Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/16/1992 12:00:00 AM

Ni mata ni deja vivir

El dolor de espalda aqueja al 80 porciento de las personas al menos una vez en la vida. Al parecer, se trata de un mal de la civilización.

LAS DOLENCIAS DE LA ESPALDA SE han convertido en el flagelo más extendido de la segunda mitad del siglo. Esta es la causa del 30 por ciento de las consultas al médico general y del 70 por ciento de las consultas al ortopedista. Se estima que el 80 por ciento de la población mundial lo sufre por lo menos una vez en la vida. Y en un 20 por ciento, el problema se vuelve crónico. ¿Pero se trata de una nueva epidemia?
Tanto ortopedistas como paleontólogos están de acuerdo en que este mal acompaña al hombre desde los inicios de su existencia. La culpa la tuvo el homo erectus quien, hace dos millones de años en las sabanas del Africa, decidió dejar de andar en cuatro patas y caminar erguido. Esto le permitió liberar sus manos y al cerebro desarrollarse. Pero desde entonces, el homo sapiens ha atravesado por la historia lleno de ideas y quejándose del dolor de espalda. El lumbago fue el precio por el pensamiento.
Sea como fuere, los especialistas también coinciden en que el número de pacientes ha aumentado 10 veces en los últimos 20 años. Esta es la causa del 50 por ciento de las enfermedades crónicas del esqueleto y del 30 por ciento de las solicitudes médicas para reubicación laboral. Es el culpable de millones de pesos gastados anualmente tanto por los pacientes en rehabilitación como por las empresas en incapacidades. Y es el causante de la aparición reciente de las llamadas "escuelas de la espalda", a donde llegan los dolientes a aprender a manejar el espinazo para contrarrestar su sufrimiento.
Sin embargo, de cada 100 personas que sufren dolor de espalda en algún momento, sólo cinco -porque padecen un dolor muy fuerte o porque son muy precavidas-consultan al médico. "El dolor muscular mecánico, causado por malas posiciones, si no recibe atención adecuada tiende a volverse crónico y los músculos se van atrofiando", advierte el ortopedista Germán Ochoa, especialista de la Clínica de la Columna. No obstante, la gran mayoría confía en la cura espontánea o sigue la recomendación de algún vecino. Basta mirar los avisos de los periódicos para conocer la parafernalia generada por el dolor de espalda. Desde el colchón ortopédico y las sillas ergonómicas, hasta los baños termales, los masajes de fango y los vendajes mágicos... Este mismo arsenal ofrecen tanto la medicina tradicional -electroestimulación, tratamiento con campos magnéticos, anestesia local, fisioterapia- como la alternativa- toque terapéutico, yoga, quiropraxis, masajes orientales-. Ante el supermercado de terapias contra el padecimiento surge la sospecha de que ninguno ofrece la cura, porque lo cierto es que para la apendicitis o la gonorrea no existen tantos tratamientos para escoger.
