Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2006 12:00:00 AM

No puedo vivir sin ti

La muerte o la enfermedad de una persona puede causar graves efectos en su pareja, sobre todo si llevan muchos años juntos. Investigación.

Un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard en más de medio millón de parejas encontró que los estrechos lazos sociales pueden ser determinantes en la salud. Así, el impacto de una enfermedad sufrida por un compañero puede llegar a ser peor que la muerte del mismo, en especial cuando es incapacitante y la pareja ha entrado en la tercera edad.

Según el estudio, liderado por el profesor de sociología médica Nicholas Christakis, cuando el esposo o la esposa muere, el riesgo de morir de su pareja crece en un 20 por ciento. Pero la sola hospitalización de su compañero puede incrementar su probabilidad de morir tempranamente en otro 20 por ciento.

La investigación, que evaluó la salud de 518.240 parejas mayores de 65 años durante nueve años, encontró que la hospitalización del esposo por enfermedad siquiátrica es la que genera un peor impacto en la salud de la mujer, y eleva su riesgo de morir hasta en un 32 por ciento. Su muerte, en contraste, sólo incrementa ese riesgo en un 17 por ciento. Asi mismo, la hospitalización de una mujer por demencia es la que tiene el peor impacto en la salud de su esposo, incrementar su riesgo de morir en un 22 por ciento. Las hospitalizaciones que generan mayores riesgos en los compañeros, luego de las siquiátricas, son los derrames cerebrales, los ataques cardíacos, la neumonía y la fractura de la cadera.

En una conferencia dedicada a explicar los resultados, Christakis insistió una y otra vez en que "definitivamente uno puede morir de 'corazón roto' no sólo cuando su compañero muere, sino también cuando se enferma". Destacó que es probable que el incremento se deba al estrés de estar a cargo de una persona que no puede cuidarse por sí misma, así como a la pérdida de compañía, la falta de respaldo y la potencial pérdida de ingresos.

Con el estudio se comprueba que la salud de la gente unida por lazos sociales se puede considerar interdependiente. El efecto de la muerte de un compañero, en el otro (conocido como el efecto viuda), es el caso más documentado de interconexión. Pero hasta ahora no había un estudio de la magnitud del dirigido por Christakis sobre el efecto de la hospitalización de uno de los miembros de la pareja en la mortalidad del otro.

Resulta interesante que los hombres aparentemente serían más vulnerables que las mujeres ante el riesgo de que su esposa enferme. Esto confirmaría otras investigaciones que sugieren que el hombre deriva más beneficios para su salud del matrimonio que las mujeres.

Respecto al cáncer, se encontró que no generaría una reacción tan negativa en la salud del compañero, tal vez porque la enfermedad es un poco más predecible y tiene períodos largos de conciencia y normalidad entre los tratamientos.

La investigación, publicada el New England Journal of Medicine, indica que el deterioro en la salud de los compañeros se puede deber al estrés, el aislamiento de círculos sociales y al aumento de conductas no saludables como tomar alcohol, dejar de hacer ejercicio e ingerir comidas rápidas. Inmediatamente después del diagnóstico de una enfermedad grave, se han presentado ataques cardíacos, suicidios y accidentes por falta de concentración, en los cuales mueren los esposos. En periodos más largos, las causas tienden a relacionarse con condiciones preexistentes.

Christakis señaló a SEMANA que investigaciones previas han identificado cómo dando a enfermos de gravedad una muerte digna y sin dolor -y con la cual no se convierten en carga para sus familiares más cercanos-, se reduce el riesgo de muerte en el compañero que sobrevive. "Un médico puede salvar la vida del compañero del enfermo dándole un mejor tratamiento al mismo cuando está muriendo", anotó. Para este investigador, los médicos necesitan poner más atención a los compañeros no sólo como recursos de información acerca de los síntomas o avances en la enfermedad, sino como un conjunto estrechamente interrelacionado, ya que la salud del uno depende de la del otro.

Christakis destaca que teniendo en cuenta el impacto y los costos adicionales que representa una enfermedad grave en el compañero de la persona hospitalizada, se deben formular políticas de salud claras que los orienten acerca de cómo manejar la carga y cómo mantenerse saludables, así como a superar el trauma de un deceso.

El estudio concluye que los efectos de salud interpersonales tienen implicaciones para el desarrollo de tratamientos clínicos y políticas de salud orientadas a una mejor atención y un cuidado integral de los pacientes y sus familiares cercanos. Para Christakis, los médicos de todo el mundo definitivamente tienen que empezar a dedicar más atención a los esposos y las esposas de los pacientes. Y los hallazgos realizados en parejas formalmente casadas serían aplicables a parejas conviviendo por muchos años, incluidas las parejas homosexuales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.