Lunes, 1 de septiembre de 2014

Es importante entender los riesgos que tiene el estilo de vida occidental sobre las futuras generaciones. Foto: .

| 2013/02/07 00:00

Obesidad: una herencia riesgosa

Un nuevo estudio demostró que los hijos de papás obesos son más propensos a sufrir de enfermedades como el cáncer.

Una investigación de la universidad de Duke en Carolina del Norte (EE. UU.) es la primera en humanos en demostrar que la obesidad paterna altera los mecanismos genéticos en la siguiente generación, lo cual sugiere que los estilos de vida pueden transmitirse a los hijos. La investigación se publicó en la revista médica “BMC Medicine”. 


Los investigadores siguieron familias incluidas en el Newborn Epigenetics Study (estudio de epigenética en recién nacidos, NEST, por sus siglas en inglés), un programa que evalúa la influencia de la exposición ambiental en el perfil genético de los recién nacidos y que fue desarrollado por Catherine Hoyo, epidemióloga oncológica de la Universidad de Duke y autora principal del estudio.


La metilación es el proceso que determina si un gen se expresa o permanece “dormido” y determina un riesgo mayor de sufrir ciertas enfermedades. El equipo de la Universidad de Duke buscó asociaciones entre la obesidad en los padres y los cambios en la metilación del ADN, específicamente en el factor de crecimiento asociado a la insulina (IGF2, por sus siglas en inglés) en sus hijos. La disminución de la metilación del gen de este factor aumenta el riesgo de desarrollar ciertos cánceres, entre ellos el de ovario y de colon.


Los investigadores reunieron información sobre ambos padres con cuestionarios e historias clínicas. Luego examinaron el ADN de los cordones umbilicales de 79 recién nacidos para determinar las asociaciones entre el ADN de los niños, los patrones de metilación y la obesidad en el padre antes de la concepción.


El estilo de vida se hereda


“Es importante entender los riesgos que tiene el estilo de vida occidental sobre las futuras generaciones”, dijo el biólogo molecular Adelheid Soubry, autor principal del estudio y agregó: “el objetivo de esta investigación era determinar las asociaciones potenciales entre la obesidad de los padres antes de la concepción y los perfiles epigéneticos de su descendencia, particularmente en ciertas regiones de los genes”.


Las investigaciones sobre las consecuencias en la salud de los recién nacidos históricamente se han enfocado en las mujeres embarazadas. Los estudios muestran que la nutrición y los factores ambientales durante el embarazo pueden afectar la salud de los niños y aumentar el riesgo de que sufran enfermedades crónicas. Sin embargo, se ha hecho poco por descubrir qué efectos tienen los factores paternos en sus descendientes.


Hoyo afirmó que “nuestros genes son capaces de adaptarse al ambiente. Sin embargo, nos adaptamos de una forma que puede volverse problemática más tarde” y agregó: “No es un cambio en la secuencia del ADN como tal, sino en cómo los genes se expresan. Algunos genes se pueden ‘apagar’ como resultado de un trauma ambiental”. 


El futuro: prevenir


La metilación del gen que regula el IGF2 en los hijos de padres obesos fue significativamente menor que en los niños de los padres sin obesidad. Esto sugiere que la obesidad paterna se asocia a un riesgo mayor de desarrollar ciertos cánceres.


Los investigadores comentaron que los cambios en la metilación del ADN pudieron resultar de algo relacionado con la obesidad como ciertas dietas o la diabetes, aunque esto no se midió en el estudio.
Actualmente se están llevando a cabo investigaciones adicionales para evaluar si estos cambios en la metilación del ADN en la región del IGF2 persisten a medida que el niño crece. Estudios futuros podrán revelar si ciertas intervenciones (como la tomar ácido fólico en el embarazo para evitar anormalidades fetales) pueden emplearse antes o después de la concepción para prevenir anormalidades en la metilación.


“Este estudio es un comienzo importante para evaluar los efectos en los niños de la exposición ambiental no sólo en la madre”, dijo Soubry y añadió que “aunque en este punto no podemos definir cuál factor asociado a la obesidad causa un efecto epigenético, en este estudio determinamos una asociación definitiva entre la obesidad paterna y la metilación anormal en los genes de sus hijos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×