El caso del dolor de espalda preocupa a los médicos tanto como a las víctimas. De hecho, en pocos males intervienen tantos especialistas: ortopedista, terapista, reumatólogo, neurólogo y neurocirujano; además de kinesiólogos, quiroprácticos y bioenergéticos. Sin embargo, las causas de esta afección son tan variadas y com plejas que sólo en dos terceras partes de los pacientes, el médico consigue revelar el porqué del dolor de espalda. Al parecer, este puede ser producido por todo y por nada. No hay ningún otro sintoma patológico en el que el diagnóstico y el estado de salud del paciente diverjan tanto; mientras personas con pronunciadas deformaciones de la columna vertebral no necesariamente sienten molestias; otras con una columna vertebral anatómicamente sana, sufren fuertes dolores.
Si bien cuando el mono se puso de pie se cambiaron las cargas de la columna vertebral, los especialistas creen que el dramático cambio de vidda ha provocado el desmoronamiento de la columna del hombre moderno. Ir en carro al trabajo todos los días, pasar diariamente ocho horas sentado en una oficina y, en la noche, tres horas al frente de un televisor, afecta toda la estructura corporal. Los músculos se ablandan y se cansan rápidamente. Por ello, sus víctimas más frecuentes son los hombres y mujeres de oficina. Este no es un problema de los extremos de la vida, sino de la edad productiva -entre los 30 y los 50 años.
Pero lo sufren tanto los sedentarios como los deportistas. Con cada victoria, el tenista Boris Becker deja un poco de su espalda en la cancha. Para darle fuerza al servicio, extiende su columna vertebral como si fuera un arco de flecha. Su saque es tan poderoso que sus discos intervertebrales inferiores tienen que soportar una presión de varios cientos de kilogramos durante unos segundos. "El mal afecta tanto a los profesionales como a los aficionados. Los primeros porque se esfuerzan ilimitadamente y los segundos por causa de la mala práctica". señala el médico deportivo Luis Enrique Bernal. Debido a la carga tremenda a la cual se ve expuesta, la columna vertebral es una zona vulnerable no sólo de los tenistas, sino también de los nadadores, levantadores de pesas, equitadores, atletas y hasta de los golfistas.
Estas lesiones pueden arruinar una vida. Liz Taylor, la más famosa paciente de columna, ha pasado su vida en un permanente deambular por las clínicas buscando alivio al dolor, producto de una lesión que sufrió en 1944, al caer de un caballo. Esto la ha llevado incluso a abusar de analgésicos y calmantes. Y es que la farmacodependencia es uno de los riesgos que conlleva el dolor de espalda. El otro peligro es dedicarse a hacer el papel de enfermo crónico.
Al parecer, nadie está a salvo de esta dolencia. Los golpes sobre la columna vertebral se producen a diario, aunque no se practique ningún deporte. Cada movimiento del cuerpo hace que los discos intervertebrales se retraigan, para contrarrestar la tremenda presión que se produce cuando se está de pie, se camina, se agacha o se levanta algo, garantizando que la columna vertebral se mueva sin causar ningún dolor. Es gracias a los llamados anillos fibrosos, que la médula espinal está normalmente protegida contra lesiones mecánicas.

