Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/11/2014 12:00:00 AM

Murieron los dos hombres más viejos del mundo

De 111 y 123 años respectivamente, las personas que más han vivido en la tierra murieron en Nueva York y Bolivia.

De un día para otro murieron las dos personas más viejas del mundo. Como si se tratara de una decisión predeterminada, escogieron el domingo 8 y el lunes 9 de junio para recibir lo que por tantos años habrían esquivado.

El inmigrante polaco Alexander Imich, nacido el 4 de febrero de 1903, murió en una residencia de ancianos en el Upper West Side de Manhattan, en Nueva York, a los 111 años.

Al día siguiente, en un pueblo llamado Frasquia, ubicado a 4.000 metros sobre el nivel del mar, cerca del Lago Titicaca, en Bolivia, Carmelo Flores Laura, un indígena aimara, vivió su último día en el mundo. Aunque Flores nunca fue declarado oficialmente el hombre más viejo del mundo debido a que en Bolivia solo comenzaron a emitirse certificados de nacimiento oficiales en 1940, las autoridades bolivianas aseguran que los documentos de su bautismo fijaban el 16 de julio de 1890 como su fecha de nacimiento.

El título de la persona más anciana del mundo que haya vivido jamás lo tiene la francesa Jeanne Calment, quien murió en 1997 a los 122 años, según el Libro de records Guinness. Sin embargo, Flores habría cumplido 124 años el próximo 16 de julio, lo que lo convertiría no solo en el hombre más viejo del momento, sino en el hombre que más habría vivido en la historia.

El presidente boliviano, Evo Morales, visitó en septiembre pasado al anciano en su casa de adobe en el altiplano y anunció que su gobierno había iniciado los trámites para que el Libro Guinness de los Récords lo reconociera como el hombre más longevo del mundo. Pero no se volvió a informar sobre los resultados de esa gestión.

Por su parte, el Libro Guinness otorgó a Imich el título de hombre vivo más viejo el 8 de mayo de este año.

Un químico jubilado, luego convertido en eminente parapsicólogo, Imich atribuía su longevidad a una buena genética, una nutrición adecuada, ejercicio físico y que él y su mujer, quien falleció en 1986, no tuvieron hijos. Michael Mannion, un viejo amigo, ha dicho que Imich tenía una “enorme curiosidad y la capacidad de convertir una gran adversidad en algo positivo, dos factores importantes en su larga vida. Y conservó esas cualidades hasta sus últimos días”.

Por su parte, Carmelo Flores aseguraba que el secreto de una vida longeva era tomar largas caminatas diarias y no comer pasta ni azúcar. Flores se alimentaba fundamentalmente de quinua, cebada, papas, habas, agua de un nevado cercano a su aldea y mascaba hojas de coca.

“Ha fallecido ayer a las nueve de la noche”, informó el martes su único hijo vivo, Cecilio Flores, de casi 70 años. “Ya no podía levantarse”. Murió debido a una diabetes tipo 2, informaron hoy funcionarios de Frasquia, el municipio andino donde vivía. Flores dejó 40 nietos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.