Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/28/2010 12:00:00 AM

No se moleste, las inocentadas nos ayudan como especie

En el Día de los Inocentes, algunas teorías (muy serias) que explican por qué nos reímos, un comportamiento que según algunos estudiosos del humor es contagioso y promueve la cohesión social.

;
BBC
Algunos esperan todo el año para poder ejecutar su plan maestro; otros están todo el día a la defensiva para evitar ser presas fáciles y muchos no quieren perderse el instante en que la inocente víctima caiga. Algunas de las bromas que se hacen en el Día de los Inocentes siguen desatando risas en América Latina y España. Lejos de tomarlo como un chiste, BBC Mundo explora teorías (muy serias) que explican por qué nos reímos.
 
Para algunos expertos, las bromas y un día como el de los inocentes, que ha trascendido gracias al consenso social, son una válvula de escape de la sociedad.
 
"Todo el humor es un escape. La gente busca entretenimiento porque quiere olvidarse de los problemas graves", le dijo a BBC Mundo el humorista gráfico Sergio Aragonés.
 
El Día de los Inocentes es el único día del año en que algunos medios de comunicación se toman la licencia de inventar noticias para sacar de sus lectores y audiencias más que una sonrisa.
 
No son los únicos.

"Las bromas que se hacen en el Día de los Inocentes provienen de personas que, a diferencia de nosotros, no tiene los medios para hacer humor diariamente. Una persona común y corriente tiene el pretexto del 28 de diciembre para planear y ejecutar una broma que es aceptada por todo el mundo", aseguró el humorista.

Estudiosos del humor aseguran que la risa es contagiosa y que es un comportamiento humano que promueve la cohesión social.
 
Evolución
 
Según Alastaire Clarke, autor del libro Pattern Recognition Theory of Humor (Reconocimiento de Conductas Teoría del Humor), el humor es una constante en todas las sociedades humanas.
 
Clarke explora una teoría que explica desde una perspectiva evolutiva y cognoscitiva por qué una persona encuentra algo gracioso.
 
"El humor se produce cuando el cerebro reconoce un patrón que lo sorprende y ese reconocimiento se ve recompensado con la experimentación de una reacción eufórica, divertida, que se exterioriza a través de la risa", aseguró Clarke en la revista especializada Science Daily.
 
Para Clarke, el humor ha sido clave en nuestra evolución como especie.
 
"Nuestra capacidad de reconocer patrones instantáneamente e inconscientemente ha demostrado ser un arma fundamental en el arsenal cognitivo de los seres humanos. El sistema de recompensa ha promovido el desarrollo de las capacidades perceptivas e intelectuales que sólo posee nuestra especie".
 
La profesora de bioquímica de la Universidad de Navarra Natalia López estudió lo que pasa en nuestros cerebros cuando nos reímos.
 
"Primero usamos áreas de la corteza cerebral para procesar palabras y darnos cuenta de que lo escuchado o leído no tiene sentido. Después, utilizamos la zona que procesa los sentimientos. Allí lo absurdo o lo gracioso genera una emoción placentera".
 
De hecho, halló diferencias entre lo que hace reír a los hombres y a las mujeres. Lo ilógico es suficiente para satisfacer el sentido del humor masculino, mientras que las mujeres requieren que lo absurdo sea gracioso y por ende que provoque una emoción divertida, explicó la docente en la página de internet de la Universidad de Navarra.
 
Incongruencia
 
Otra teoría, que se le atribuye a los investigadores Victor Raskin de la Universidad Purdue y Salvatore Attardo de la Universidad Estatal Youngstown, apunta a que nos reímos de las incongruencias.
 
"Esta teoría dice que todos los chistes escritos y muchas otras situaciones cómicas se basan en una incongruencia, algo que no está bien, que no es lógico. En muchas bromas, el narrador cuenta una historia llena de disparates y la remata con un final que la gente no espera", explica la revista The Economist en su artículo "Poking fun".
 
Ese, de acuerdo con Aragonés, es el secreto de una buena broma: hacer que alguien que está esperando algo se sorprenda con otro final que nunca se le habría ocurrido.
 
En un artículo publicado por la revista Scientific American, el psiquiatra William Fry de la Universidad de Stanford, señaló que para entender por qué nos reímos es fundamental tener claro el contexto en el cual se desarrolla una situación que es graciosa.
 
Darle buenas noticias falsas a alguien que está muy enfermo es espantoso, pero cuando se le dice a un colega, en el Día de los Inocentes, que la chica que tanto le gusta le mandó decir que la espere en la cafetería (cuando no es así), puede ser simpático para los autores de la broma y no le acarreará mayores consecuencias a la víctima, explicó el dibujante Sergio Aragonés.
 
Liberación
 
Pero el humor no sólo se debe entender desde un punto de vista social. Existe un nivel personal.
 
Una de las teorías sobre las bromas tiene el toque de Sigmund Freud: la teoría del alivio.
 
De acuerdo con el padre del psicoanálisis, nos reímos cuando estamos "liberados" de nuestras inhibiciones. Para Freud, los chistes, como los sueños, son un intento "por burlar la censura interna".

El psicólogo mexicano Everardo Gutiérrez, graduado de la Universidad de Hudderfield, en Inglaterra, le dijo a BBC Mundo que cuando una persona se ríe a carcajadas ocurre una revolución biológica en su interior.

"No hay que tomarse la vida tan en serio. Hay que integrar las chispas de lo cómico en nuestras vidas, pues cuando reímos se liberan en nuestros cerebros sustancias químicas como la serotonina y la dopamina (que evitan que nos deprimamos); nuestro cuerpo libera hormonas que nos ayudan a estar en armonía y la misma sangre se regenera", dijo el psicólogo mexicano.

Reírnos forma parte de nuestra amplia gama de emociones.

"La gente se ríe porque es mejor que llorar. Los humoristas tomamos algo muy serio y hacemos un chiste para que la gente no llore. Los problemas no desaparecen, pero la gente descansa un poco al ponerle humor al asunto".
 
Superioridad
 
Una tercera teoría, la de la superioridad, fue esbozada según expertos por el filósofo inglés Thomas Hobbes.
 
Plantea que nos reímos de los pequeños infortunios de otros porque en ese momento nos sentimos un tanto superiores. Por ejemplo, cuando alguien se cae, cuando le clavan un pastel en la cara o cuando cae por inocente el que hoy va a un lugar determinado porque creyó ciegamente en las instrucciones de su verdugo.

¿Por qué es graciosa que una señora emperifollada se caiga de repente?

"No es el hecho de se caiga, sino de que cae en una posición graciosa. Además, al estar tan elegante, es divertido verla perder por un minuto la dignidad. Uno no se ríe de que se haya lastimado".

Por eso, el humor básico y repetitivo de personajes como "El gordo y el flaco" o "Los tres chiflados" sigue provocándonos carcajadas.

Tómelo bien

Humoristas como Aragonés consideran que quienes caigan por inocentes hoy, deben sentirse gratificados.

"Si te hacen una broma el Día de los Inocentes, quiere decir que eres parte de ese grupo, que te quieren y que se pueden tomar la libertad de jugarte una broma", señaló el humorista español.

Desde una perspectiva psicológica, Gutiérrez ve los aspectos positivos del día de hoy:

"Este día nos permite reírnos de nosotros mismos, nos acerca más a nuestros amigos. Nos olvidamos que se nos fue el aguinaldo (bono navideño) y nos prepara para enfrentar un nuevo año con otra actitud".

Así que ánimo, no se moleste, las inocentadas nos están ayudando a sobrevivir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.