Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/04/02 00:00

Mujeres en la cumbre

En los últimos años las mujeres colombianas se han convertido en grandes protagonistas de la vida nacional. SEMANA presenta seis de sus historias.

Mujeres en la cumbre

Hace un par de años Gabriel García Márquez aseguraba que el siglo XXI sería el siglo de las mujeres. No se equivocaba. Poco a poco las colombianas han ido ganando terreno en todos los campos de la vida nacional y han alcanzado los más altos puestos en el sector público y privado. También han brillado por sus logros en el ámbito de la cultura y el trabajo social en pro de los menos favorecidos. Los éxitos de Shakira y de María Isabel Urrutia le han dado la vuelta al mundo y han mostrado que las colombianas están para grandes cosas.

Tanto es así que no sería de extrañarse que en las próximas elecciones presidenciales la victoria final sea femenina. Sin embargo el camino ha sido duro. Desde los tiempos de María Cano, pionera del movimiento obrero colombiano, que surgió en las épocas de la República conservadora a finales de los años 20, y de Débora Arango, la pintora que años más tarde escandalizaría con sus desnudos a la sociedad paisa, las mujeres han estado en permanente lucha por abrirse espacios en la vida social, económica y política de Colombia. Y ha sido para bien.

El país, que sólo hasta finales de los 50 reconoció el derecho al voto y el libre acceso a la educación superior a la mujer, hoy recibe los frutos de esa cosecha. Beatriz Aia de Cárdenas, quien hizo parte de esa cruzada que defendió los derechos políticos de la mujer en los años de Rojas Pinilla y fue fundadora de la Unión de Mujeres Ciudadanas de Colombia, todavía exalta el hecho de que, gracias al legado de María Cano, “el país comprendió que las mujeres estábamos llamadas a convertirnos en las protagonistas de una nueva Colombia”. Además de amas de casa, madres y trabajadoras incansables, las mujeres se han convertido en el más importante capital humano con que cuenta el país. Hoy están al frente de grandes compañías, entidades financieras y despachos públicos. Igualmente reciben premios y reconocimientos internacionales por sus aportes en el campo social y la cultura.

Las últimas cifras del Dane revelan que el porcentaje de población femenina ocupada en las siete grandes ciudades colombianas ha crecido en casi un 5 por ciento en los últimos 10 años. Actualmente hay más de seis millones de mujeres que están en edad de trabajar y del total de aquellas activas laboralmente el 41 por ciento se encuentra en el sector de servicios, el 28 por ciento en el comercio, el 18 por ciento en la industria y el 7 por ciento en el sector financiero. Y aunque la mayor presión laboral se siente en ese sector, las mujeres no ceden terreno. Todo lo contrario, lo están ganando. Para Zohelia Mosquera, asesora de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, “el siglo XXI será el siglo de las oportunidades para la mujer. Esta desarrollará todo su potencial en diferentes campos y por ello es importante que el Estado ofrezca todo el respaldo legal e institucional que se requiera para hacer que sean cada vez más las que se destaquen por su liderazgo. La ley de cuotas, que ordena la ocupación de cargos públicos con cierto número de mujeres, es una de las iniciativas más interesantes en ese sentido”, dice.

Pero el éxito y el reconocimiento de nuestras mujeres no viene solo. Se han preparado, hablan varios idiomas, han asumido el reto de vivir dentro y fuera del país y han trabajado con tenacidad para alcanzar sus objetivos. En muchos casos el éxito es producto de toda una vida de sacrificios y constante deseo de superación. Así lo cree Javier Rodríguez, politólogo de la Universidad de los Andes, quien asegura que “el perfil de la mujer colombiana ha cambiado radicalmente. Si bien a finales de los 60 se incorporaron en igualdad de condiciones a la vida académica, convirtiéndose en esa generación de nuevas y capaces profesionales que hoy tenemos, también hay que reconocer un cambio en la mentalidad y en la actitud de la mujer colombiana. Ese ha sido su triunfo más importante. Las colombianas no solamente tienen un gran espíritu de lucha: también están aportando soluciones y esfuerzos a los grandes problemas del país”, concluye.

Muchas de ellas lo hacen de manera anónima. Otras en la plaza pública y unas más en cargos que hasta hace muy poco sólo eran exclusivos para los hombres. De cualquier manera, la celebración del Día de la Mujer - el 8 de marzo- es la mejor oportunidad para destacar la labor de seis grandes mujeres colombianas, cada una reconocida por sus logros en diferentes campos de la vida nacional. Sean científicas, banqueras, amas de casa, artistas o gestoras de grandes proyectos sociales, la mujer colombiana seguirá dando de que hablar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.