Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/01/20 00:00

¿Para dónde va la gente?

Una agencia de publicidad analizó cuáles serán las tendencias más importantes durante el año.

¿Para dónde va la gente?

El mundo vive en un constante cambio. Detectarlos a tiempo se ha convertido en una de las tareas de agencias de publicidad como JWT, que tiene en Nueva York un departamento exclusivo para monitorear los hábitos de los consumidores. Cada año esta agencia hace un reporte que consolida las 10 tendencias más importantes que detectaron en el mundo. A diferencia de las modas que se imponen rápidamente y así mismo desaparecen, las tendencias son procesos más lentos pero también más profundos. No se dan por imitación sino por intereses genuinos que responden a necesidades de una comunidad. "Como tendencias no se pueden ver de manera absoluta sino como hábitos que crecen a través del tiempo", dice Juan Pablo Rocha, presidente de JWT en Colombia. SEMANA tuvo acceso al documento y escogió ocho de ellas.

1. Europa a la gringa

Los europeos siempre se han diferenciado de los estadounidenses. Aunque comen muchas calorías, logran mantenerse en forma y vivir más tiempo libres de afecciones coronarias que en Norteamérica. También se han distinguido por su pasión por el tabaco. En los últimos años estos dos hábitos han ido cambiando. La dieta de los europeos se ha inclinado hacia productos procesados, altos en grasas y calorías, con consecuencias visibles en el peso. Un 40 por ciento de los franceses, por ejemplo, son obesos, así como 23 por ciento de los adultos británicos. Y en relación con el tabaco, cada vez más Europa imita los pasos de Estados Unidos. Irlanda, famosa por sus pubs concentrados de humo, ha prohibido fumar en estos sitios y en restaurantes. Algo parecido hicieron Noruega, España, Italia y Holanda. El Reino Unido se unirá a este club de no fumadores a partir de este año.

2. El sueño es un lujo

Hay tantas cosas por explorar, ver y crear con las nuevas tecnologías, que la gente quisiera tener más tiempo para disfrutarlas. ¿De dónde está sacando esos momentos extra? De las horas de sueño. Un estudio mostró que en promedio en Estados Unidos ahora se duerme 6,9 horas al día y no las 8,5 que son recomendadas. Otro hecho en Latinoamérica indicó que el 70 por ciento de los bonaerenses sufren de insomnio, y en Asia el problema del sueño ha afectado tanto la productividad, que las empresas obligan a sus empleados a tomar la siesta en sus puestos de trabajo. Algunos han capitalizado esa tendencia para garantizar que las horas de sueño, aunque pocas, sean de alta calidad: algunas firmas venden colchones hasta de 10.000 dólares.

3. Autoentretenimiento

No hace mucho, el mundo del entretenimiento tenía una estructura vertical. Los grandes estudios eran los encargados de divertir al público con buenas películas, series y contenido informativo. Ahora crear diversión es algo que puede hacer todo aquel que tenga en sus manos un computador y una conexión a Internet. Uno de los videos más vistos en 2006 no fue producido por la 20th Century Fox sino por un desconocido, y se encuentra disponible en Youtube, un sitio web en el cual los mismos usuarios editan sus propias películas. En Irán, un sitio conocido como Weblogistan, donde muchos tienen un blog para hacer ruido y ser irreverentes, es el único lugar del país donde hay verdadera libertad de prensa. La revista The Economist ve este proceso como la era de los medios personales y participativos.

4. Se cierra la brecha

Hace un tiempo, quien cumplía la mayoría de edad era un adulto y debía comportarse como tal. Los de más de 40 ya eran considerados ancianos y debían ajustarse a roles de mayor responsabilidad. Hoy esas fronteras de edad se están borrando y una persona de 40 puede ser tan adolescente como una de 16. Los viejos se comportan como niños y los niños disfrutan desde temprano con asuntos de viejos como hacer llamadas por celular, ir a chiquitecas o vestir a la moda. La tecnología ha logrado reunirlos en torno a las mismas actividades, como chatear o jugar con videojuegos. Este fenómeno ha propiciado, en Estados Unidos al menos, que los hijos vivan más tiempo en casa con sus padres. Se estima que más de 18 millones de gringos de entre 18 y 34 años aún no se han independizado.

5. La nueva prerrogativa femenina

La revolución femenina ha dado un giro interesante. Cansadas de tener que cumplir en las oficinas horarios que las alejan de sus hogares, las mujeres de todo el mundo están creando sus propios negocios para poder cumplir con todas sus responsabilidades. Los negocios cuyas propietarias son mujeres han aumentado en Estados Unidos, Canadá, Europa y el sur de Asia. Esto ha producido grandes cambios sociales, pues en muchos casos ser las dueñas de su empresa las ha convertido en el verdadero sostén de la economía familiar, y ello ha conducido a un cambio en el papel de los hombres, quienes se sienten cada vez menos avergonzados de cambiar un pañal o hacer el mercado. Sin embargo, la mujer aún está bajo la presión de hacer bien varios de sus roles tradicionales: buena esposa y madre.

6. Comprar la experiencia

La tesis de los abuelos era acumular y acumular bienes para poder gozar en el futuro. Hoy sus nietos están haciendo todo lo contrario. En lugar de comprar objetos y cosas, prefieren pagar por vivir una experiencia. Ello explica la vigencia que tienen los spa, donde fácilmente cualquiera puede pasar una tarde de masajes y relajación por 500.000 pesos. En Estados Unidos, hoy los consumidores gastan más en viajes, servicios de belleza, entretenimiento y salidas a comer, que hace dos años. En el Reino Unido, según la firma Verdict Research, la gente que gastaba en productos ha disminuido en los últimos años. "Esa plata ha migrado a restaurantes, descanso y viajes, así como a llamadas de teléfono celular",dice un experto de esa compañía. Los que venden al detal han respondido al fenómeno haciendo que la compra de cualquier artículo sea una experiencia inolvidable. Por ello no es raro, por ejemplo, que en Sao Paulo las tiendas Daslu ofrezcan champaña a sus clientes.

7. La verdad en las marcas

Internet ha empoderado a los consumidores. No es muy difícil que ellos se enteren de las últimas noticias y se informen sobre asuntos de interés a través de la red. La gente ya no traga entero, y esto ha hecho que las marcas tengan que ser cada vez más transparentes para tener aceptación entre los consumidores. Decir la verdad sobre los productos se ha convertido en un factor esencial para que la gente tome una decisión informada. Hay blogs donde se critican los productos y se intercambia información sobre cuál marca es mejor. Incluso quienes venden por Internet deben hacer un esfuerzo extra para mostrar a sus clientes en el mundo la calidad de sus productos. El fenómeno no se limita a lo comercial, sino también a lo político. No importa qué, la gente quiere oír la verdad.

8. El arte de comer bien
 
 La obsesión por comer en forma saludable se ha convertido en un asunto moral. Si como mal, ¿soy una mala persona?, se pregunta hoy la gente con más frecuencia. Esta necesidad de comer bien ha llevado a que los alimentos orgánicos se vendan como arroz. En Europa hay 23 millones de hectáreas de cultivos orgánicos. El mundo se ha volcado para ofrecer opciones más saludables a los clientes. Las aerolíneas tienen un menú vegetariano y en sitios como McDonalds en Bogotá hay una tabla nutricional para que los clientes puedan contar las calorías que consumirán con cada combo. Comer bien ha generado una explosión de artículos. Ir al mercado a comprar leche puede ser una tarea extenuante, pues las hay de soya, light, entera, con hierro, deslactosada, enriquecida con vitaminas. ¿Cuál escoger?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.