Pero los discos intervertebrales son el "talón de aquiles" de la columna vertebral. Cuando se realizan movimientos bruscos, se produce el doloroso tirón, que el hombre de la Edad Media atribuía a las fuerzas de Satán. Bajo un esfuerzo excesivo, el anillo fibroso presionado va a sobresalir de los límites, comprimiendo la región nerviosa. Si los nervios están bloqueados durante un tiempo prolongato, existe el peligro de parálisis. Si los nervios de la espalda están bajo presión, los dolores y fallas de función se propagan: si es en la sección de las vértebras cervicales puede presentarse dolor en la región occipital del cráneo, que se extiende hacia hombros y brazos. Un dolor en sentido paralelo a los arcos costales es un indicio característico de lesión en los nervios de las vértebras torácicas. La designación "síndrome de vértebras lumbares" completa el cuadro, que puede involucrar desde la parte inferior de la espalda hasta los dedos de los pies. Este dolor lumbar (lumbago) es comúnmente llamado "hernia suave". También hay una degeneración de los cartílagos, que forman una masa dura que sobresale e irrita un nervio, llamada "hernia dura". Como dice un paciente: "la hernia discal no lo mata a uno, pero tampoco le permite vivir".
Aunque erradicar el mal para siempre con el bisturí es un deseo frecuente, actualmente la cirugía sólo se considera en casos como paralización de esfínteres, problemas neurológicos serios o de dolor intenso, que han sido tratados sin éxito con otros métodos. "Actualmente hay una nueva opción: aplicar anestesia pendular. Aunque la hernia no desaparece, sí elimina el dolor, permite el tratamiento y disminuye la incapacidad". También el tratamiento del dolor lumbar agudo es ahora diferente, "ya no se exige al paciente que guarde cama sino un reposo dinámico, es decir sin dejar de trabajar. Por medio de medicamentos, bloqueos (catéter) y el Tens -un aparato que envía emisiones a través de la médula espinalse logra disminuir el dolor". En casos menos severos, las hernias discales tratadas con métodos conservadores -hielo, calor y ultrasonido- han mostrado, con el tiempo, resultados más positivos que las que han sido operadas.
Pero también hay dolores de espalda que nada tienen que ver con la columna. Un problema en un órgano se traduce muchas veces en este síntoma. Y esto incluye desde problemas renales y cáncer hasta apendicitis y úlcera gástrica. Además, los investigadores suponen que algunos hábitos como el alcoholismo, la drogadicción y el tabaquismo son culpables de generarlo. Estas sustancias contraen los vasos sanguíneos, quitándole oxígeno a los discos intervertebrales, contribuyendo a que las fibras se degeneren. La obesidad es también un factor de riesgo.
Pero sin duda el mayor enemigo de la columna vertebral es la monotonía del trabajo, y en esto una actividad dura es tan nociva como una pasiva.Quien debe hacer miles de veces al día la misma maniobra, perjudica a largo plazo todas las partes de su esqueleto. Permanecer de pie en una mala posición es tan desastrozo como cargar bultos. Estar sentado frente a un computador fatiaa las vértebras cervicales tanto como jardinear. Los culpables más directos son las sillas y las mesas inadecuadas. A pesar del auge de la ergonomía en los últimos años, pocos oficinistas están sentados en la posición correcta: una silla giratoria -con altura ajustable y un espaldar que permita movimientos pendulares- y una mesa alta. Y aunque es relativamente fácil hacer estos cambios, la mayoría paga en incapacidad lo que no gasta en muebles adecuados.
Pero el dolor de espalda también es una enfermedad del alma. Eminentes ortopedistas reconocen que tiene una dimensión síquica. Ya sea porque las preocupaciones y los temores doblan la columna vertebral o porque la percepción del dolor está influenciada por factores sicológicos, lo cierto es que es un síntoma de depresión. Es por ello que métodos alternativos de tratamiento, como el yoga, los masajes y la relajación, pueden ayudar a muchos pacientes. Aunque lógicamente, no todos los dolores ceden ante el poder de la mente.
También varios métodos de la llamada "medicina manual" han sido aceptados, al menos parcialmente, por la medicina convencional. Uno de ellos es la quiropráctica o reducción manual de las articulaciones. No es, como mucha gente cree, que ayude a colocar en su lugar las vértebras desplazadas. Las vértebras no se desplazan jamás. Es simplemente que dos superficies de la articulación se han separado. La manipulación enérgica permite reducir esa mini-dislocación. Pero antes de aplicarla se requiere un diagnóstico médico. Además hay que tener en cuenta que no todo lo que traquea es quiropráctica y la técnica debe ser practicada por un especialista experimentado.
La utilidad de la quiropraxis es sólo una de las múltiples controversias que existen en torno de los tratamientos para el dolor de espalda y que incluye desde la vieja manzana de la discordia de si es más sana la cama dura o blanda, hasta la nueva polémica de si es mejor enfrentar el dolor y entrenar los músculos o ser indulgente y no forzarlos. Por eso, lo mejor es prevenirlo. Y si es necesario, asistir a la "escuela de la espalda" para aprender a manejarla sin torturarla y torturarse.

COLUMNA VERTEBRAL: ZONAS DE RIESGO

.El cuello y la región lumbar son las dos zonas más frágiles pues son las más flexibles y están expuestas a mayores esfuerzos y desafíos.
.Las vértebras están separadas por los discos intervertebrales, que funcionan como amortiguadores. Al estar sometidos a incesantes presiones y deformaciones, causadas por el movimiento del tronco y la cabeza, se constituyen en frágiles eslabones de la cadena vertebral.
.El sistema de músculos y ligamentos mantiene la estabilidad de la columna, de la misma forma que las cuerdas sostienen el mástil de un velero. Estos son los únicos músculos del cuerpo humano que no desencantan ni se relajan nunca.
.El intrincado sistema nervioso actúa como "censor" que envía informaciones al cerebro permanentemente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.