Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2006 12:00:00 AM

Oídos sordos

Según los expertos, usar reproductores de MP3 a un volumen exagerado puede causar una pérdida prematura de audición.

Cada nueva

tecnología llega con su achaque. Así sucedió con el computador personal, que puso de moda el síndrome del túnel carpiano. Ahora el turno es para los reproductores de MP3 que, según los médicos, podrían generar a largo plazo problemas auditivos serios en las generaciones más entusiasmadas con estos aparatos: niños, adolescentes y adultos jóvenes.

Los expertos se preocupan porque los audífonos de estos aparatos llevan el sonido directamente a los oídos y por lo general a un volumen mayor del tolerado por dicho órgano. Si bien esta exposición directa no es un asunto nuevo, pues se conoce desde que aparecieron las reproductoras portátiles de casete, los de MP3 ofrecen más tiempo, casi tres horas continuas de música.

Otros, sin embargo, creen que el problema no es el audífono, sino el volumen y el tiempo de exposición a éste. "No importa si es reggaetón o Mozart, no se debe escuchar muy alto", enfatiza el médico Augusto Peñaranda.

El tema ha llamado la atención de los medios en Estados Unidos, país donde el auge de la música MP3 es enorme. Según el diario The Wall Street Journal, aunque no hay estudios concretos, algunos especialistas ya están viendo en sus consultorios casos de jóvenes con dificultades para oír, lo que les debería pasar a los 50 años y no a los 14.

En Colombia, debido a que la demanda de estos aparatos es menor, aún no se han presentado dichos casos. "Pero vamos a verlos si no se hace prevención", dice Miguel Parra, médico otorrino de la Clínica del Country.

Es normal que las personas pierdan audición con el tiempo. Así como en los ojos se produce la presbicia, el oído sufre de presbiacucia, una pérdida de la capacidad auditiva que se da entre los 55 y 60 años. Según Parra, está comprobado que el uso de estos audífonos a un volumen por encima de 60 decibeles y por más de una hora

podría acelerar ese proceso de envejecimiento del oído.

Ese nivel de 60 decibeles equivale al volumen de una conversación normal. El ruido del transito en una ciudad congestionada como Bogotá está muy por encima, a 85 decibeles; el de una aspiradora, a 90; el de un reproductor de MP3 al máximo es de 115, según los expertos. Un inconveniente adicional es que la gente no se da cuenta de que el volumen que está oyendo es exagerado. Una manera de saberlo, explica Parra, es fijarse en un simple detalle: si se tiene que quitar los audífonos para oír lo que otra persona le dice es porque está por encima de 60 decibeles.

Cuando las personas escuchan música estridente, no sólo con reproductores de MP3, sino en discotecas y conciertos, se produce un trauma en las células ciliadas que se encuentran en la estructura conocida como caracol. Estas células se recuperan cada 18 horas. Si el trauma es continuo, pierden su función y se produce la sordera.

Peñaranda señala que la tecnología no es el problema, sino la cultura de querer siempre oír música a alta intensidad. Por eso, antes que dejar el reproductor en casa, lo mejor es escuchar las advertencias y bajarle el volumen. n?

?

?

?

?

?

?

? ?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.