Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/1991 12:00:00 AM

OJO AL LENTE

El uso indiscriminado de lentes de contacto con fines estéticos, puso en alarma a los especialistas.

LOS LENTES DE contacto, que son una solución para aquellas personas que quieren a la vez detener su miopía y lucir bien, están convirtiéndose en un motivo de alarma para los especialistas. Pero no por las pequeñas lentillas en sí mismas, sino por el uso indiscriminado que se está haciendo de ellos.
Resulta que debido a una creciente publicidad sustentada en la vanidad femenina, son cada vez más numerosas las personas que sin necesitarlos los usan para cambiar el color de sus ojos.

El punto es que los usuarios de lentes de contacto tienen que contar entre sus posibilidades la de adquirir diversas infecciones. Cosa que es perfectamente posible de evitar si se parte de un diagnóstico acertado, se formulan los lentes adecuados para cada ojo y se informa a la persona sobre los cuidados e higiene necesarios para no tener complicaciones.

Los principales problemas oculares que se presentan a causa del descuido en el uso de los lentes son úlceras en la córnea, conjuntivitis papilar gigante, y por último, infecciones comunes que se presentan cuando el equipo de limpieza de los lentes se contamina. En casos muy graves se puede llegar hasta perder el ojo.

El asunto es que si bien los optómetras pueden controlar esta situación en sus pacientes, las personas que adquieren lentes sólo con fines estéticos no siempre obtienen suficiente información, ni un producto óptimo.
Tampoco tienen claras las necesidades de limpieza, regularidad de uso, ni cuándo es tiempo de cambiarlos.

El doctor Scott Mac Crae, oftalmólogo de la Universidad de Oregon en Ciencias de la Salud, advierte a los adeptos a los lentes que
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.