Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/08/11 14:46

Pasar muchas horas usando tecnología puede enfermar seriamente

El uso excesivo de la tecnología se ha vuelto un riesgo real para la salud, no solo física, sino emocional.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que una de cada cuatro personas sufre de algún trastorno de comportamiento causado por el uso adictivo de las nuevas tecnologías. Foto: Tomada de Finanzas Personales

Marcela Vélez, una joven de 24 años, lleva seis meses usando un soporte de férula en la muñeca. Sufre de una tendinitis que se agravó luego de una semana difícil en el trabajo. “Tuve una inflamación en la muñeca, producto del excesivo uso del computador, del celular y del movimiento repetitivo que hice durante horas”, cuenta.

Problemas parecidos al de la joven se han vuelto más usuales en los últimos años debido al uso excesivo de la tecnología. Entre las alteraciones musculoesqueléticas más comunes derivadas de este comportamiento están el síndrome del túnel carpiano, que se da por la realización de movimientos repetitivos; la tendinitis de Quervain, que es el dolor al mover el pulgar o apretar la mano, la lumbalgia, que es el dolor en la parte baja de la espalda y los problemas articulares que conlleva el sedentarismo.

“Estas patologías pueden llegar a ser incapacitantes, de ahí que la prevención y la realización de pausas activas ayudan a prevenir la cronicidad de estas condiciones”, explica Diana Medina, especialista en salud ocupacional. “Tuve que tomar medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, además de abstenerme por un buen tiempo de usar el computador y, sobre todo, el celular”, cuenta la joven.

Es importante no dejar avanzar alguna de estas dolencias, pero si ya es tarde para prevenir, “es fundamental la realización de ejercicio guiado a través de terapia física, descansar la zona afectada, el uso de una férula o un aparato ortopédico e incluso, un tratamiento quirúrgico”, explica Medina.

Entre los síntomas que pueden experimentar aquellas personas que están cerca de sufrir estos dolores de articulaciones está la hipersensibilidad, dolor en el lugar específico al palpar, hormigueo en las manos y entumecimiento. Para evitarlos, es clave tomar recesos cortos cada media o una hora y estirar dedos, muñecas y articulaciones.

Más concretamente, se pueden realizar ejercicios como mover las muñecas de manera circular y los dedos como si se estuviera tocando un piano invisible. También puede servir tocar con el dedo pulgar cada uno de los dedos de la mano. “Es importante no mantener la misma posición por más de 2 horas. Lo mejor es pararse, si se puede caminar un poco e incorporar ejercicios de elongación y movilidad en el puesto de trabajo”, complementa Medina.

Otras recomendaciones son mover el mouse con todo el antebrazo y no sólo con la muñeca y hacer ejercicios para distencionar la cabeza, como círculos muy lentamente y con ayuda de las manos hacer elongaciones para distensionar los músculos del cuello; inclinar el cuello hacia adelante y atrás y realizar giros de hombros de forma suave.

Complicaciones adicionales en la salud que se pueden presentar por el uso desmedido de los aparatos tecnológicos son las alteraciones visuales, que incluyen visión borrosa y ojos secos; los daños auditivos, debido al uso de audífonos; las alteraciones del sueño como insomnio y problemas mentales como depresión y estrés.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que una de cada cuatro personas sufre de algún trastorno de comportamiento causado por el uso adictivo de las nuevas tecnologías. Para evitarlos, es clave cambiar hábitos y promover el ejercicio diario al aire libre, una mejor alimentación y ser conscientes de la importancia de las pausas activas.

“Cambiemos de actividad por unos minutos en la que no empleemos ningún dispositivo electrónico. Es importante compartir espacios comunes con familiares, amigos y compañeros dejando de lado por un tiempo las relaciones impersonales”, concluye Medina

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.