Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2013 12:00:00 AM

Jaque mate a esos molestos mosquitos

Científicos estadounidenses descubren una clase de repelentes más potentes y económicos.

La belleza geográfica de Colombia conspira, en vastos sectores del país, contra la salud. Así es. Por ejemplo, el imponente río Magdalena que atraviesa de sur a norte el país es también un espacio ideal para que allí habiten esas molestas y nocivas plagas de zancudos y mosquitos.

No hay pueblo de "tierra caliente" en donde estos insectos no formen parte del paisaje cotidiano. Y para luchar en su contra, los nativos y turistas se surten de toda clase de armamento: insecticidas, protectores, jabones, toldos, en fin. Pero en medio de esta confrontación llegan noticias esperanzadoras para la raza humana en su lucha contra estas auténticas plagas.

El País cuenta la historia en su edición de este miércoles. “Anandasankar Ray y sus colegas de la Universidad de California han descubierto una nueva clase de repelentes de insectos que pueden ser baratos, seguros y menos corrosivos que los actuales, que en realidad se derivan todos del DEET (dietil-meta toluamida) desde hace más de 60 años; el hallazgo tiene importantes implicaciones para el control de plagas agrícolas, que causan enormes pérdidas, y para limitar las picaduras que transmiten algunas de las grandes epidemias tropicales como la malaria, el dengue, la fiebre amarilla o el virus del Nilo occidental (West Nile virus)”, dice el diario madrileño.

El periódico cuenta que los científicos de Riverside, uno de los campus de la Universidad de California, lograron identificar los receptores olfativos –las proteínas situadas en la membrana de las células olfatorias que se unen específicamente al DEET— que son responsables de la repelencia que ese compuesto causa en los insectos.

El País, a su vez, recogió la información de Nature, una prestigiosa publicación científica en la que afirma que este es un “gran avance en el campo de la olfacción”.

“Hasta ahora nadie tenía ni idea de qué receptor olfativo usaban los insectos para evitar el DEET”, explica Ray, el entomólogo que dirigió el estudio; “y sin tener los receptores es imposible aplicar la tecnología moderna para diseñar nuevos repelentes mejorados”. Como es habitual en la ciencia, el conocimiento profundo es el prólogo de la aplicación técnica.

El rotativo recuerda que el DEET fue introducido como repelente de insectos en los circuitos comerciales en la década de los cuarenta. Aunque es un repelente bastante eficaz, plantea notables problemas en la práctica. Por ejemplo, disuelve los plásticos, lo que supone un engorro a la hora de almacenarlo y transportarlo. Entre sus efectos se encuentra el de inhibir a la acetil-colinesterasa, una enzima de los mamíferos que tiene un papel relevante en el sistema nervioso. Todo esto lo hace inconveniente para su uso en África, que es justo donde es más necesario.

Los investigadores de Leicester se han basado en la poderosa genética de la mosca Drosophila melanogaster, el sistema modelo en que se fundó esa disciplina, y en el que se basa buena parte de lo que sabemos sobre la biología de cualquier animal, incluida nuestra especie. Ray utilizó unas moscas manipuladas de modo que las neuronas que responden al DEET saltan a la vista bajo el microscopio con un refulgente verde fluorescente. Es el tipo de cosa que permite esa mosca modelo.

Siguiendo ese hilo de Ariadna, Ray y sus colegas han logrado llegar hasta el receptor del DEET en las células del insecto. Son unas proteínas llamadas Ir40a, y se encuentran en una parte muy concreta de la antena (el sáculo) cuya función era poco conocida hasta ahora. Cuando un bioquímico tiene identificado un receptor, puede usar técnicas solventes y bien conocidas para encontrar cualquier tipo de molécula capaz de pegarse a él. Y los científicos han hallado así tres compuestos radicalmente nuevos que se unen a los receptores Ir40a y no tienen los inconvenientes del DEET.

“Hemos probado nuestros tres nuevos compuestos rigurosamente en el laboratorio, y ninguno disuelve los plásticos”, dice Ray. “Además, ya están aprobados por la FDA (Food and Drug Administration, la agencia estadounidense del medicamento y la alimentación) para su consumo como saborizantes y aromas en ciertos alimentos; y ahora pueden aplicarse a las redes con que se cubren las camas, a la ropa y a las cortinas, para mantener alejados a los insectos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.