata de una conversación perfectamente clara. "¿Qué cuenta?", pregunta Chopper. "Bien", responde Lali. "¿Tiene carro?". "No". "¿Qué paso con su dedo?". "Mal". Chopper dibuja con signos una cara triste en señal de que lo siente. Finalmente Lali pregunta si Chopper tiene el número del teléfono celular de un amigo.

Este tipo de mensajes con mala ortografía, palabras abreviadas e imágenes hechas a partir de signos se ve a diario en los chats y mensajes de texto que los jóvenes se envían entre ellos. Si bien representa una salida fácil y creativa al problema de espacio y a la velocidad que exigen dichas tecnologías, esta nueva manera de comunicación tiene nerviosos a los padres y a más de un lingüista.

No se trata de un nuevo idioma. Para expertos como Germán Serventi, quien hizo su tesis de maestría en lingüística en la Universidad Nacional sobre este tema, se trata de una variedad de la lengua, algo muy cercano a un dialecto, con características propias para un contexto determinado. El lingüista explica que las personas no usan el mismo lenguaje en todos los espacios. Las groserías se dejan para los amigos mientras que el lenguaje más formal se reserva para contextos académicos o laborales. Lo mismo sucede con el mensaje de texto

Cuando aparecieron el e-mail, los chats y los mensajes de texto de los celulares, cada uno requirió de la escritura. Pero como se trataba de un contexto informal, la gente no tuvo reparo en dejar a un lado las normas que rigen en el lenguaje formal, es decir, las que se tienen en cuenta cuando se escribe un libro, un artículo o un documento oficial.

En la creación de este léxico cibernético, dos variables han desempeñado un papel importante. Una es el ahorro. Cada mensaje de texto -los preferidos de los jóvenes porque son más baratos que una llamada- tiene una capacidad de apenas 160 caracteres. Todo se vale, entonces, a la hora de ahorrar letras.

La otra variable es la velocidad. Economizar caracteres no es un asunto exclusivo de los jóvenes. Es común oír, por ejemplo, en lenguaje hablado: "Voy pa' la U a estudiar micro con el profe", en lugar de la frase completa. Se trata de no perder el tiempo escaso en este agitado mundo. Para Gloria Esperanza Sánchez, lingüista del Instituto Caro y Cuervo, esto se conoce como economía articulatoria y es mucho más evidente en los mensajes de texto. "El ahorro y la velocidad están dados por el afán, aunque algunos lo llaman 'pereza'", dice la experta.

Cuando los jóvenes chatean, con frecuencia lo hacen en forma simultánea con tres o cuatro personas, para lo cual deben ser muy veloces. No ser rápido puede ocasionar que el mensaje no sea leído o que el otro se desconecte porque no le contestan enseguida. "La velocidad es esencial, pues nadie se detiene a leer una frase de más de tres renglones en el chat. Por eso la gente "no corrige nada, no usa tildes, no pone puntos y se come letras", dice Serventi.

La tendencia ha llegado a la literatura. El novelista londinense Martin Amis utiliza en Perro callejero, su última novela, este lenguaje en varias de sus páginas. Para los que no están acostumbrados a este tipo de mensajes o, incluso, para los mismos traductores de su obra, bien puede representar un reto traducir: "Kerido: t agrdzc tanto tu consolador mnsaj... no c nada pro las cosas estn + clars ahora".

Es tal la expansión de este fenómeno, que en España ya se creó un diccionario de mensajes de texto (www.diccionariosms.com), en el que se puede consultar y traducir al castellano convencional los términos de los mensajes.

Por eso es lógico que todos se hagan la pregunta: ¿qué tanto afecta a la lengua esta forma de expresión? "Los muchachos dirán que el problema es de economía, pero desde el punto de vista del buen uso de la lengua, nos debe preocupar", dice Mariano Lozano, ex director del departamento de dialectología del Instituto Caro y Cuervo. La razón es que muchos profesores han detectado entre los estudiantes problemas de gramática y puntuación que se reflejan en las tareas.

Pero otros expertos no le ven al fenómeno mayores riesgos. "Esto no debe causar roncha a los puristas, dice Víctor Villa, lingüista de la Universidad de Antioquia. Estamos frente a un idioma diferente y frente a la reivindicación del individuo que ve en la tecnología una nueva forma para comunicarse".

Una de las conclusiones de la tesis de Serventi es que los niños saben en qué contexto están a la hora de escribir. Si bien una joven escribe un mensaje como: "Hl a todos q tal yo en ksa ya + adaptada studiando 1poco. Bss", en el que el ahorro pasa por alto las más mínimas reglas de ortografía, es posible que en otro contexto como el colegio, ella sea capaz de escribir un ensayo con la sintaxis y la gramática formales.

Lo peligroso es, según el lingüista, que las nuevas generaciones no tengan en el colegio mucha exposición a la escritura. "Le echan la culpa al chat, pero el estudiante está saliendo del colegio sin saber escribir bien", asegura Serventi.

Como se trata de un mundo en el que las imágenes valen más que mil palabras, los íconos, hechos con el teclado o por medio de 'emoticons', también hacen parte del lenguaje cibernético de hoy. Un ícono como : 0 significa sorpresa; y uno como @—— es una rosa.

El fenómeno no se restringe al español y por ello la polémica es global. En Estados Unidos los jóvenes escriben Sup para preguntar What's up? (¿qué hay de nuevo); n2m para indicar Not too much (no mucho), o lol, para laughing out loud (muerto de la risa). Según Neil Randall, un profesor de inglés y autor de Lingo online, lo que se observa es una extensión de lo que los adolescentes siempre han hecho: recrear el lenguaje a su imagen y semejanza. La mayoría nunca usa más de dos palabras por frase.

Las lenguas son organismos vivos y esa condición las predispone al cambio. Hoy no se habla el español del Mio Cid, aunque se trate de la misma lengua. Es imposible saber cómo esta variación del idioma afectará el español en el futuro, y menos factible aun controlarla. Los cambios vienen de la mano de las innovaciones, pero se dan en forma lenta. "En algún tiempo la lengua que después fue llamada español también fue vista como algo raro", dice Gloria Esperanza. Aunque es importante estar pendiente de que el niño desarrolle una competencia en la escritura, un consejo saludable es aprender de ellos y dejar el lenguaje monolítico por uno más laxo y creativo, al menos en los contextos informales que así lo requieren. De esta forma tendrá una oportunidad para estar más : ). Perdón: feliz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.