Martes, 24 de enero de 2017

| 1996/03/18 00:00

PARA LOS GORDOS DIFICILES

Algunos expertos en el tema de la obesidad opinan que la mesoterapia es ideal para disminuir las grasas localizadas pero no para bajar el peso

PARA LOS GORDOS DIFICILES

LA MESOTERAPIA es una técnica médica relativamente conocida para tratar problemas de artritis, esguinces, dolores articulares y reumatología. En un comienzo fue utilizada como una vía alterna para administrar medicamentos de una manera mucho más efectiva, puesto que se aplica en el lugar de la dolencia. Pero en Colombia, desde hace ya varios años se ha vuelto famosa como tratamiento para adelgazar y con trolar la celulitis. Se calcula que cerca de 300 personas entre médicos, dietistas y cosmetólogas, están ofreciendo esa técnica a un numero considerable de personas que buscan en la mesoterapia la fórmula para acabar con su problema de obesidad.
Aunque su utilización está tan extendida, hoy surge la controversia de si el método es efectivo, dañino o si simplemente es un tratamiento inocuo que sólo sirve para adelgazar el presupuesto de las personas. Según Liliana Pardo, médica que utiliza esta técnica para la artritis, tendinitis y otros problemas, "de todas las posibilidades de la mesoterapia en el tratamiento de enfermedades, para lo que menos sirve es para adelgazar". Ella explica que eso se debe a que la obesidad es una patología que requiere de la atención de otros elementos como el estrés, la dieta, los factores hereditarios, etc. En ese sentido, la especialista mira la mesoterapia como un recurso más dentro de todas las posibilidades que tiene una persona obesa para adelgazar, pero se resiste a creer que sea la panacea.
Para darle más efectividad a la mesoterapia, los profesionales que la aplican se han ayudado de otras estrategias tradicionales para perder peso. En algunos casos se establece una dieta de alimentos y un regimen de ejercicios que ayuda a bajar el peso general. La mesoterapia actúa como complemento de lo anterior para ayudar a desaparecer las grasas localizadas o "rebeldes", es decir, los famosos flotadores y conejitos, que son los más difíciles de quitar.
Y es precisamente en este punto en el que coinciden la mayoría de los especialistas que trabajan con el tratamiento. Para una buena parte de ellos, la mesoterapia no es indicada para una obesidad generalizada sino para grasas localizadas. "Cuando la mesoterapia se acompaña de dietas, gimnasia pasiva, ultrasonido u otro tipo de terapias alternativas sí da resultado", afirma la nutricionista Nubia Aydée Mora.
Dentro de esas posibilidades ha tomado auge suministrar por vía oral otros medicamentos. El médico Sergio Rada admite que los ortodoxos de la mesoterapia no aceptan que esta se asocie a ninguna otra terapia. Sin embargo, a este profesional la mezcla le trajo un índice de éxito mucho mayor. "A raíz de la sociación de drogas con mesoterapia pasé de tener 50 por ciento de éxito a 96", comentó el médico. El especialista asegura que el riesgo de su tratamiento es la pérdida de potasio pero él compensa esa pérdida recetando medicamentos orales.
Algunos críticos de esta técnica argumentan que el problema de usar la mesoterapia en forma combinada es que, en últimas, nadie se entera cuál tratamiento fue el efectivo. Como lo afirma el endocrinólogo Pablo Ashner, "uno termina sin saber si lo que sirvió fue la mesoterapia o las drogas ingeridas oralmente".
Pero eso es lo de menos. Según los expertos, lo más grave es cuando a causa del tratamiento el paciente desarrolla complicaciones que afectan seriamente la salud. Esto sucede porque en ocasiones quienes ofrecen esta técnica son personas que no tienen una buena preparación médica. El endocrinólogo William Kattah, quien asegura haber recibido varios casos de personas que se han sometido a la mesoterapia, cuenta que muchos de ellos llegan con sangrados hematomas o infecciones. "Yo creo que no sirve y los cuatro o cinco casos que he tenido son suficientes para pensar que es peligrosa también", asegura Kattah.
Lo cierto es que para someterse a este tipo de tratamiento en el que está en juego la salud, todos coinciden en que lo más aconsejable es consultar con profesionales de la medicina sobre todos los riesgos antes de someterse a él.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.